U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,544.90
    -4.88 (-0.11%)
     
  • Dow Jones

    35,677.02
    +73.94 (+0.21%)
     
  • Nasdaq

    15,090.20
    -125.50 (-0.82%)
     
  • Russell 2000

    2,291.27
    -4.92 (-0.21%)
     
  • Petróleo

    83.98
    +1.48 (+1.79%)
     
  • Oro

    1,793.10
    +11.20 (+0.63%)
     
  • Plata

    24.39
    +0.22 (+0.91%)
     
  • dólar/euro

    1.1648
    +0.0018 (+0.15%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6550
    -0.0210 (-1.25%)
     
  • dólar/libra

    1.3759
    -0.0036 (-0.26%)
     
  • yen/dólar

    113.4600
    -0.5280 (-0.46%)
     
  • BTC-USD

    61,056.35
    -1,568.78 (-2.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,453.34
    -49.69 (-3.31%)
     
  • FTSE 100

    7,204.55
    +14.25 (+0.20%)
     
  • Nikkei 225

    28,804.85
    +96.27 (+0.34%)
     

El daño que hacen las personas no vacunadas a enfermos graves en hospitales saturados

·5  min de lectura

A la presente oleada de covid-19 se le ha dado en llamar la "pandemia de los no vacunados", por ser esas personas la enorme mayoría de quienes actualmente enferman gravemente y llegan a fallecer.

Pero esa noción es un tanto equívoca: aunque en un porcentaje reducido, personas vacunadas también se contagian de covid-19 y también una proporción comparativamente muy pequeña de quienes enferman deben ser hospitalizados o incluso mueren.

Personal médico atiende a un paciente de covid-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de California. La avalancha de pacientes de covid-19, la mayoría no vacunados, ha reducido de modo ominoso la capacidad de atención de los hospitales. (Getty Images)
Personal médico atiende a un paciente de covid-19 en una unidad de terapia intensiva en un hospital de California. La avalancha de pacientes de covid-19, la mayoría no vacunados, ha reducido de modo ominoso la capacidad de atención de los hospitales. (Getty Images)

En paralelo, la gran cantidad de personas no vacunadas que contraen covid-19 y deben ser hospitalizados está saturando peligrosamente la capacidad de los hospitales en muchas regiones de Estados Unidos, lo que merma la disponibilidad de servicios médicos (a veces de modo dramático) para atender a pacientes de otras enfermedades.

En todo caso, todo ello resulta muy exasperante si se considera que con la vacunación se puede prevenir la gran mayoría de las hospitalizaciones y muertes por covid-19 y si las personas que no se han vacunado y enfermaron lo hubieran hecho, no solo se habría prevenido la saturación de hospitales sino que se habría evitado la mayor parte del sufrimiento que ello ha generado, incluido fallecimientos y, también, contagios y afectaciones a personas ya vacunadas.

El impacto que tienen las personas no vacunadas contra el covid-19 en la sí vacunadas ha llamado por ello notoriamente la atención, y se han alzado voces que han denunciado la irresponsabilidad de los primeros y el daño que por ello sufren los segundos.

Por ejemplo, según relató la televisora WYMT, en Illinois Candace Ayers, de 66 años, falleció recientemente de covid-19 pese a estar vacunada, uno de los raros casos en que eso sucede. Su familia culpó de su muerte a las personas no vacunadas que la contagiaron.

En el obituario que se publicó en memoria de Ayers, sus familiares escribieron que "ella fue precedida en su muerte por más de 4,531,799 personas infectadas de covid-19. Ella estaba vacunada pero fue contagiada por otros que eligieron no vacunarse. El costo de ello fue su vida".

"Todo esto es prevenible… La gente lo ha politizado y lo ha vuelto algo político. Ellas son las personas [que se oponen a ser vacunadas] que han perpetuado el ciclo de dolor de nuestra familia y de muchas otras", dijo la familia de Ayers.

Y en Iowa, la viuda de Gary Keplinger, quien falleció de covid-19, acusó a "personas no vacunadas y que no usaban mascarillas" como las responsables de haber infectado a su marido y de haber "innecesariamente recortado" su vida, reportó la agencia AP.

Esos son solo dos trágicos ejemplos de la culpa que muchos le están asignando a los no vacunados en el contexto de la pandemia contra el covid-19.

Personas esperan afuera de un hospital en Houston, Texas, en donde debieron instalarse tiendas en el exterior para poder atender un flujo excesivo de pacientes con covid-19. (Getty Images)
Personas esperan afuera de un hospital en Houston, Texas, en donde debieron instalarse tiendas en el exterior para poder atender un flujo excesivo de pacientes con covid-19. (Getty Images)

La saturación de hospitales es otro fenómeno conectado a ello.

De acuerdo con la televisora CBS News, hospitales en varios estados no pueden ya prestar atención médica oportuna y adecuada a pacientes de otros padecimientos por estar desbordados atendiendo enfermos de covid-19, personas que si hubiesen sido vacunadas antes no habrían, en su muy amplia mayoría, tenido que ser hospitalizadas.

CBS cuenta como Seth Osborn, de 12 años, tuvo que esperar más de seis horas para que se le pudiera asignar una cama mientras padecía una fuerte apendicitis y se retorcía del dolor, porque en el hospital de Florida al que lo llevó su padre Nathaniel Osborn estaba saturado por pacientes de covid-19, la mayoría de ellos no vacunados.

Otro caso es el de Ray Demonia, de 73 años, que sufrió un ataque cardiaco. En Alabama, por la gran cantidad de pacientes con covid-19 no quedaba ninguna cama de terapia intensiva disponible para atender a Demonia y su familia, luego de llamar a 453 hospitales en tres estados, logró que el paciente fuera transferido a un hospital en Mississippi, donde falleció el pasado 1 de septiembre.

Es posible que si hubiese sido atendido de modo expedito no habría perdido la vida. Es decir, si quienes acabaron hospitalizados por covid-19 allí se hubieran vacunado antes, no habrían en su gran mayoría que ir a dar al hospital y los centros médicos no estarían saturados.

En Idaho, indica la televisora NBC News, también se ha agotado la capacidad de camas de terapia intensiva y los pacientes que necesitan atención deben ser enviadas a estados vecinos, donde en muchos casos también se sufre escasez de camas. La situación es allí tensa y dramática.

Todo ello, vale reiterar, era y es prevenible: si las personas que actualmente están hospitalizadas, o deberán serlo, por covid-19 se hubiesen vacunado, gran parte de ese sufrimiento, y la saturación de los centros de salud, se habría evitado.

Vacunarse contra el covid-19 es por ello imperativo y la vacuna está ampliamente disponible para los estadounidenses de 12 años o más. La vacuna en efecto salva vidas y previene sufrimiento. Y crece la sensación de que no vacunarse es una severa irresponsabilidad que está causado estragos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.