U.S. markets open in 2 hours 31 minutes

Los trabajadores de los almacenes de Amazon protestan por las exigencias “inhumanas” que sufren

Amazon (AMZN) es una de las empresas más avanzas en lo tecnológico que existen. Pero aunque en sus almacenes hay miles de robots llevando y trayendo paquetes para prepararlos para sus envíos, la compañía de Jeff Bezos sigue contando con una numerosa plantilla de humanos. Y parece que está obligando a sus trabajadores a competir con las máquinas.

Eso es lo que parece al leer las denuncias de los empleados que trabajan en un almacén de Chicago (Estados Unidos) del gigante del comercio online. A pesar de ser una nave altamente automatizada y modernísima, 9 de cada 100 trabajadores han sufrido heridas tan graves en los últimos 12 meses que tuvieron que darse de baja para recuperarse de ellas.

Los trabajadores de los almacenes de Amazon protestan por las exigencias “inhumanas” que sufren. REUTERS/Carlos Jasso

En este reportaje publicado en Vice, los empleados denuncian que el principal problema que tiene la plantilla son los irreales objetivos de tiempo que impone la dirección del lugar.

"La velocidad y la automatización que se suma a la urgencia de los nuevos pedidos es algo peligroso y habitual”, asegura Roberto Clack, organizador del sindicato Warehouse Workers for Justice, la organización de Chicago que denuncia los problemas de los empleados de Amazon. "No sorprende que entre Acción de Gracias y Navidad, las lesiones sean las peores. Los trabajadores del almacén están pagando el precio de la velocidad de Amazon. Las exigencias son inhumanas”.

Clack asegura que el uso de robots automatizados, que generalmente se implementan en el almacén de Amazon cerca de las ciudades para manejar el gran volumen de pequeños bienes de consumo, aumenta la velocidad, lo que aumenta en lugar de disminuir las tasas de lesiones. El año pasado, 40 trabajadores en el centro de distribución sufrieron lesiones tan graves que no pudieron regresar al trabajo, dejando a algunos de ellos discapacitados permanentemente.

En el reportaje de Vice se entrevista a una de estas trabajadoras del MDW7, el nombre que recibe el almacén de Amazon en Chicago. La mujer, que se llama Michelle Miller y tiene 47 años, se desgarró el manguito de los rotadores, el conjunto de músculos y tendones que proporcionan estabilidad al hombro, después de menos de un año en el trabajo debido a la constante repetición de levantar y bajar artículos sobre sus hombros.

La lesión ocurrió hace más de un año, pero Miller dice que todavía es doloroso hacer cosas simples como vestirse o peinarse. “Dicen que les importan los empleados, pero no les gustó cuando me hice daño. Dijeron "lo investigaremos", pero nunca lo hicieron “, asegura Miller, quien dice que fue despedida en agosto después de ser transferida a los muelles de carga. "Se trata de dinero y clientes, y de lo rápido que podemos sacar productos”.

En este otro reportaje de la página web Vox se denuncia que un grupo de trabajadores del centro logístico que la empresa tiene en Sacramento realizan tareas “que te pueden llegar a romper la espalda” pero que sin embargo no tiene ni seguro médico ni protección en caso de tomarse una baja. Estos empleados son temporales y no reciben los mismos beneficios que aquellos que tienen un puesto fijo en la compañía.

No es la primera vez que los trabajadores de los almacenes de Amazon denuncian sus pésimas condiciones o sus lesiones. Pero eso no es lo único que ocurre en estos centros de trabajo.

A principios de este año, el programa de investigación Capital, que se emite en la cadena M6, ha descubierto que Amazon destruye miles de productos nuevos al año sin ningún tipo de remordimiento. Los artículos salen de sus almacenes europeos y son llevados a vertederos en los que son quemados o reducidos a trizas.

La práctica es legal, porque dichos productos pertenecen a Amazon, pero es profundamente inmoral. Dicha investigación llevó al Gobierno francés a aprobar una ley que prohibe a Amazon tirar los productos nuevos que no consigue vender.

Más historias que te pueden interesar

Facebook, Apple, Amazon, Netflix, Google y Microsoft han defraudado 100.000 millones de dólares en impuestos en los últimos diez años

Amazon alquilará oficinas en Nueva York meses después de cancelar su nueva sede

Amazon acusa a Trump de presionar para que no lograra contrato con el Pentágono