U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,136.48
    -43.28 (-1.04%)
     
  • Dow Jones

    33,926.01
    -127.93 (-0.38%)
     
  • Nasdaq

    12,006.96
    -193.86 (-1.59%)
     
  • Russell 2000

    1,985.53
    -15.69 (-0.78%)
     
  • Petróleo

    73.23
    -2.65 (-3.49%)
     
  • Oro

    1,865.90
    -50.40 (-2.63%)
     
  • Plata

    22.40
    -1.22 (-5.17%)
     
  • dólar/euro

    1.0798
    -0.0113 (-1.04%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5320
    +0.1360 (+4.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2056
    -0.0173 (-1.41%)
     
  • yen/dólar

    131.1500
    +2.5460 (+1.98%)
     
  • BTC-USD

    23,195.63
    -264.56 (-1.13%)
     
  • CMC Crypto 200

    535.42
    -1.43 (-0.27%)
     
  • FTSE 100

    7,901.80
    +81.64 (+1.04%)
     
  • Nikkei 225

    27,509.46
    +107.41 (+0.39%)
     

La cumbre de la ONU busca un pacto mundial para proteger la naturaleza

Una extensión de selva amazónica arde mientras es despejada por agricultores en Itaituba

Por Gloria Dickie y Allison Lampert

MONTREAL, 6 dic (Reuters) - Varios países se reúnen el martes en una conferencia clave de la ONU sobre la naturaleza en Montreal, con el objetivo de negociar un nuevo acuerdo mundial para proteger lo que queda de la vida silvestre y espacios naturales en la Tierra.

Los negociadores esperan que la cumbre de dos semanas de duración, conocida como COP15, permita alcanzar un acuerdo que garantice que en 2030 haya más "naturaleza" —animales, plantas y ecosistemas sanos— que en la actualidad. Pero la forma de conseguir y medir ese progreso deberá ser acordada por los 196 Estados del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU.

¿Cómo se traduce "naturaleza positiva" en un término real que podamos medir?", dijo Basile van Havre, uno de los copresidentes del grupo encargado de redactar el acuerdo. "Eso es lo que estamos haciendo con la creación de los nuevos objetivos".

Más de 10.000 participantes, entre los que se encuentran autoridades gubernamentales, científicos y activistas, asistirán a la cumbre que comenzará el miércoles y se prolongará hasta el 19 de diciembre.

Las conversaciones se producen tras años de negociaciones y llamamientos de ecologistas y empresas para proteger los recursos naturales y detener lo que los científicos han denominado la sexta extinción masiva.

Más de un millón de especies están ahora en peligro de extinción, desapareciendo a un ritmo que no se había visto en 10 millones de años. Hasta el 40% de la superficie terrestre del planeta se considera degradada, según una evaluación de las Perspectivas Mundiales de la Tierra de la ONU de 2022.

"Necesitamos que los Estados adopten una misión clara y urgente para detener y revertir la pérdida de biodiversidad para 2030", dijo Eva Zabey, directora ejecutiva de Business for Nature, una coalición mundial de empresas y grupos conservacionistas.

Como muchos otros activistas, Zabey pidió "un acuerdo internacional ambicioso, claro y aplicable", similar al Acuerdo de París sobre el cambio climático. "No podemos permitirnos desperdiciar lo que podría ser un momento histórico" en Montreal.

PUNTOS CONFLICTIVOS

Las conversaciones de la ONU sobre la biodiversidad, que se celebran cada dos años, nunca han acaparado la misma atención que el principal foco de atención medioambiental del mundo: las conversaciones anuales de la ONU sobre el cambio climático. Sin embargo, cada vez hay más conciencia de que la protección de la naturaleza y el control del cambio climático van de la mano.

Los ecosistemas sanos, como los bosques y las praderas marinas, son fundamentales para controlar el calentamiento global. Al mismo tiempo, el aumento de las temperaturas globales amenaza cada vez más a muchos ecosistemas, así como a las especies incapaces de adaptarse rápidamente o de trasladarse a climas más fríos.

La ONU espera persuadir a todos los países para que se comprometan a conservar al menos el 30% de sus zonas terrestres y marinas para 2030, un objetivo que se suele denominar '30 por 30'. En la actualidad, solo un 17% de la superficie terrestre del mundo está bajo algún tipo de protección, mientras que menos del 8% del océano mundial está protegido.

También se están considerando otros 22 objetivos potenciales, desde la reducción del uso de pesticidas hasta la cancelación de unos 500.000 millones de dólares en subvenciones para actividades que causan daños a la naturaleza.

No obstante, el borrador del acuerdo sigue estando plagado de frases entre corchetes, lo que indica una falta de acuerdo y un debate continuo sobre cientos de puntos, según los negociadores. Algunos de los aspectos más difíciles son la manera de garantizar que los países pobres dispongan de la financiación necesaria para restaurar las zonas degradadas, la pertinencia de incluir esfuerzos para frenar las emisiones que provocan el calentamiento climático y la necesidad de imponer un plazo para la eliminación de los pesticidas.

Incluso el objetivo de '30 por 30' se complica en los detalles, dado que algunos países tienen vastas zonas terrestres u oceánicas repletas de vida silvestre, mientras que otros no.

"Hay muchas cosas que no se han acordado", dijo Sue Lieberman, vicepresidenta de política internacional de la organización sin ánimo de lucro Wildlife Conservation Society. "Va a ser un proceso muy difícil".

A diferencia de las conversaciones de la ONU sobre el clima, en la cumbre de Montreal habrá pocos dirigentes mundiales, lo que, según los negociadores, podría dificultar la consecución de un acuerdo ambicioso.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, tiene previsto asistir a una parte de la cumbre, según informó su Gobierno.

China debía celebrar la cumbre en la ciudad de Kunming, pero pospuso el evento cuatro veces desde su fecha original en 2020 debido al COVID antes de aceptar celebrar las conversaciones en Montreal.

Mientras tanto, la policía de Montreal ha colocado una valla de 3 metros alrededor de la sede de la cumbre, el Palais des Congrès, y prevé que miles de estudiantes protestarán en las calles de Montreal con el fin de exigir un acuerdo para proteger la naturaleza.

(Información de Gloria Dickie; información adicional de Jake Spring en Sao Paulo y Simon Jessop en Londres; editado en español por Flora Gómez)