U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,601.75
    +0.25 (+0.01%)
     
  • F Dow Jones

    28,857.00
    +56.00 (+0.19%)
     
  • F Nasdaq

    11,006.25
    -29.25 (-0.27%)
     
  • RTY=F

    1,672.20
    +2.40 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    81.99
    +2.50 (+3.15%)
     
  • Oro

    1,672.10
    +0.10 (+0.01%)
     
  • Plata

    19.09
    +0.06 (+0.29%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • Volatilidad

    31.62
    -0.22 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.1139
    -0.0027 (-0.24%)
     
  • yen/dólar

    144.8420
    +0.1130 (+0.08%)
     
  • BTC-USD

    18,988.17
    -318.87 (-1.65%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.89 (-1.84%)
     

Desde su cultivo hasta el embotellado, la cerveza necesita 180 litros de agua

·2  min de lectura

La cerveza es una de las bebidas más populares en México, la industria aporta 1.5% del PIB en el país y somos el mayor exportador, incluso por encima de Alemania e Irlanda.

La producción de la bebida, desde su cultivo hasta el embotellamiento, necesita alrededor de 180 litros de agua; sin embargo, algunos países podrían estar ocupando hasta 280 litros.

Además, se estima que por cada litro de cerveza se necesitan de 3 a 5 litros de agua, dependiendo del método de producción y la variedad de cerveza que se produzca, según World Wildlife Foundation.

Se puede gastar menos agua sin poner en riesgo a la cerveza

Jesús Riezco, director de la División Nalco Water de Ecolab, asegura que es posible mantener un nivel más bajo de agua para la producción de cerveza sin afectar la calidad.

Riezco asegura que existen procesos que pueden ocupar solo un tercio del consumo total del agua que se necesita.

«Aunque la cerveza no es la bebida que más consume agua para su producción, sí es completamente factible reducir considerablemente su utilización en la parte que tiene que ver con limpieza, lavado y desinfección de botellas y equipo de envasado», dijo.

Lo anterior se debe a que uno de los principales retos de las embotelladoras es la generación de biopelículas, que es una capa de residuos que se crean a partir de la cerveza que se derrama en el proceso de llenado.

Siendo el ambiente idóneo para que crezcan bacterias y microorganismos, lo que compromete la higiene del producto, y su limpieza necesita gran cantidad de agua.

Ahorrar en agua también significa una reducción de gastos de producción

Como ejemplo de una solución, Riezco contó que en Orizaba, Veracruz, una embotelladora resolvió el problema de la mano de Ecolab, a través de un sistema de aspersión de secuenciada y automatizada que disminuye el riesgo de provocar un paro de producción.

La empresa ahorró 27,000 dólares por año en solo esa planta y se proyecta un ahorro en otros equipos de cerca de 621,000 dólares.

«Estas soluciones impactan en el ahorro de recursos y la reducción de costos, lo que contribuye a ser más sustentables desde una perspectiva medioambiental«, dijo Riezco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así se hace la cerveza artesanal