U.S. Markets closed

El contrabando de sangre en China para evitar el nacimiento de niñas

Sangre de pacientes en un hospital de Shanghai, China. Foto: AP / Erika Kinetz.

Una niña de 12 años fue detenida recientemente cuando intentaba cruzar hacia Hong Kong con una mochila que contenía 142 tubos con muestras de sangre de mujeres embarazadas, las cuales se usarían para determinar el sexo del bebé antes de nacer y en muchos casos para abortar los fetos femeninos dada la preferencia en China por los hijos varones.

Aunque el incidente ocurrió el pasado 23 de febrero en el puerto de Luohu, de la ciudad de Shenzhen, el contrabando de sangre para determinar el sexo es una práctica que crece día a día dada la prohibición desde 2003 en China de identificar el género de un feto (excepto con fines médicos).

El objetivo de esta medida es hacer frente a la práctica común de abortar bebés femeninos, debido a la tradición inveterada de una supremacía masculina y creencias patriarcales entre las parejas chinas, especialmente en las zonas rurales del occidente del gigante asiático.

Y aunque China cambió su política de un solo hijo en 2016, la cual estuvo vigente desde finales de los setenta, la preferencia confuciana por los bebés varones se mantiene y las mujeres embarazadas continúan cruzando la frontera o enviando muestras de sangre para identificar el género de los fetos.

“No obstante la política de dos hijos ya está implementada, muchas personas aún esperan dar a luz un niño primero. Es por eso que muchas personas optan por venir a Hong Kong a realizarse un análisis de sangre para identificar el género de sus bebés”, publicó en la red social china Weibo uno de esos laboratorios clandestinos bajo el nombre de Hong Kong Genes Lab Test Center.

Bebés recién nacidos esperan para ser bañados en un hospital en el condado de Zouping en la provincia de Shandong, China. Foto: AP.

La práctica sistemática de abortar niñas es la razón principal por la que existe un desequilibrio de género masivo en China, donde los hombres superan en número a las mujeres en 31,6 millones, según las cifras más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas.

¿Cómo funciona?

En Hong Kong, las mujeres que están embarazadas con siete o más semanas pueden hacer un análisis de sangre para verificar el sexo del feto por unos 3.500 yuanes (unos 445 dólares), según los anuncios en línea que se pueden ver en la red social china Weibo.

Aunque la selección de sexo también está prohibida por ley en Hong Kong, los no locales no están sujetos a la norma, de ahí que puedan hacer el test y luego practicar un aborto legal de vuelta en la China continental.

Los anunciantes aseguran que la prueba tiene una precisión que varía entre el 99,4 y el 99,9 por ciento en mujeres que tienen siete o más semanas de embarazo.

Hay clínicas y laboratorios privados en Hong Kong que atienden a este grupo “especial” de futuros padres que quieren saber el sexo de sus hijos previamente. “Todo lo que necesitamos es tan solo una muestra de sangre tomada a través de una extracción médica estándar”, anuncia una de las clínicas con sede en Hong Kong.

El aviso señala que el ADN fetal se extrae de la sangre de la madre y se analiza para detectar la presencia de cromosomas Y masculinos. Si se detecta el cromosoma Y masculino, es un bebé varón.

En esta foto tomada el lunes 13 de diciembre de 2010, una enfermera examina a "Nancy" Yin, embarazada de tres meses, en una clínica de aborto administrada por Marie Stopes International en Xi'an, en la provincia central china de Shaanxi. Si bien es difícil obtener datos completos, las cifras oficiales muestran que los abortos están aumentando, y los medios y expertos chinos dicen que muchos, si no la mayoría, de los que buscan el aborto son mujeres jóvenes y solteras. (Foto AP / Ng Han Guan)

Los hombres suelen tener cromosomas X e Y, mientras las mujeres tiene dos cromosomas X. Una prueba de ultrasonido solo puede identificar el sexo de un feto aproximadamente cinco meses después de la gestación, mientras que con una muestra de sangre se necesitan solo siete semanas de embarazo.

Un servicio completo de las clínicas

Para las futuras madres que no pueden viajar a Hong Kong a hacer la prueba en el sitio, dado que requieren visa, hay laboratorios que ofrecen entre sus servicios cruzar las muestras de sangre a través de la frontera.

“Durante el proceso de viaje y transbordo usamos un dispositivo avanzado y cuidadosamente sellado para almacenar la muestra de sangre", asegura un agente de apellido Zhu, en el anuncio de un foro en línea en China conocido como Tianya.

Zhu les sugiere a las mujeres que viven en la China continental y no tienen visa para entrar a Hong Kong que viajen a la ciudad fronteriza de Shenzhen para extraer la muestra de sangre en sus laboratorios ubicados en esa metrópoli del suroriente de China y luego de ser almacenada a temperaturas entre 2 y 8 grados centígrados es llevada a Hong Kong para realizar las pruebas en una o dos horas.

Un padre lleva a su hija por una acera en Beijing. Una política de tres décadas que limitaba a la mayoría de las parejas a un hijo ha hecho del aborto un método ampliamente utilizado para controlar el tamaño de la familia en China. Como resultado, y debido a las preferencias tradicionales por los hijos, China enfrenta un desequilibrio poblacional en aumento a favor de los varones. (Foto AP / Greg Baker)

Si no puede viajar, pueden enviar la muestra a través de un correo exprés especializado hasta Shenzhen.

El agente no dice en qué forma es llevada la muestra sanguínea hasta Hong Kong, pero este tipo de desplazamiento transfronterizo de muestras de sangre requiere de un permiso por adelantado. La detención de la niña de 12 años con 142 tubos con sangre deja en evidencia de qué forma son transportadas la mayoría de esas muestras.

Un negocio que no para de crecer

La policía ha encontrado varios casos en los que las muestras se ocultan en muñecos de peluche que cargan algunos niños o en alimentos empacados que las personas se niegan a pasar por los escáner en los puertos.

En una búsqueda hecha por el diario South China Morning Post (SCMP) en la red social china Weibo con las palabras clave “prueba de niño o niña”, encontró 111 cuentas creadas desde 2015, en las que se ofrecen servicios de prueba de ADN del cromosoma Y en Hong Kong, casi la mitad de esas cuentas fueron dadas de alta el año pasado.

Los avisos publicados en línea en esas cuentas destacan los beneficios de tener hijos varones en China y mencionan ejemplos como la mujer que recibió 100.000 yuanes (unos 15.000 dólares) de su suegro después de que las pruebas confirmaron que su bebé era un niño.

“Si es un niño, definitivamente lo mantendremos. Si es una niña, deberíamos pensarlo”, asegura también una pareja de la provincia de Zhejiang entrevistada por el canal local de noticias i-Cable. Ellos ya tienen una niña y ahora quieren un varón.

Artículos relacionados que te pueden interesar: