U.S. markets closed

El coronavirus me atrapó en Colombia: la fotografía me mantiene cuerdo

DT en Español

Durante los últimos dos años, he estado viviendo un sueño. Viajo por el mundo, tomo fotos y escribo sobre fotografía. Desde el ajetreo y el bullicio de la India hasta las vibraciones tranquilas de la Riviera Maya, he estado haciendo lo que amo y ganándome la vida.

Luego vino COVID-19, mejor conocido como el coronavirus.

Escribo desde mi Airbnb en Medellín, Colombia, que, como puedes suponer, no es una residencia permanente. La ciudad está en total bloqueo. La cuarentena obligatoria ha sido impuesta. Los viajeros entran en pánico, sin saber si pueden regresar a su país de origen. Tal como están las cosas, todos los vuelos internacionales se cancelan hasta el 30 de abril, y es posible que el gobierno extienda esa fecha.

La entrada a mi pequeño Airbnb donde debo pasar mi cuarentena obligatoria.

Mi casa está en Inglaterra. La embajada británica no ofrece información sólida, pero ha sugerido que se podría organizar un vuelo fletado si hay suficiente demanda. Si sucede, podría costar varios miles de dólares.

Aquí es donde me encuentro. Atrapado en Colombia, a 8,500 kilómetros de casa, sin tener idea de cuánto tiempo. Como fotógrafo callejero, tengo muchas ganas de documentar este evento sin precedentes. Lamentablemente, salir a tomar fotos es un reto.              .

Aún así, la creatividad florece, no en libertad, sino en restricción. Estar atrapado dentro no es ideal para alguien que vive de una maleta y nunca se queda en un lugar por mucho tiempo, pero me obliga a redescubrir la verdadera esencia de la fotografía, desarrollar nuevas habilidades e incluso convertir un teléfono poco inteligente en una herramienta real de fotografía.

Incluso las calles vacías cuentan historias

Después de haber viajado a varios lugares del mundo, me he acostumbrado a lo extraño. Sin embargo, nada se compara con la situación en la que me encuentro ahora. Como parte de la cuarentena obligatoria, una persona de cada hogar está autorizada a abandonar el hogar para realizar actividades esenciales, como comprar alimentos o sacar al perro. La policía patrulla las calles para hacer cumplir estas reglas.

Un patio de comidas local en Medellín, que usualmente está lleno de gente.

Incluso si solo estoy caminando hacia la tienda, lo cual está permitido, varios obstáculos se interponen en el camino de mis deseos fotográficos. La policía es escéptica con respecto a las personas que toman fotos, ya que no se considera una actividad esencial. El hecho de parecer exactamente lo que soy, un viajero extranjero, no ayuda. La policía puede confundirme con la prensa extranjera o pensar que tengo alguna mala intención.

Luego está el tema de la seguridad. Ya circulan rumores de que muchos de los prisioneros de la ciudad están tratando de escapar. Se dice que es porque ellos también temen por su salud.

Tengo que dejar mi cámara sin espejo en el Airbnb. Es demasiado llamativa.

Más allá de una posible fuga de prisión, hay rumores de que los delitos menores han aumentado. La ciudad es un pueblo fantasma. Solo necesito dar un giro equivocado durante mi caminata al supermercado para encontrarme en una situación complicada.

Todos estos factores conducen a una conclusión obvia. Tengo que dejar mi cámara sin espejo en el Airbnb. Es demasiado llamativa. Aun así, el deseo de fotografiar no desaparece. Necesito alimentar esa pasión. Si no es por trabajo, entonces por mi salud mental.

Estoy tomando fotos con un celular Palm

Sí, lo leíste bien.

El Palm es un teléfono inteligente de 3.3 pulgadas que te alienta a usarlo menos y vivir más la vida. (soy consciente de que la mayoría de las personas en el ámbito tecnológico odian este teléfono, pero prefiero disfrutarlo). No viene con la mejor cámara, incluso entre los teléfonos. Ciertamente está muy lejos de mi Fujifilm X-T2.

Pero tiene una cámara. En este momento, eso es todo lo que necesito.

Hombre en el mar en la mañana y en la tarde

Gracias a su tamaño, el Palm es fácil de usar sin llamar la atención. También me encontré alejando mi lente de la ciudad y volviendo hacia la naturaleza, buscando algo de belleza para contrarrestar la oscuridad del mundo en este momento. El pequeño Palm es fácil de llevar donde quiera que vayas.

Usar mi teléfono como mi cámara principal, de alguna manera, rejuveneció mi pasión por el oficio. Me recuerda el verdadero significado detrás de la buena fotografía. No se trata de megapíxeles y el tamaño del sensor, sino de una composición sólida, temas interesantes y los ángulos correctos.

He sido fotógrafo durante casi una década, por lo que apenas soy nuevo en lo básico. Sin embargo, el constante aluvión de innovación técnica me ha influido más de lo que me di cuenta. El celular Palm me ha animado a conocer los valores fundamentales de la fotografía, y eso en sí mismo es refrescante. Me encanta el desafío de tomar excelentes fotos con una cámara pobre.

Flores rosas y hierbas marinas

También he decidido usar este tiempo para desarrollarme. Siempre he sido un fotógrafo inmóvil y nunca me esforcé por explorar el mundo del video. Pero cuando golpea la adversidad, es el mejor momento para aprender nuevas habilidades para superarla.

Creé un canal de YouTube. Es un espacio donde puedo compartir mi conocimiento sobre viajes y creatividad desde los límites de mi Airbnb. (Y no, no estoy filmando esto en mi teléfono). Al menos, espero que sea una plataforma que les brinde a las personas una pequeña ventana de escape durante un momento en que están encerrados. Claro,  me encantaría monetizarlo algún día, pero por ahora, su valor está en permitirme seguir siendo creativo cuando estoy atrapado en este lugar.

Sé que las personas fueron golpeadas fuertemente por esta pandemia. En un abrir y cerrar de ojos, sus negocios fueron aplastados.

Como viajero profesional, he aprendido a adaptarme constantemente a nuevas situaciones. De alguna manera, esto no es diferente. Ser forzado a pasar tanto tiempo adentro crea una oportunidad para idear y experimentar. Hay muchas cosas que puedes hacer desde casa como fotógrafo. Vuelves a editar fotos antiguas, accedes a YouTube para aprender una nueva habilidad de Photoshop o usas este tiempo para finalmente descubrir de qué se trata TikTok.

Para los fotógrafos que confían en el oficio para ganar dinero, también es una buena oportunidad para explorar nuevas vías de ingresos. Ofrece tutoriales web, comienza a vender impresiones o busca fotografías de archivo. Es posible que esto no pague las facturas de inmediato, pero te ayudará a mantener tu mente activa, y eso es increíblemente importante en este momento.

Soy uno de los afortunados

Puedo estar atrapado en América del Sur, pero soy muy afortunado.

Como periodista que trabaja de forma remota, todavía puedo hacer mi trabajo. Muchos fotógrafos no lo son. Sé que las personas se ven afectadas por esta pandemia. Los fotógrafos de eventos, fotógrafos de viajes, incluso los fotógrafos de estudios comerciales no pueden trabajar en este momento. En un abrir y cerrar de ojos, sus negocios fueron aplastados.

Estar en un país extranjero en un continente diferente, incapaz de disfrutar de las libertades que una vez pude, es difícil. Me he acostumbrado a moverme con frecuencia, y estoy luchando con este estilo de vida sedentario forzado.

Vista de un atardecer en el mar

También soy consciente de que, por incómoda que sea, mi situación podría ser mucho peor. Tengo comida en mis alacenas, un buen hogar para quedarme y la energía para empujarme creativamente. Ignorando la crisis global por un momento, eso no suena tan mal.

No tengo idea de cuándo podré deambular libremente por las calles con mi cámara nuevamente, pero incluso estando encerrado dentro, a miles de kilómetros de mi casa, soy muy consciente de que no estoy solo. Estamos todos juntos en esto. Como fotógrafos, como creativos, como personas. Y si podemos aprender a usar este tiempo para nuestro beneficio, eventualmente saldremos de esta crisis más fuertes de lo que fuimos.

Hasta entonces, estoy agradecido de que tengo un trabajo donde puedo seguir trabajando, y de este teléfono Palm poco ortodoxo que se ha convertido en mi herramienta creativa más importante.

Artículo original escrito por Dan Ginn para Digital Trends

The post El coronavirus me atrapó en Colombia: la fotografía me mantiene cuerdo appeared first on Digital Trends Español.