Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    66,972.51
    +628.80 (+0.95%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.71
    -5.13 (-0.37%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

"Plan criminal" o "democracia": Fiscalía y defensa enseñan sus armas en caso penal a Trump

Nueva York, 22 abr (EFE).- La fase de alegatos iniciales en el juicio penal contra Donald Trump -el primero de este tipo a un expresidente de EE.UU.- en un tribunal de Nueva York evidenció este lunes la base argumental de ambas partes: hubo un "plan criminal" según la Fiscalía, y para la defensa fue mera "democracia".

Se trata de un proceso en el que Trump está acusado de 34 delitos graves por supuestamente intentar comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels bajo el pago de 130.000 dólares, evitando así que saliera a la luz una presunta aventura amorosa pasada que habría perjudicado a su campaña electoral de 2016.

"El acusado orquestó un plan criminal para corromper las elecciones de 2016, y luego encubrió el plan, mintiendo en sus registros comerciales una y otra vez", afirmó el fiscal adjunto Matthew Colangelo, quien realizó las primeras declaraciones de la acusación en el juicio.

Colangelo habló de una reunión en la Torre Trump en 2015 entre el exmandatario, su antiguo abogado Michael Cohen y el ejecutivo de medios David Pecker -también exeditor del tabloide National Enquirer- para comprar los derechos de publicación de estas historias y finalmente dejarlas apartadas.

PUBLICIDAD

Esto, de acuerdo al relato del fiscal adjunto, es el "núcleo" de una trama orquestada a través de American Media Inc. (AMI), la empresa matriz del National Enquirer, con pagos ejecutados por Cohen que luego le debían ser reembolsados al abogado, disfrazados como una remuneración por sus servicios legales.

Mientras Colangelo aportaba detalles sobre este supuesto plan, Trump se limitó a negar puntualmente con la cabeza, permanecer inmóvil y no mirar al fiscal, e incluso se pudo ver cómo se le cerraban los ojos en alguna ocasión.

Por su parte, Todd Blanche, uno de los abogados del político republicano, dejó un testimonio rotundo: "El presidente (Trump) es inocente y no cometió ningún delito. Son solo 34 trozos de papel con los que no tiene nada que ver", aseguró.

La estructura "criminal" con fines de interferencia electoral a la que aludió la Fiscalía fue definida, sin embargo, por Blanche como una estrategia democrática.

"Tengo una alerta de 'spoiler': no hay nada malo en intentar influir en unas elecciones. Se llama democracia. Intentan hacer de ello algo siniestro", añadió Blanche, para posteriormente acusar a Stormy Daniels de haber utilizado el 'affair' para catapultar su carrera y a Cohen de "obsesionado con acabar con Trump".

Además de los alegatos de la Fiscalía y la defensa, David Pecker fue el primer y único testigo en comparecer este lunes, respondiendo a preguntas del fiscal Joshua Steinglass acerca de cómo trabajaban en el National Enquirer.

"Hacíamos periodismo de chequera y pagábamos por las historias", confirmo Pecker, quien asumió que él tenía "la última palabra editorial" de cada tema en el que se hubiera invertido más de 10.000 dólares.

La fase de alegatos iniciales terminó antes de lo previsto por un asunto médico de uno de los miembros del jurado suplente, pero se reanuda mañana a partir de las 11.00 hora local de Nueva York (15:00 GMT).

Justo antes, a partir de las 9:30 hora local (13:30 GMT), habrá una audiencia sobre el posible desacato de Trump a la "orden mordaza", que limita sus comentarios públicos sobre el caso, después de que se haya prodigado en la red Truth Social cargando contra testigos clave, trabajadores de la corte y el propio juez Juan Merchan.

Trump afronta un máximo de cuatro años de cárcel por cada delito si es declarado culpable, pero según los medios locales, no está claro cuál será la sentencia final dada la falta de precedente, e incluso algunos sugieren que el juez podría imponerle solo medidas probatorias.

Guillermo Azábal

(c) Agencia EFE