Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    66,955.02
    +67.12 (+0.10%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.17
    -5.68 (-0.41%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

Critican las nuevas normas chinas para cotizar en el extranjero por lentitud del proceso

FOTO DE ARCHIVO: La entrada de Wall Street a la Bolsa de Nueva York

Por Scott Murdoch, Samuel Shen y Selena Li

SÍDNEY/HONG KONG, 20 feb (Reuters) - Las nuevas normas que establecen cómo las empresas chinas pueden cotizar en el extranjero a menudo implicarán obtener el visto bueno de varios organismos gubernamentales nacionales, lo que podría dar lugar a un largo proceso de aprobación, dicen los banqueros de inversión.

Por un lado, las normas aportan claridad tras las medidas reguladoras adoptadas por Pekín desde mediados de 2021, que han ralentizado las salidas a bolsa de empresas chinas en Estados Unidos.

Pero mientras que antes de las nuevas medidas había muy pocos requisitos normativos, ahora las empresas tienen que superar más obstáculos. Estos obstáculos, combinados con las tensiones entre Estados Unidos y China en torno a una multitud de cuestiones que van desde los presuntos globos espía a los roces comerciales, hacen improbable que una avalancha de empresas chinas busquen salir a bolsa en Nueva York.

PUBLICIDAD

"No es una noticia emocionante porque ahora hay que pasar por procedimientos adicionales complicados", dijo Guo Yi, director de operaciones de Univest Securities, un banco de inversión que ayuda a las empresas chinas a cotizar en Nueva York.

Las normas definitivas, que entrarán en vigor el 31 de marzo, estipulan que las empresas que quieran cotizar en mercados como Estados Unidos o Hong Kong tendrán que presentar una solicitud a la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) y obtener la aprobación de otros reguladores pertinentes.

"Antes sólo había que preocuparse de crear una estructura en el extranjero para cotizar. Ahora hay que informar de todo", afirma Guo.

Según Winston Ma, profesor adjunto de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York (NYU), con las nuevas normas, un gran número de autoridades gubernamentales intervendrán en la aprobación de los solicitantes que quieran captar capital a través de la popular vía de las VIE.

Las llamadas estructuras de entidad de interés variable (VIE, por sus siglas en inglés) son habituales entre las empresas tecnológicas chinas que cotizan en el extranjero, como Alibaba Group Holding Ltd y JD.com Inc, ya que permiten a las empresas eludir las restricciones chinas a la inversión extranjera en determinados sectores.

Otros organismos que podrían participar en el proceso de aprobación de las VIE son la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, que supervisa la propiedad extranjera en las empresas chinas, la Administración del Ciberespacio de China (CAC) y los reguladores de sectores específicos, dijo Ma.

La participación de más reguladores además de la CSRC también podría generar más incertidumbre en torno a la aprobación, ya que algunos organismos podrían tener prioridades diferentes, como la seguridad nacional o la protección de datos, dijeron los banqueros.

La CSRC no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters.

¿NUEVA YORK O CHINA?

Nueva York ha sido durante décadas un lucrativo lugar de cotización para las empresas chinas, atraídas por su gran liquidez y el prestigio de vender acciones en la mayor economía del mundo.

A mediados de 2021, esta situación se paralizó cuando la empresa de transporte de pasajeros Didi Global siguió adelante con su debut en bolsa a pesar de que las autoridades chinas le habían instado a suspenderla, lo que provocó una reacción violenta de las autoridades y la retirada de Didi del mercado estadounidense.

Según datos de Refinitiv, el año pasado las empresas chinas cotizaron en EEUU por un valor inferior a 230 millones de dólares, lo que supone un enorme descenso respecto a los 12.900 millones de dólares de 2021.

Promulgadas a raíz de la debacle de Didi, las normas actuales también exigen que las empresas con datos de más de 1 millón de clientes se sometan a una revisión de la CAC antes de poder vender acciones en el extranjero.

Wilson Yu, inversor de capital riesgo en una startup que trabaja en software para la conducción inteligente, dijo que la startup está ahora buscando una cotización nacional en lugar de Nueva York, que había sido considerada anteriormente.

"No creo que la cotización en el extranjero de la empresa reciba el visto bueno de los reguladores chinos debido a la seguridad de los datos. China no quiere que las empresas con datos sensibles coticen en el extranjero", afirma.

Sin embargo, a pesar de la perspectiva de más burocracia, algunos asesores señalan que las directrices son claras y son preferibles a la incertidumbre regulatoria que ha prevalecido desde mediados de 2021.

"Exigir la aprobación de más reguladores es una carga adicional que las empresas cumplirán, ya que las directrices de los reguladores chinos son relativamente claras en cuanto a los requisitos para cotizar en bolsa", afirma Frank Bi, socio del bufete de abogados Ashurst.

(Reportes de Scott Murdoch en Sydney, Samuel Shen en Shanghai y Selena Li en Hong Kong; edición de Sumeet Chatterjee y Edwina Gibbs, editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdansk)