Mercados cerrados

Cómo protegerte ante el hackeo de datos a Equifax

Con el anuncio por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos de que abrirá una investigación criminal por el ciberataque masivo a Equifax ocurrido entre mayo y junio de este año, muchas son las interrogantes que nos salen al paso.

Según un reporte de Financial Times, la entidad también investigará la gestión que esta empresa, una de las tres mayores firmas estadounidenses de información sobre solvencia crediticia, toda vez que los ciberdelincuentes podrían tener en sus manos ahora los datos financieros de al menos 143 millones de estadounidenses.

Como entre los datos hurtados se encuentran tanto los nombres de todas estas personas, como sus números de Seguridad Social, sus fechas de cumpleaños, sus direcciones postal y licencias de conducción, hablamos de un problema grave que nos atañe a todos.

En medio de esta pesadilla, es importante tener conocimiento de las posibles consecuencias que acarrearía el robo de nuestros datos, y qué pudiéramos hacer para protegernos.

Lo que te puede ocurrir

Ya sea cuando nos aprestamos a presentar los impuestos anuales, como durante el resto del año, si por alguna vía logramos que Equifax nos certifique que nuestros datos personales sí están en manos inescrupulosas, debemos activarnos para evitar que alguien utilice nuestra identidad, por ejemplo, para solicitar una tarjeta de crédito, para adquirir un préstamo o para volver a abrir cuentas cerradas.

El otro daño al que estamos expuestos es que los ladrones de identidad puedan usar nuestros números de seguridad social hurtados para presentar declaraciones de impuestos fraudulentas y recibir reembolsos a nuestro nombre.

Consejos para protegerse

Es por ello que una de las cosas que pudiéramos hacer será inscribirnos oficialmente en el programa de protección de Equifax. Si bien este programa no es perfecto, seguramente nos dará la tranquilidad de que estamos haciendo todo lo posible para protegernos.

Seguidamente, deberíamos verificar nuestro reporte de crédito. Como este robo se inició en mayo de este año, si siquiera podemos saber si nuestros datos ya han sido usados maliciosamente desde entonces. De ahí la importancia de verificar los reportes de crédito en busca de cualquier actividad sospechosa.

Si en realidad sospechamos que alguien ha usado nuestra identidad, pues basta con reportarlo al departamento de fraude de la compañía emisora de tus tarjetas de crédito.

En caso de resultar definitivamente víctima de este fraude, el paso indicado sería congelar nuestro crédito a través de Equifax, Experian o TransUnion. Gracias a esta protección, la próxima vez que accedamos a nuestra cuenta deberemos proporcionar un pin que la compañía emisora ya nos habría entregado de antemano con total discreción.

Otra opción válida es la de establecer una alerta de fraude, que no es más que un modo de hacerle difícil el trabajo a los piratas y ladrones de identidad. Una vez que esas alertas estén cursadas, pues las compañías de tarjetas de crédito deberán verificar nuestra identidad apenas reciban una solicitud para una nueva tarjeta.

Las alertas tienen una validez de 90 días, por lo que debemos ocuparnos de renovarlas.

Por último, si bien se trata de una situación compleja, pues los delincuentes se habrían apropiado de los datos de nada menos que la mitad de la población de los Estados Unidos, todavía estamos a tiempo de ser vigilantes y de tomar ciertas medidas si queremos dormir tranquilos y no despertarnos con una muy mala sorpresa.