U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    -0.0018 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1166
    +0.0043 (+0.38%)
     
  • yen/dólar

    144.7200
    +0.2770 (+0.19%)
     
  • BTC-USD

    19,275.00
    -64.51 (-0.33%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

El club de los Tapia: Barracas Central, la habilitación de su estadio y un agujero negro en el reglamento

·6  min de lectura
Las gradas del estadio de Barracas Central, que lleva el nombre del presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia
Las gradas del estadio de Barracas Central, que lleva el nombre del presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia - Créditos: @Mauro Alfieri

La AFA, que preside Claudio “Chiqui” Tapia, habilitó el estadio homónimo, donde Barracas Central recibirá este jueves a Defensa y Justicia. Al club lo preside otro Tapia, Matías. Y el capitán del primer equipo también integra la familia: su hermano Iván. Felices los Tapia. Y la Seguridad porteña, que a partir de ahora no tendrá que controlar más los viajes de los hinchas del equipo a Floresta, ya que en las últimas fechas hizo de local en la cancha de All Boys.

Los inspectores que auditaron las reformas en los accesos del estadio Tapia aprobaron las obras, por lo que la cancha está habilitada para recibir a unas 6 mil personas. El reglamento de la Liga Profesional, donde compite Barracas Central, remite al de la AFA en lo que tiene que ver con capacidades mínimas.

El aforo del estadio Tapia no cumple con lo que dice el reglamento general de la propia asociación (presidida por el mismísimo dirigente que le da nombre al estadio). Sobre los aforos mínimos de las canchas, dice el artículo 84: “En primera división los clubes deberán tener hasta 5.000 ubicaciones para sus socios y hasta 4.000 para sus abonados a plateas”. Además, establece que deberá haber “como mínimo 15.000 ubicaciones para el público que compra boleto de entrada y 1.000 para el que adquiere adicionalmente platea o palco”.

Claro que hay una explicación. El reglamento de la AFA es de enero de 2011, es decir, redactado hace más de 11 años. En ese lapso pasaron cosas, como por ejemplo la prohibición de los visitantes a partir de la muerte de Javier Gerez, un integrante de la Subcomisión del hincha de Lanús, cuando iba a acompañar a su equipo al estadio Ciudad de La Plata, donde el conjunto granate debía medirse con Estudiantes. Así, las condiciones para que un club pueda habilitar su cancha son difusas.

Es más, el estadio de All Boys, donde Barracas Central hacía de local, tampoco llega a las 16 mil localidades de mínimo previstas por el reglamento. ¿Entonces? “La seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no nos dejaba llevar ni siquiera 12.500 personas, el aforo permitido en All Boys y apenas nos permitía 5 mil. Entonces, para eso, preferimos jugar en nuestra cancha”, alegan en el Guapo, q ue por primera vez jugará en Olavarría y Luna un partido de la máxima categoría del fútbol argentino.

Una escena del partido que disputaron Barracas Central y Racing en el estadio de All Boys, un par de fechas atrás. Ahora, el club de los Tapia vuelve a su estadio
Una escena del partido que disputaron Barracas Central y Racing en el estadio de All Boys, un par de fechas atrás. Ahora, el club de los Tapia vuelve a su estadio - Créditos: @Aníbal Greco

Más allá de lo que está escrito en los reglamentos de la AFA, la LPF tiene sus propios lineamientos para habilitar un estadio. Lo que sucede con la cancha de Barracas Central remite a lo ocurrido con River y su pedido en octubre de 2020 para jugar partidos en el River Camp, su cancha principal en el centro de entrenamiento de Ezeiza. La solicitud fue desestimada en su momento por la LPF, que se basó en el reglamento: se prohíben canchas de entrenamiento para partidos oficiales.

Las reglas de la LPF establecen requisitos mínimos para los estadios de sus equipos, y los obligan a tener las habilitaciones en regla firmadas por las autoridades competentes (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y comité de Seguridad porteño, en el caso de Barracas Central). Sin embargo, en lo concerniente al aforo mínimo remite al Reglamento General de la AFA. Vale, entonces, lo que dispongan las autoridades de la calle Viamonte. O sea, Claudio “Chiqui” Tapia.

¿Por qué lo habilitaron?

La seguridad porteña alega que el estadio Tapia pasó todas las inspecciones previas y que las refacciones fueron aprobadas por la Agencia Gubernamental de Control (AGC). “Desde el lado policial, la cancha está en condiciones para que se jueguen partidos de primera. La Unidad de Coordinación Operativa (UCO) del estadio está bien”, asegura una fuente relacionada con los operativos en las canchas porteñas. Las UCOs son los corazones de los estadios, desde donde se monitorean los accesos y las tribunas. “Lo único que falta es que la AGC habilite unos palcos, pero de última se puede jugar sin esos palcos”, asegura el informante. B arracas, entonces, cumplió con todos los pedidos que le hicieron las autoridades competentes para poder volver a su casa.

¿Cómo lo hicieron? Por un lado, les sirvió un reglamento sin actualizar. Por el otro, invirtieron dinero que tenían reservado para una obra mucho más grande y que va a llevar la capacidad total de la cancha a 20 mil personas , según anunció el club hace unos meses. “Hicimos un montón de cosas. Respondimos a todo lo que nos pidió la Liga Profesional, lo que requirió el comité de Seguridad y lo que solicitó la AGC”, cuenta una fuente del club barraqueño que pide anonimato.

Un operario pinta las rejas del estadio
Una imagen de archivo del acceso a los vestuarios en la cancha de Barracas Central - Créditos: @Mauro Alfieri

Cuando Barracas Central jugó en la cancha de All Boys hubo polémicas y criticas por el VAR. Era el único estadio que hospedaba partidos de primera que tenía una cabina móvil para el VAR . En todo el resto había fibra óptica a al predio de la AFA en Ezeiza, desde donde se realiza la asistencia tecnológica a los árbitros principales que están en los estadios. ¿Qué ocurrirá desde ahora? Según pudo reconstruir LA NACION, el estadio Tapia está “certificado” tanto para tener una cabina de VAR en sus instalaciones como para la solución remota desde el predio de Ezeiza. De todas maneras, y como nadie se atreve a confirmar que la fibra óptica esté en condiciones para el partido de este jueves ante Defensa y Justicia, la LPF tiene todo listo para que haya VAR en Olavarría y Luna.

El partido ante los de Florencio Varela tendrá otro estreno, además de la cancha en primera división. Marcará el regreso como entrenador de Rodolfo De Paoli, el DT que logró ascender al Guapo en la última temporada. Lo hará en dupla con Alejandro Milano, un histórico futbolista del club en los torneos de ascenso. Sergio Ramos, quien había sido DT interino tras la renuncia de Alfredo Jesús Berti, volvió a la Reserva.