U.S. markets open in 8 hours 58 minutes
  • F S&P 500

    3,671.75
    +7.25 (+0.20%)
     
  • F Dow Jones

    29,985.00
    +53.00 (+0.18%)
     
  • F Nasdaq

    12,501.75
    +39.50 (+0.32%)
     
  • RTY=F

    1,850.30
    +3.10 (+0.17%)
     
  • Petróleo

    46.42
    +0.78 (+1.71%)
     
  • Oro

    1,844.20
    +3.10 (+0.17%)
     
  • Plata

    24.20
    +0.06 (+0.26%)
     
  • dólar/euro

    1.2146
    -0.0003 (-0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    0.9200
    -0.9480 (-100.00%)
     
  • Volatilidad

    21.28
    -21.17 (-100.00%)
     
  • dólar/libra

    1.3446
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • yen/dólar

    103.9420
    +0.0820 (+0.08%)
     
  • BTC-USD

    19,309.76
    +52.18 (+0.27%)
     
  • CMC Crypto 200

    379.17
    +4.76 (+1.27%)
     
  • FTSE 100

    6,490.27
    +26.88 (+0.42%)
     
  • Nikkei 225

    26,734.53
    -74.84 (-0.28%)
     

Coches de energía solar: ¿qué falta para que salgan a la venta?

Sebastián Aguirre
·6  min de lectura
Lightyear One es un coche eléctrico de largo alcance ultraeficiente con techo solar diseñado por Lightyear en los Países Bajos. Su costo superaría los 150.000 euros y tendría una autonomía de 720 kilómetros. Foto cortesía Lightyear
Lightyear One es un coche eléctrico de largo alcance ultraeficiente con techo solar diseñado por Lightyear en los Países Bajos. Su costo superaría los 150.000 euros y tendría una autonomía de 720 kilómetros. Foto cortesía Lightyear

El Sion, fabricado por la firma alemana Sono Motors, y el Lightyear One, de la firma neerlandesa Lightyear, son dos de los más recientes prototipos de carros eléctricos que se nutren de la luz solar, presentados a nivel global.

Estos vehículos eléctricos, que se apoyan en paneles para capturar la energía que provee el sol, han seguido la línea de otras fabricaciones similares, como el Stella Vie, el Toyota Prius Plug-in Hybrid o, aun más atrás en el tiempo, The Quiet Achiever o BP Solar Trek, una creación de los hermanos Garry y Larry Perkins que en 1982 puso a volar la imaginación del planeta con que algún día nos moveríamos con esta energía renovable y limpia. Sin embargo, casi cuarenta años después, la industria sigue explorando.

Y aunque las competencias de carros solares atraen a miles de espectadores y de anunciantes, y en ellas participan varias universidades reconocidas en estos desarrollos, hasta ahora no ha sido posible que estos pasen de los desiertos con altas radiaciones solares y desprovistos de sombras a las calles de ciudades congestionadas y con penumbras.

“No hay una industria global”

The World Solar Challenge es quizá la carrera de este tipo más famosa del mundo, en la cual los prototipos participantes recorren más de 3.000 kilómetros por los desiertos de Australia.

Yahoo Finanzas contactó a su director, Chris Selwood, quien desde ese país comentó que, en su concepto, “si tuviéramos que partir de la premisa de que un 'automóvil solar' es un transporte personal impulsado íntegramente por energía renovable, no existe una 'industria global'. El mundo desarrollado sigue disfrutando de la abundancia de energía y cualquier incentivo para el cambio, por pequeño que sea, está impulsado en última instancia por una economía geopolítica compleja en lugar de una oleada de imperativos ambientales”.

Acepta, sin embargo, que la industria de los carros eléctricos está en crecimiento, si bien estos no son nuevos, “de hecho son anteriores al motor de combustión interna”, y de hecho comenta que en su granja cuenta con uno que se carga gracias a unos paneles solares ubicados en el techo de su garaje. “Estamos comenzando a ver que la capacidad de carga del automóvil se dirige tanto al consumo doméstico como al comercial.

El Sion, de Sono Motors –cuyo precio en el mercado rondaría los 16.000 euros–, recibió a principios de septiembre una patente europea para su sistema de carga bidireccional conocido como biSono.

“La base de esta tecnología es un cargador desarrollado recientemente que se puede utilizar para cargar, almacenar y liberar electricidad. Para extraer electricidad, el automóvil se conecta directamente a un consumidor de energía externo, un ejemplo sería otro vehículo eléctrico. Por primera vez, el proceso de carga o descarga se puede controlar a través de una unidad de control, como una aplicación o el sistema de información y entretenimiento del vehículo”, reseña la marca en su blog.

De acuerdo con Sono Motors, con el desarrollo de esta tecnología se ofrece una solución más eficiente para vehículos eléctricos que obtienen toda o parte de su energía de células solares integradas.

“Si los vehículos solares generan más energía durante el día de la que puede absorber la batería del vehículo, la tecnología biSono hace posible que la energía solar no utilizada esté disponible de manera rápida y sencilla para otros dispositivos o vehículos”, precisó la empresa.

Sin embargo, tal y como ha ocurrido con los carros eléctricos –de hecho los solares son, por definición, eléctricos que se cargan con la luz del sol–, los solares tendrán que recorrer un largo camino para abrirse campo en las vías de las ciudades, como lo plantea Chris Seawood.

“Hay pocas áreas de habitación humana en este hermoso planeta que no estén sujetas a alguna forma de organización y control. Los entornos económicos (tributarios) y regulatorios en los que opera la sociedad civil tienen un efecto mucho mayor de lo que la mayoría de la gente quiere admitir. Aparte de la pregunta filosófica ‘¿Quién decide qué necesitan los usuarios?’, la pregunta presupone que todos quieren promover la industria y apoyar la implementación, y este no siempre es el caso. Sí, soplan vientos de cambio, pero pueden resultar incómodos. Es mucho más fácil no evitar el cambio cuando sea posible. La necesidad de un cambio (ambiental) es manifiesta, pero solo se hará realidad cuando exista una voluntad política genuina”, afirma.

“La eficiencia es la clave”

Una de las dudas en torno a los carros solares es la eficiencia y la autonomía que puedan tener. El ingeniero Stefano Maglio, profesor y representante por Italia en competencias de carros solares a nivel mundial, señaló a Yahoo Finanzas que se deben invertir dinero y tiempo en seguridad, homologaciones y pruebas necesarias para tener autos confiables, eficientes y seguros. “Seguramente, los costos de los automóviles equipados con tecnología de paneles solares no serán baratos al principio, pero la economía de escala y las altas cifras de producción pueden ayudar a reducir los costos. El costo de todo el ciclo de un automóvil no es tan alto como el costo de producción. El 'combustible' es electricidad, tiene un costo, pero si lo puedes obtener mediante paneles solares, es gratis y el costo por kilómetro seguramente será menor que un auto eléctrico normal”.

Para Maglio, los coches solares serán una gran ayuda a la movilidad en el futuro, e incluso estima que su eficiencia pueda ser mayor que la de un coche eléctrico convencional, adaptados a las necesidades de las personas, pero para ello se requiere de la voluntad de los poderes ejecutivo y legislativo.

“Es necesario que los ejecutivos y la legislatura proporcionen incentivos y leyes para promover el desarrollo de vehículos eléctricos y la promoción de la eficiencia. La mente de las personas, después de un gran cambio, puede ayudar aún más a alcanzar el objetivo de tener un vehículo eficiente y una forma eficiente de moverse, transportar cosas y personas”, asevera.

Para Cristiano Fragassa, profesor de ingeniería industrial de la Universidad de Bologna, en Italia, la movilidad solar no puede ser comparada con la tradicional, a base de combustible o gases, pues sería una lucha “desigual”. Pero vislumbra que en un futuro cercano, “con dos grados más de temperatura promedio, los amaremos”.

“Los coches solares no son para Bogotá, no para Bolonia. No ahora, probablemente no en un futuro más cercano. No depende de la ciudad ni de los coches, sino de la gente. Mientras los usuarios se centren en algunos aspectos (por ejemplo, velocidad, aire fresco en verano) en lugar de otros, se trata de una lucha desigual”, argumenta Fragassa.

Algunas barreras

Hay algunas situaciones que pueden jugar en su contra, de todos modos. El profesor colombiano Gilberto Osorio, de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Eafit, asegura que la energía que se genera, en contraste con la que consume, es muy poca, y esa es la razón por la cual, por ahora, no pueden ser pensados para tráficos pesados o grandes ciudades.

“Para que sean eficientes hay que sacrificar muchas comodidades, como las ventanas mismas o la radio. Además, al poner los paneles en vehículos en movimiento se presentan otras complicaciones, como las sombras, y si pasas por una construcción que impide el paso de los rayos solares, la eficiencia del vehículo disminuye”, comenta Osorio.

También te puede interesar:

VIDEO | La capacidad de producción de la energía solar y eólica no para de crecer