U.S. Markets open in 5 hrs 13 mins

Las 7 cosas que no debes hacer si quieres comprar casa

Ruth Vasquez
Colaboradora
Comprar un vivienda es un paso importante en la vida de toda persona. Como tal, debes tomarlo en serio, pensarlo bien y tener paciencia para acertar. Foto: Getty Images.

Comprar casa es uno de los momentos financieros más importantes de nuestra vida. Es emocionante salir a ver propiedades para escoger la que más te guste, pero si te dejas llevar por la emoción y no tomas en cuenta varios aspectos estratégicos, tu nuevo lugar podría convertirse más bien en una pesadilla económica.

Así que ármate con estos consejos para que no repitas los siete errores más comunes al comprar casa y puedas sacar el máximo provecho de lo que será una de tus mayores inversiones a largo plazo.

1. Comprar teniendo muchas deudas

Si mantienes grandes deudas como mensualidades altas por un auto, créditos estudiantiles o varias tarjetas con el cupo lleno, lo más probable es que no califiques para los mejores programas de préstamos hipotecarios. Y si logras que algún banco te apruebe, los intereses serán altos, lo que inflará las mensualidades y el precio final de la propiedad.

En estos casos vale la pena esperar a bajar las deudas antes de comenzar el proceso de compra.

2. Mantener bajo tu puntaje de crédito

Mientras más alto esté tu récord crediticio, mayores posibilidades tendrás de que te aprueben para un préstamo y los intereses a pagar serán más bajos. Podrías empezar a calificar para programas hipotecarios con 660 puntos en tu crédito.

Recuerda que cualquier trámite relacionado con préstamo implica revisar tu puntaje y que cada vez que esto ocurre pierdes alrededor de siete puntos en tu récord.

Hasta que no hayas comprado tu casa, debes abstenerte de pedir nuevos créditos, así como de modificar o aumentar los que ya tengas. Cualquiera de estas operaciones, echarán por tierra todo el proceso y tu posibilidad de comprar casa.

Lograr una buena hipoteca es una de las claves a la hora de comprar una vivienda. Foto: Getty Images.

Para monitorear los detalles de tu récord crediticio, puedes solicitar un informe gratis cada año a las tres principales agencias de crédito (Equifax, Experian y Transunion). Si apareciera algún error, tendrás tiempo de hacer el reclamo y lograr que hagan la corrección antes de empezar el proceso de compra.

Es conveniente que te registres en páginas webs como Credit Karma para que vayas viendo cómo mejora tu crédito o si aparece algún error, pero ten en cuenta que este sitio web podría mostrar una diferencia de más de 10 unidades por encima del puntaje real y que los prestamistas tomarán en cuenta solo la información de las tres agencias.

3. No estar seguro de lo que puedes comprar

Puedes tener una idea de cuánto quieres pagar por tu propiedad, pero hasta que no prepares un listado con tus ingresos, ahorros y gastos, no tendrás una cifra real. La idea es que obtengas un monto exacto de cuánto podrás pagar cada mes y lo que tendrás para enfrentar otros posibles gastos como pago inicial y el cierre de la compra.

4. No usar un agente de inmuebles

Existen varios sitios web y aplicaciones para ayudarte a encontrar vivienda. Los más populares son Zillow y Realtor.com, y con toda esa información es fácil imaginar que puedes llamar y comprar directamente. Pero eso sería un error.

Si trabajas con un agente inmobiliario que te represente en la compra y no que respalde los intereses de un vendedor, podrás recibir la ayuda más actualizada en tu búsqueda de propiedades dentro del mercado. Los especialistas en venta de inmuebles tienen acceso al Servicio de Listados Múltiples (MLS, por sus siglas en inglés), con la data más exacta en bienes raíces. Además, tu agente podrá responder a las preguntas que tengas en el proceso y negociará el mejor precio para ti sin que su servicio te cueste un centavo, pues el vendedor será quien pague su comisión.

Tener claro cuánto puedes pagar y ceñirte ese presupuesto es muy importante para no llevarse sorpresas desagradable cuando la compra y la hipoteca estén cerradas. Foto: Getty Images.

5. Aceptar la primera cotización de un prestamista y no comparar

Es recomendable que visites de tres a cinco bancos para escoger entre varias opciones de préstamos hipotecarios, pues las tasas de interés varían con cada prestamista, al igual que los costos de cierre y puntos de descuento.

No te preocupes de que tu puntaje pueda bajar al ser visto por varios prestamistas. En los casos de solicitudes hipotecarias, tu crédito se afectará solo una vez en 45 días, sin importar cuántas entidades financieras lo vean.

6. No aprovechar los préstamos para primeros compradores

Para los que compran vivienda por primera vez, existen varios programas nacionales de préstamo con bajo pago inicial, incluso cada estado ofrece su programa con diferentes formas de ayuda complementaria.

Infórmate sobre las opciones que hay en tu estado y pide a tu gestor de crédito hipotecario que te explique la que mejor se adapte a tu caso.

7. No saber si te conviene o no comprar puntos de descuento

Comprar puntos de descuento es pagar los intereses con antelación. Esto es conveniente si planeas quedarte en la propiedad hasta que termines de pagar la hipoteca, pero si no estás seguro, sencillamente paga cada mes la porción que corresponde a los intereses.

En la mayoría de los casos, los compradores pagan, refinancian o venden sus casas antes de que el préstamo consiga su punto de equilibrio, por lo que no llegan a recuperar lo invertido en puntos de descuento. Es preferible que inviertas ese dinero en aumentar el pago inicial de tu casa, de esa forma reducirás el total de tu préstamo.

Artículos relacionados que te pueden interesar: