U.S. markets open in 6 hours 39 minutes
  • F S&P 500

    4,126.75
    +3.25 (+0.08%)
     
  • F Dow Jones

    33,927.00
    -7.00 (-0.02%)
     
  • F Nasdaq

    12,535.75
    +20.25 (+0.16%)
     
  • RTY=F

    1,966.20
    +1.10 (+0.06%)
     
  • Petróleo

    75.18
    +1.07 (+1.44%)
     
  • Oro

    1,886.10
    +6.60 (+0.35%)
     
  • Plata

    22.41
    +0.17 (+0.76%)
     
  • dólar/euro

    1.0734
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6340
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    19.43
    +1.10 (+6.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2025
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • yen/dólar

    132.0910
    -0.5160 (-0.39%)
     
  • BTC-USD

    22,925.62
    +66.95 (+0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    526.41
    +1.27 (+0.24%)
     
  • FTSE 100

    7,836.71
    -65.09 (-0.82%)
     
  • Nikkei 225

    27,685.47
    -8.18 (-0.03%)
     

Cuarenta años después, Ke Huy Quan vuelve a ser un astro

KE HUY QUAN (AP)
KE HUY QUAN (AP)

Ke Huy Quan se esfuerza por no llorar.

Ha llorado mucho últimamente. Quan tiende a conmoverse cada vez que revisa el giro radical que ha tenido su vida. Desde que “Everything Everywhere All at Once” (“Todo en todas partes al mismo tiempo”) se estrenó en cines este año Quan, de 51 años, quien hace décadas fue el niño estrella de “Indiana Jones and the Temple of Doom” (“Indiana Jones y el templo maldito”) y Data en “Goonies” (“Los Goonies”) — ha estado “sobrepasado por las emociones cada día”, dijo.

“No creía que fuera a llegar este día. Es un día que anhelé por tanto tiempo, por décadas. Y finalmente está aquí”, dijo Quan. “Cuando tienes un sueño y de alguna manera lo entierras porque crees que no se volverá realidad, ver que al final de cuentas se hace realidad es increíble”.

“Lloro mucho”, dijo.

Quan fue uno de los rostros, y voces, más indelebles de la década de 1980. Tenía 12 años cuando fue elegido para ser el compinche del personaje con sombrero de Harrison Ford en “Temple of Doom”. Su hermano menor, David, había hecho la audición para el papel, pero Ke llamó la atención de Spielberg. Quan también actuó en “Goonies” de 1985, pero tras estas dos películas le ofrecieron pocos papeles. Para cuando Quan era veinteañero había desaparecido de pantalla. Enfrentó dificultades para encontrar su lugar en una época en la que los papeles eran escasos para los actores estadounidenses de origen asiático. Quan, quien nació en Vietnam, se convirtió en una celebridad de las listas de “¿Dónde están ahora?”.

Quan terminó por renunciar a la actuación. Regresó a la escuela para estudiar cine en la Universidad del Sur de California y empezó a trabajar detrás de cámaras. Pasaron veinte años antes de que volviera a actuar. Pero cuando Quan tenía 49 años decidió dar una última oportunidad a la actuación. Dos semanas después consiguió su papel en “Everything Everywhere All at Once”.

Ahora Quan no es sólo un actor en función, tiene varios papeles en puerta, y ha sido celebrado por una de las mejores actuaciones del año por “Everything Everywhere All at Once”. En el filme interpreta a Waymond, el esposo sumiso que en multiversos se transforma en un héroe con riñonera (cangurera) y en un galán al estilo de “In the Mood for Love” (“Deseando amar”). Quizá han pasado décadas, pero la presencia dulce y sincera de Quan todavía brilla en pantalla.

El actor ha sido galardonado en los Premios Gotham, los Premios del Círculo de Críticos de cine de Nueva York y fue nominado para un Premio Spirit. Después de pasar gran parte de su vida adulta buscando una segunda oportunidad, Quan podría ser el favorito para ganar un Premio de la Academia a mejor actor de reparto.

“La mayor parte del tiempo todo lo que quería era un empleo”, dijo Quan. “Simplemente una oportunidad para actuar, para mostrarle a la gente lo que puedo hacer. Esta película, ‘Everything Everywhere All at Once’, me ha dado mucho más de lo que pude pedir”.

Durante una entrevista por Zoom en su día libre durante el rodaje de “Electric State” de Anthony y Joe Russo en Atlanta, la esposa de Quan estaba fuera de cámara diciéndole: “¡No llores, no llores!”. Quan lo intentó, pero al reflexionar en su extraordinaria historia, no lo conseguía.

“Hay tanta gente ahí afuera que duda de sí misma, que tienen sueños que han abandonado o que no creían que harían realidad”, dijo Quan, con la voz entrecortada. “Espero que mi historia inspire a esa gente”.