U.S. Markets open in 6 hrs 32 mins

Conoce la historia de MoviePass desde sus inicios hasta ahora

Estefania Oliver
la historia de MoviePass

Una vez descrito como el Netflix de los cines, el servicio de entradas de cine basado en suscripción y bautizado como MoviePass hizo explotar la industria con su caída de precios en 2017, prometiendo la posibilidad de ir al cine todos los días por menos de $10 dólares al mes. Sí, como lees, por $10 dólares. En ese momento, sonaba demasiado bueno para ser cierto, y en los meses siguientes, millones de suscriptores aprendieron cómo de correcta era esa suposición inicial cuando un problema tras otro afectaba al servicio popular. Últimamente, ni una semana -y a veces ni siquiera un día- pasa sin un nuevo giro en la historia de MoviePass, pintando el retrato de una idea inteligente que, lamentablemente, es insostenible en su versión actual.

Con el interés de hacer un seguimiento de todo lo que ocurre en la historia de MoviePass, hemos creado una cronología de los momentos clave en la breve, pero fascinante evolución (y posible desaparición) de MoviePass. (Nota: Desplázate hasta la parte inferior para ver las últimas actualizaciones).

*Tal vez también te interesa:

Junio ​​de 2011: MoviePass prueba su servicio por primera vez en San Francisco, ofreciendo a los suscriptores la oportunidad de ver una película por día por una tarifa mensual. Después de que se inscriban 19,000 personas, las cadenas de cines no solo lo notan, sino que se niegan a cooperar con el sistema de terceros que MoviePass usa para comprar boletos. El servicio se renueva rápidamente para exigir a los suscriptores que impriman cupones para cada boleto de cine en casa, pero los suscriptores se quejan de que el sistema es demasiado engorroso. Mientras tanto, los cines se resisten al momento de canjear los cupones en el sistema de venta de boletos.

Octubre de 2012: Una prueba beta nacional arranca, con suscriptores que pagan entre $29 dólares y $34 dólares cada mes, dependiendo de su ubicación. En lugar de requerir que los suscriptores impriman cupones, el nuevo sistema usa una aplicación móvil y una tarjeta de débito cargada electrónicamente que se desbloquea cuando se selecciona una película y el tiempo de proyección para ese día. A pesar de las garantías de que la tarjeta será aceptada en las salas de cine principales, AMC y otras cadenas se resisten a participar con el servicio.

la historia de moviepass amc theaters dine in mesquite tx 720x720

Diciembre de 2014: La disminución de las ventas de boletos o entradas impulsó a AMC a finalmente acordar una asociación con MoviePass, reconociendo que el futuro de la industria del cine podría recaer en los servicios de suscripción al estilo de Netflix. La asociación formal entre AMC y MoviePass comienza con una fase de prueba en los mercados de Boston y Denver por $45 y $35 dólares mensuales, respectivamente.

Junio ​​de 2016: La llegada del ex ejecutivo de Netflix y Redbox, Mitch Lowe, como nuevo CEO de MoviePass trae más cambios, con el servicio probando diferentes planes de suscripción en ciertas regiones según la cantidad de películas que se ven. Una cuota mensual de $50 dólares permite ver seis películas cada mes, mientras que un plan de $99 dólares les da a los suscriptores un número de películas ilimitadas.

Julio de 2016: Se anuncia, oficialmente, un nuevo plan para MoviePass, con suscripciones de entre $15 y $21 dólares por dos películas al mes, dependiendo de la región. (Los suscriptores ubicados en mercados más grandes pagan más por sus suscripciones mensuales). Los planes de películas mensuales ilimitados todavía están disponibles, pero con costos que van desde los $40 dólares a los $50 dólares al mes.

Diciembre de 2016: Al anunciar una nueva asociación con Studio Movie Grill, MoviePass confirma que tiene 20,000 suscriptores.

Agosto de 2017: La firma de análisis Helios y Matheson adquiere una participación mayoritaria en MoviePass, ya que el servicio anuncia una caída importante de los precios hasta los $10 dólares al mes para películas ilimitadas, con un máximo de una por día. La compañía espera subsidiar el servicio aumentando la membresía a un nivel en el que pueda vender publicidad dirigida basada en los intereses cinematográficos de los usuarios, de forma similar a como Google y Facebook hacen funcionar sus servicios gratuitos. El aumento resultante en los suscriptores hace que el sitio web MoviePass se bloquee y AMC declara que MoviePass es “insostenible” y que sus suscriptores “no son bienvenidos” en sus salas.

Septiembre de 2017: Un mes después de dejar caer su cuota mensual a $10 dólares, MoviePass alcanza los 400,000 suscriptores. Sin embargo, la compañía tiene dificultades para mantenerse al día con la demanda, ya que los envíos de tarjetas MoviePass se retrasan y el servicio al cliente está sobrecargado. Los analistas cuestionan la capacidad de la compañía para seguir siendo solvente debido a la pérdida que supone los suscriptores que ven más de una película en un mes.

Diciembre de 2017: MoviePass anuncia que ahora tiene más de un millón de suscriptores.

Febrero de 2018: Dos meses después de cruzar la marca de un millón de suscriptores, MoviePass anuncia que ahora tiene dos millones de suscriptores. Una caída en el precio promocional reduce la cuota de suscripción mensual a $8 dólares para los clientes nuevos que pagan por adelantado un año entero del servicio.

Marzo de 2018: MoviePass reduce temporalmente su tarifa mensual a tan sólo $7 dólares, solo un mes después de su última reducción de precio.

Abril de 2018: Los estados financieros de la compañía indican que MoviePass está perdiendo $20 millones cada mes debido a los bajos costos de suscripción, la gran base de suscriptores y el costo que asume de pagar incluso las entradas mensuales de los usuarios moderados. El plan ilimitado de $10 dólares al mes se elimina del servicio para nuevos suscriptores y se reemplaza por un plan que limita a tres películas cada mes, mientras que los suscriptores tienen restricciones para comprar boletos múltiples para ciertas películas de alta demanda.

Mayo de 2018: La compañía regresa el plan ilimitado de $10 dólares, pero MoviePass continúa ofreciendo el plan de tres películas al mes por una tarifa mensual de $8 dólares. Sin embargo, las restricciones en boletos múltiples para ciertas películas permanecen en su lugar, con MoviePass citando el uso indebido del servicio por parte de los suscriptores como el motivo de las nuevas reglas. La compañía reporta pérdidas de más de $40 millones, registrando el peor mes de su historia hasta este momento.

Junio ​​de 2018: MoviePass supera los tres millones de suscriptores, pero también implementa nuevas tarifas para el servicio. Los precios de “aumento” para películas y horarios populares agregan entre $2 y $6 dólares el coste por boleto para suscriptores. AMC también anuncia su propio servicio de tickets de películas basado en suscripción, AMC Stubs A-List. El servicio permite a los suscriptores ver tres películas cada semana en los teatros de AMC por una tarifa mensual de $20 dólares. MoviePass responde a este anuncio en Twitter con cierta burla.

Julio de 2018: Los cortes del sitio web a principios de mes provocan críticas generalizadas de los suscriptores, que sugieren que los problemas podrían estar relacionados con el lanzamiento de películas populares. MoviePass indica que planea reembolsar a los suscriptores que compraron los boletos de sus propios bolsillos durante la interrupción. Más tarde ese mes, un incidente descrito como una “interrupción del servicio” vuelve inutilizable MoviePass. A raíz de la interrupción del 26 de julio, MoviePass toma prestados $5 millones adicionales para mantener las operaciones. Una semana después de que el servicio se desconectara, los usuarios de MoviePass informan que Mission: Impossible – Fallout, la película más popular del fin de semana, no está disponible en el servicio. Posteriormente, la compañía anuncia que las entradas para nuevos lanzamientos importantes no estarán disponibles inicialmente en el servicio, solo después de un período de bloqueo, y que planea elevar su tarifa de suscripción mensual a $15 dólares.

Agosto de 2018: Después de una serie de bloqueos que se producen cada fin de semana a finales de julio y agosto, MoviePass comenzó a limitar a los suscriptores a solo dos películas, ya que entra en un “período de transición”. El 10 de agosto, el servicio obliga a los usuarios a elegir entre Slender Man y Mission: Impossible – Fallout como las únicas películas disponibles. Muchos suscriptores que intentaron cancelar el servicio también se reinscribieron automáticamente en el nuevo servicio MoviePass anunciado más adelante, lo que provocó una protesta pública.

Bajo el nuevo plan anunciado el 16 de agosto, MoviePass retrocedió algunos de los cambios anunciados el mes anterior, lo que hizo que la tarifa de suscripción mensual volvióra a bajar a $10 dólares. Sin embargo, en el momento de la publicación, los suscriptores estaban limitados a tres películas al mes. El conjunto de películas elegibles incluye películas independientes y versiones principales, y la lista cambia periódicamente. El servicio también anunció el fin de su controvertido aumento de precios para películas y horarios populares.

La compañía dio un paso más adelante en agosto, informando a los miembros con suscripciones anuales que se habían mantenido sin cambios hasta ese momento en medio de todas las reglas cambiantes, que sus planes se cambiarían a suscripciones mensuales, y ahora se limitarían a tres películas al mes en lugar de a una por día. A cualquier persona que deseara cancelar su suscripción se le reembolsaría el resto de su tarifa anual, de acuerdo con un correo electrónico enviado a los suscriptores.

Unos días después de que se eliminaran las suscripciones anuales, un miembro de la junta directiva de la empresa matriz de MoviePass, Helios y Matheson Analytics, renunció, citando preocupaciones sobre la administración corporativa.

En los últimos dos meses, la gerencia de la compañía “tomó varias decisiones corporativas importantes y ejecutó transacciones significativas sin el conocimiento o aprobación de la junta, o en reuniones de la junta iniciadas con unas pocas horas de aviso previo por correo electrónico”, explicó Carl Schramm en una carta presentada ante la Comisión de Bolsa y Valores.

Septiembre de 2018: Variety confirma que Mike Berkley, Jefe de Producto de MoviePass, se ha ido de la compañía. Berkley había ocupado el puesto durante apenas seis meses antes de renunciar. Berkley no ha dado ningún detalle sobre su abandono.

Octubre de 2018: La controversia y el escándalo continuaron rodeando a MoviePass con la noticia de que la fiscal general de Nueva York, Barbara Underwood, inició una investigación sobre la empresa matriz de MoviePass, de Helios y Matheson, para determinar si la compañía engañó a los inversores con respecto a sus activos. La investigación se inició bajo la Ley Martin, un estatuto creado para investigar un posible fraude.

“Somos conscientes de la investigación del Fiscal General de Nueva York y estamos cooperando completamente”, dijeron Helios y Matheson en un comunicado a la CNBC. “Creemos que nuestras divulgaciones públicas han sido completas, oportunas y veraces, y no hemos engañado a los inversores. Esperamos la oportunidad de demostrarle eso al Fiscal General de Nueva York”.

Enero de 2019: como estrategia para crear un nuevo comienzo para MoviePass o posiblemente el último suspiro de la compañía antes de morir por completo, se lanzó una nueva campaña de marketing con la línea de la etiqueta, “Let’s go to the movies“. MoviePass planea reintroducir algún tipo de programa ilimitado que permitiría a los usuarios ver tantas películas como quisieran cada mes, según una entrevista con Variety.

El vicepresidente ejecutivo Khalid Itum no ofreció detalles sobre el precio de esta visualización de retorno a ilimitado, pero es fácil inferir que no será tan barato como lo fue ese acuerdo. La evidencia: los planes de MoviePass, que incluyen ofertas específicas para la ubicación como Select, un pase de $10 dólares por mes para ver tres películas; Red Carpet, que aumenta el precio a $20 dólares, pero agrega IMAX, 3D y otros formatos premium como opciones de visualización.

Estos precios reflejan los costos ubicados en el centro del país. Sin embargo, en las principales ciudades, puedes esperar un aumento de hasta $5 dólares más en cada uno de estos planes.

Anteriormente, los expositores comerciales habían visto como los planes de MoviePass lograban grandes recortes en las ventas de concesiones, y ofrecer buenos descuentos a sus usuarios en el cine.Ahora, con una solución de “etiqueta roja” para los expositores, los teatros podrían lanzar sus propios programas de suscripción utilizando la plataforma y la tecnología de MoviePass.

Marzo de 2019: cuatro meses después de lanzar su plan escalonado, MoviePass anunció otro cambio en su servicio, esta vez, volviendo a un plan ilimitado, pero con una larga lista de advertencias y restricciones.

El nuevo servicio, denominado MoviePass Uncapped, ofrecía una cantidad ilimitada de películas cada mes, a partir de una tarifa mensual de $10 dólares. Sin embargo, para calificar para esa tarifa mensual, los suscriptores deben pagar los 12 meses por adelantado. Las proyecciones también están sujetas a restricciones algo vagamente definidas, y el sitio MoviePass indica que sus opciones de películas “pueden estar restringidas debido al uso individual excesivo que afecta negativamente la capacidad de todo el sistema”.

El nuevo plan también requiere que los suscriptores reserven asientos con al menos tres horas de anticipación y se registren durante un período de tiempo establecido antes de que comience la película, mientras que también emiten un desligue de responsabilidad relativamente ambiguo, sobre el derecho del servicio a suspender tu cuenta por diversos motivos.

Estaremos actualizando esta publicación a medida de que la saga de MoviePass (y la controversia) continúe, así que estén muy pendientes.

*Actualizado por María Teresa Lopes el 21 de marzo de 2019.