U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,638.35
    +8.70 (+0.24%)
     
  • Dow Jones

    29,910.37
    +37.90 (+0.13%)
     
  • Nasdaq

    12,205.85
    +111.44 (+0.92%)
     
  • Russell 2000

    1,855.27
    +10.25 (+0.56%)
     
  • Petróleo

    45.53
    -0.18 (-0.39%)
     
  • Oro

    1,788.10
    -23.10 (-1.28%)
     
  • Plata

    22.64
    -0.81 (-3.44%)
     
  • dólar/euro

    1.1970
    +0.0057 (+0.48%)
     
  • Bono a 10 años

    0.8420
    -0.0360 (-4.10%)
     
  • dólar/libra

    1.3314
    -0.0042 (-0.32%)
     
  • yen/dólar

    104.0850
    -0.1650 (-0.16%)
     
  • BTC-USD

    17,970.71
    +202.65 (+1.14%)
     
  • CMC Crypto 200

    333.27
    -4.23 (-1.25%)
     
  • FTSE 100

    6,367.58
    +4.65 (+0.07%)
     
  • Nikkei 225

    26,644.71
    +107.40 (+0.40%)
     

Crece discordia en EEUU por las vacunas y la inmunidad al virus

Emma Court
·7  min de lectura

(Bloomberg) -- El escepticismo público en torno a las vacunas contra el coronavirus y el entusiasmo por el derecho a la denominada inmunidad colectiva están chocando mientras el brote de Estados Unidos empeora, factores que podrían afectar las esperanzas de contener el covid-19 en los próximos meses.

Más que exponer a más personas al coronavirus, lo que pretende la inmunidad colectiva es generar una protección generalizada en la población. Ha sido rotundamente denunciada por importantes expertos, que dicen que promete aún más enfermedades y muertes. No obstante, el concepto se ha asomado en la Casa Blanca, debido a la creciente influencia del asesor médico de Trump, Scott Atlas. La idea fue respaldada este mes por un grupo de académicos en un ensayo titulado Declaración de Great Barrington.

Mientras tanto, el aumento proyectado para el otoño en los contagios se está materializando, ya que los nuevos casos se están incrementando desde principios de septiembre. EE.UU. registró alrededor de 69.500 nuevas infecciones diarias a fines de la semana pasada, cerca de las cifras máximas del verano, y casi 60.000 casos adicionales el martes, según datos de la Universidad Johns Hopkins compilados por Bloomberg.

Oficialmente, alrededor de 220.000 estadounidenses han muerto por el coronavirus. Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del país estimaron el martes que el número de muertes generales, provocadas por todas las causas, excedió en aproximadamente 300.000 la cifra esperada en un año típico. Es probable que muchos hayan muerto por casos de virus que no se contabilizaron.

“Siendo optimistas, hay vacunas y terapias a la vista, realmente cerca. Y también siendo optimistas, ahora estamos realizando pruebas de una forma mucho mejor que hace cinco meses y hace ocho meses”, dijo Howard Forman, director del programa de gestión de salud de la Escuela de Salud Pública de Yale. “Siendo pesimistas, la gente ha abordado esto como un asunto político, no como un asunto de salud. Y creo que es un muy mal augurio”.

Días de desconfianza

Las últimas alzas en el número de casos de covid-19 se producen cuando se acercan las elecciones del 3 de noviembre en EE.UU., cuyos resultados probablemente se interpretarán como un referéndum sobre el manejo del coronavirus por parte del presidente Donald Trump.

En lugar de una respuesta centrada a nivel nacional, Trump ha delegado la responsabilidad de todo, desde las pruebas hasta la obtención de equipos de protección para proveedores médicos, a los estados, lo que ha resultado en caos y competencia entre ellos. Mientras tanto, ha presionado para que esté disponible una vacuna antes del día de las elecciones. El ambicioso plazo fue calificado originalmente de inviable y, ahora, dado que Pfizer Inc. no solicitará autorización de emergencia para su vacuna hasta fines de noviembre, es definitivamente imposible.

La agresiva publicidad de Trump de una próxima vacuna ha despertado la desconfianza entre muchos en EE.UU. Solo la mitad de los estadounidenses ahora dice que se vacunará contra el coronavirus, según una encuesta de Gallup publicada la semana pasada. Desde fines de julio, sus sondeos han documentado una disminución constante en la voluntad de vacunarse, y la reducción más reciente está vinculada a un menor apoyo entre los demócratas.

Y aproximadamente 60% de los adultos dijo estar preocupado de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. apresure una aprobación de la vacuna ante la presión de la Administración Trump, reveló una nueva encuesta de Kaiser Family Foundation publicada el martes.

Con champán

La vacunación es un camino bien establecido hacia la inmunidad colectiva, una protección que se desarrolla por ese medio para que una enfermedad no se pueda propagar. Pero este mes, en una mansión de piedra en Berkshires, académicos convocados por un grupo de expertos de libre mercado tenían otro camino en mente.

En su Declaración de Great Barrington, bautizada así por la ciudad de Massachusetts donde se reunieron, los académicos abogaron por lograr la protección poniendo fin a las restricciones y aumentando la exposición entre las personas sanas. Argumentaron que los niños no están aprendiendo y que otras afecciones médicas no se están tratando, que las personas vulnerables como los ancianos y los enfermos pueden ser protegidos inicialmente y luego emerger.

El plan, por el que brindaron con champán, se centró en una percepción que persiste desde que la pandemia llegó a EE.UU., a menudo expresada por ciudadanos que creen que el covid-19 es más suave de lo que se advierte. También ha tenido eco en aquellos que dicen que las medidas de salud pública, con su énfasis en proteger a todo el grupo para proteger a cada persona, afectan las libertades individuales.

Esos oponentes de las mascarillas y los confinamientos se están amparando en el concepto no probado, aunque inquieta a expertos y funcionarios de salud que señalan que, para lograr la inmunidad colectiva, gran parte de la comunidad debe enfermarse. La idea de dejar que el virus se libere se está asomando no solo en la Casa Blanca, sino también en las carreras políticas estatales y en comunidades fuertemente afectadas, como los vecindarios judíos ortodoxos.

‘Falacia peligrosa’

En una videoconferencia que la Casa Blanca organizó la semana pasada en un aparente intento por desviar la atención de la Declaración de Great Barrington, dos funcionarios de la Administración dijeron que equivalía a un respaldo a las políticas de Trump. Insistieron en hablar anónimamente como condición para la participación de la prensa en la conferencia.

El asesor de Trump, Atlas, neurorradiólogo afiliado a la institución conservadora Hoover de la Universidad de Stanford que carece de antecedentes epidemiológicos, dijo en un comunicado que el documento enfatizaba la protección de los vulnerables mientras se reabren las escuelas y la sociedad, y que “esas políticas específicas están alineadas con el presidente”. El Gobierno de Trump ha enviado miles de pruebas rápidas a hogares de ancianos, mientras presiona para que las escuelas vuelvan a abrir.

Atlas ha señalado públicamente en reiteradas ocasiones que es preferible exponer a personas jóvenes y saludables al virus, pero ha dicho que nunca ha alentado a Trump a adoptar una estrategia de inmunidad colectiva específicamente.

Mientras tanto, los principales líderes de salud pública han condenado la inmunidad colectiva. La semana pasada, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, calificó la estrategia de “problemática tanto científica como éticamente”, y señaló que nunca se ha usado antes. Un grupo de 80 científicos calificó la inmunidad colectiva de “una falacia peligrosa sin apoyo de evidencia científica” en un artículo de opinión publicado el miércoles en la revista médica The Lancet. Un camino más seguro hacia la seguridad es la vacunación, dijeron.

Sin atajos

Sin embargo, incluso el intento por lograr la inmunidad colectiva a través de la inmunización podría estar en peligro por la politización de las vacunas.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, ha estimado que, para lograr la inmunidad colectiva, se requerirá que entre 60% y 70% de la población se infecte o se vacune. Pero, en última instancia, la eficacia de una vacuna también será un factor clave, especialmente si confiere protección solo temporal, como una vacuna contra la influenza.

“Cuanto menos efectiva sea, más necesitamos que las personas se vacunen”, dijo Brian Castrucci, presidente y director ejecutivo de la Fundación de Beaumont, centrada en la salud pública. “Simplemente no lo sabemos aún”.

Castrucci dijo que EE.UU. ha confiado en el desarrollo exitoso de vacunas debido a su cultura de “solución rápida”. Pero el país no puede estar seguro de que las vacunas sean la solución definitiva y aún necesita una estrategia general, dijo.

“Esta es nuestra tragedia nacional”, dijo. “Nuestro desastre nacional”.

Nota Original:U.S. Discord Deepens Over Vaccines, Immunity as Virus Rebounds

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.