U.S. markets close in 5 hours 41 minutes
  • S&P 500

    4,360.41
    -72.58 (-1.64%)
     
  • Dow Jones

    34,056.92
    -527.96 (-1.53%)
     
  • Nasdaq

    14,744.43
    -299.54 (-1.99%)
     
  • Russell 2000

    2,191.47
    -45.40 (-2.03%)
     
  • Petróleo

    70.92
    -1.05 (-1.46%)
     
  • Oro

    1,759.70
    +8.30 (+0.47%)
     
  • Plata

    22.30
    -0.04 (-0.17%)
     
  • dólar/euro

    1.1719
    -0.0012 (-0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    1.3260
    -0.0440 (-3.21%)
     
  • dólar/libra

    1.3663
    -0.0075 (-0.55%)
     
  • yen/dólar

    109.5990
    -0.2960 (-0.27%)
     
  • BTC-USD

    43,908.03
    -3,678.16 (-7.73%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,096.04
    -38.35 (-3.38%)
     
  • FTSE 100

    6,889.60
    -74.04 (-1.06%)
     
  • Nikkei 225

    30,500.05
    +176.75 (+0.58%)
     

Refinanciar tu hipoteca: cuándo vale la pena y cuándo puede ser una mala idea

·Colaboradora
Refinanciar la hipoteca puede ser una buena opción para las familias, pero hay que tener en cuenta diferentes factores para calcular si realmente merece la pena. Foto: Getty Images.
Refinanciar la hipoteca puede ser una buena opción para las familias, pero hay que tener en cuenta diferentes factores para calcular si realmente merece la pena. Foto: Getty Images.

La Reserva Federal de Estados Unidos recortó las tasas de interés a finales de julio, algo que no sucedía desde 2008, y mostró su disposición a reducir aún más el costo del dinero si llega a ser necesario.

Esto tuvo un impacto en las tasas hipotecarias del país, que descendieron con fuerza, por lo que algunos expertos empezaron a hablar de la refinanciación de la hipoteca como una opción interesante para las familias.

Refinanciar tu casa puede ser la forma de recibir dinero extra y reducir los pagos de tu préstamo de vivienda, o una manera de perder dinero y aumentar tu deuda hipotecaria.

Cuando se refinancia una propiedad se paga el préstamo inicial con una nueva hipoteca que se calcula sobre la base de los intereses vigentes. El trámite tiene requisitos y costos similares a los del primer préstamo.

Refinanciar tu casa puede ser una excelente estrategia financiera, pero solo si evalúas los siguientes factores:

Cuánto cuesta refinanciar y cuánto ahorras

Refinanciar tu casa puede costar de tres a cinco por ciento del monto total del nuevo préstamo hipotecario, además de gastos no negociables por tasación, revisión de título, y tarifas de solicitud.

Es un proceso que cobra sentido si planeas quedarte en la propiedad por varios años.

Sin embargo, si tienes una hipoteca con tasa de interés ajustable (ARM, por sus siglas en inglés), piensas quedarte con la propiedad por muchos años y además los puntos de interés están significativamente más bajos, entonces refinanciar lo más pronto posible sería tu mejor opción para aprovechar la baja de los intereses.

Diferencia en puntos de interés

Es sabido que los intereses hipotecarios se han mantenido bajos por varios años en los Estados Unidos y aunque son muchas las especulaciones sobre cuánto y cuándo subirán, es imposible predecirlo con certeza.

Los cambios en los puntos de interés son determinados por la suma de elementos como la demanda y la oferta de viviendas; el mercado bursátil; la inflación; la economía del país y las decisiones de la Reserva Federal.

Tradicionalmente muchos prestamistas consideran que deberías refinanciar si el interés del mercado hipotecario está un punto por debajo del que recibiste en tu préstamo inicial. Lo cual sería buena idea si estuvieramos hablando de una casa de un millón de dólares, donde un uno por ciento menos puede representar un ahorro de cientos de dólares cada mes.

Si lograr dinero extra refinanciando tu hipoteca va a suponer un aumento de tu consumo, por ejemplo, puede que sea mejor que no lo hagas. Foto: Getty Images.
Si lograr dinero extra refinanciando tu hipoteca va a suponer un aumento de tu consumo, por ejemplo, puede que sea mejor que no lo hagas. Foto: Getty Images.

Sin embargo, la diferencia de un punto de interés sería mínima en lo pagos mensuales de una vivienda de aproximadamente cien mil dólares. Imagina cuántos años tendrían que pasar para compensar los gastos del cierre.

Es preferible que consideres refinanciar si la tasa de interés está dos puntos por debajo de la que aparece en tu préstamo original.

Si el valor de la propiedad es mayor

Considera refinanciar si el precio de tu casa ha aumentado en forma significativa. En estos casos puedes lograr un refinanciamiento con retiro de efectivo. Pero ten en cuenta que al hacerlo adquieres un préstamo más costoso porque a la nueva hipoteca se le sumará lo que recibas en efectivo. No se trata de una ganancia traspasada a ti directamente.

Por ejemplo, imaginemos que compraste una casa por 300.000 dólares, hiciste un pago inicial de 80.000 dólares y has ido pagando un total de 120.000 dólares, quiere decir que solo debes 100.000 dólares en tu hipoteca.

Como tu casa ahora es más valiosa, es posible que puedas refinanciar tu hipoteca de 100.000 dólares por una de 130.000 dólares, la diferencia será el dinero que recibas en efectivo. En este caso tu cheque será por 30.000 dólares.

Nuevo préstamos, nuevos plazos

Si bien la refinanciación de una hipoteca con tasa de interés más baja puede ahorrarte dinero cada mes, es importante que evalúes el costo final del nuevo préstamo pues tenderá a extenderse en el tiempo y con él los intereses que terminarán representando un costo de miles de dólares para ti.

La decisión de refinanciar tu hipoteca es algo que depende única y exclusivamente del dinero que "ganarás" o "perderás" con la operación. Foto: Getty Image.
La decisión de refinanciar tu hipoteca es algo que depende única y exclusivamente del dinero que "ganarás" o "perderás" con la operación. Foto: Getty Image.

Si ya te quedan 10 años para pagar tu préstamo de vivienda y con la nueva hipoteca extiendes los pagos a 30 años, terminarás asumiendo intereses por 20 años más.

Haz una evaluación de tus finanzas y calcula el menor tiempo en que podrías pagar el monto adeudado para que tu nueva hipoteca se reduzca al tiempo mínimo, o realiza pagos extras cada año que acorten el tiempo del préstamo. De otro modo, terminarás pagando mucho más por tu casa.

Cómo invertir el dinero del refinanciamiento

Si obtienes efectivo por tu refinanciamiento y además ahorras unos cientos de dólares al mes con la nueva hipoteca, el peligro puede estar en tus hábitos de consumo.

El problema con el efectivo es que la tentación de gastar es muy grande. Si eres disciplinado y realmente usas el dinero en forma inteligente, refinanciar puede ser un buen movimiento financiero. De otro modo, solo será otra forma de perder miles de dólares.

Otra ventaja de refinanciar es que las transacciones de refinanciamiento de hipotecas en efectivo pueden ser deducibles de impuestos.

Desde el 2017 los préstamos con garantía hipotecaria ya son deducibles de impuestos si se puede probar que fueron invertidos en grandes mejoras para la casa. En cambio, si el dinero recibido del refinanciamiento se usa para pagar tarjetas de crédito con intereses altos o para cualquier otro gasto, tendrás que pagar impuestos por el mismo.

Recuerda que para hacer de tu casa una de tus más grandes inversiones de vida debes siempre estar en la búsqueda de formas de reducir la deuda, ahorrar dinero, generar ganancia y disminuir hasta eliminar el pago de tu hipoteca. Sacar efectivo de su capital cuando refinancias no ayuda a alcanzar ninguno de estas metas a no ser que lo hagas para mejoras que aumenten su valor más allá de los gastos de refinanciamiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.