U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,797.30
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.17
    +0.53 (+2.33%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2710
    -1.0350 (-0.76%)
     
  • BTC-USD

    16,965.47
    -48.61 (-0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Curiosidad y descubrir: las palabras clave de Charly Alberti en conversación con Carlos Mazalán

Charly Alberti es uno de los grandes músicos del rock argentino. Fue baterista de Soda Stereo, una de una de las bandas más representativas de toda Latinoamérica, y hoy sigue conectado a la música liderando Mole, además de ser un ferviente activista en la protección del medio ambiente.

En una nota con RockearLasComunicaciones.net, contó detalles sobre su vida personal y profesional.

-Vamos a hablar sobre temas que tienen que ver con la transformación digital. ¿Cómo la tecnología participó en tu vida?

-Hay algo que tiene que ver con mi personalidad. Desde chico siempre amé el descubrimiento. Tuve y tengo una personalidad bastante solitaria, la paso muy bien conmigo. Mi mamá me decía que a veces, cuando era chiquito, pensaba que no tenía hijo porque todas las mamás tenían a sus hijos varones haciendo quilombo, gritando y ella a veces decía: "¿Qué está haciendo este chico?" Y yo estaba en mi mundo, jugando con el Lego o con el Scalextric. Siempre buscando cosas y tratando de ver y descubrir. Una de las grandes palabras en mi vida es curiosidad. Soy curioso, me apasiona la curiosidad que trae como consecuencia el descubrimiento. Descubrir es una palabra clave, fue rectora en mi vida con la tecnología, con la música, con todo.

-¿Y eso hace que todo el tiempo estés estudiando y curioseando?

-Si, para mí Internet fue una herramienta brutal para expandir al dos millones por ciento todo lo que yo soy. Estoy todo el día investigando cosas.

-¿Cuándo apareció la batería?

-La batería apareció antes de que yo nazca, porque mi papá era un gran baterista reconocido.

-¡Hagamos el momento de homenaje! Porque tu papá, Tito Alberti, fue quien creó el Elefante Trompita.

-Yo me enteré del Elefante Trompita cuando tenía 18 años. Mi papá lo compuso cuando yo era chiquito. Le daba vergüenza porque era un reconocido baterista de jazz y era raro que de golpe Tito Alberti haya escrito una canción para nenes. Entonces se lo dio a alguien para que grabe el tema. Recién cuando yo tenía 18 años me dijo: "Yo hice el Elefante Trompita".

Te decía que la batería estuvo presente desde que nací porque mi papá era baterista; no tuve muchas opciones con eso. Para mí fue algo con lo cual nací y algo que desarrollé de forma orgánica. Al contrario de otros amiguitos que querían hacer algo de música y los padres les decían que no porque "nada de vivir de la música", los prejuicios lógicos que hoy todavía existen en muchas familias, en mi casa fue al revés. La profesión elegida por mí, más allá de la música, había sido ser aviador. Yo quería ser piloto de combate, quería volar los Mirage y no pude porque soy daltónico. Ahí también está presente la tecnología: ser piloto de avión es ser casi un científico del aire.

-¿Creés en esta nueva vida en beta? Donde no tengo que llegar a lo perfecto y salir.

-Me parece que la vida es así. La vida está en beta todo el tiempo porque la perfección está dentro de tus límites, es relativa, no existe, porque algo que a mí me parece perfecto a vos te parece una basura. La vida está en beta, nacés y empezás a estar en beta y vas tratando de mejorar.

Lo ves, por ejemplo en una gira, ensayás durante una cantidad de meses, tenés el show completo, arrancaste la gira y el primer show es de una forma, 20 shows después es otro, entendiste millones de cosas.

Charly Alberti es uno de los grandes músicos del rock argentino

-¿A qué tema no le apostabas nada y explotó? ¿De qué no tenías expectativa y fue tremendo?

-Lo que pasa es que uno no tiene expectativa por nada o hay mucha expectativa por todo. Sabés que hay temas que pueden provocar más escucha o atracción que otros porque son teóricamente un poco más "pegadizos".

Con Mole, que es la banda que tengo con mi hermano, decidimos el año pasado grabar en el estudio en casa. Estoy grabando y mezclando yo. Por primera vez en mi vida, estoy haciendo de ingeniero, otro paso más allá. Tenemos una cantidad de temas que tratamos de agruparlos internamente y lo que pasó fue que veníamos sacando los que estaban todos estéticamente dentro de una línea y ahora acabamos de sacar uno que se llama "Atmósfera" que para nosotros iba a ser difícil, y estalló. Entonces, no sabés realmente dónde está el punto de contacto con la gente, porque cuando hacés música, en realidad estás hablando de emociones.

-Hay tantos talentos. Grabar el disco es la primera parte de una larga historia, ¿no?

-Está lleno de buenos músicos que no tienen éxito por su personalidad. Ser músico y tener éxito no depende de hacer un buen tema, por eso la unión que teníamos con Gustavo era tan impresionante. Los dos buenos músicos, con Zeta que era la unión, la solidez a esa pelea y competencia que había entre Gustavo y yo. Gustavo tenía una mayor autoridad en la parte de la música y yo en todo lo que era producción. Todo lo bueno que tenía la música era potenciado por giras perfectas, por comunicación perfecta o lo mejor que se podía hacer. Eso era Soda Stereo. No solamente ibas a ver una buena banda que te gustaban los temas, todo lo que vos veías estaba perfectamente cuidado, y por ahí el 80% de cosas no era música.

-¿Cómo se empieza a meter la tecnología? Llegaste a ser Apple Master, estuviste con Steve Jobs. Contamos un poco de eso.

-La tecnología empezó a aparecer de la mano de la curiosidad y tuvo que ver con que los 80 fue un momento de explosión tecnológica para los músicos. En ese momento, aparecieron un montón de cosas que cambiaron para siempre la forma de hacer música. Son herramientas. Salieron bandas que las tomaban para hacer el total de su música como "Depeche mode", que es algo maravilloso. Que ellos usen esas herramientas no los convierte en un DJ berreta que lo único que hace es pasar dos temas y poner dos bombitos.

La tecnología de la música fue el primer canal donde me pude empezar a desarrollar. Fui pionero en la implementación de la tecnología en la música en Latinoamérica por lejos. Fui el primer baterista en tocar con baterías electrónicas en estadios grandes. Fui pionero en la creación de baterías electrónicas, cuando recién habían empezado a salir en el mundo, empecé a trabajar con un amigo y me hice mi primera batería electrónica que use con Soda. Ahí entra la tecnología a mi vida. Después compre una computadora Sinclair, no sabía para qué servía pero pasé por un negocio, la vi y dije: "Este es el futuro, es por acá" y empecé a estudiar Basic. Eso fue lo que me llevó a la apertura de un montón de cosas y después la curiosidad de seguir viendo y analizando qué podía hacer. El otro día fui a Roland, la compañía de instrumentos en EE.UU., y me emocioné porque el presidente me dijo: "Charly, vos sos un prócer para nosotros, porque fuiste el primer baterista en utilizar nuestras baterías en estadios grandes cuando nadie utiliza batería electrónica".

Charly Alberti contó detalles sobre su vida personal y profesional en Rockear Las Comunicaciones

¿Cuál es el paso donde la tecnología ayuda al entretenimiento?, ¿Cómo se abrazan?

-La verdad es: qué ganaste y qué perdiste. Por lo menos, desde el lado de la música ganaste contacto con el público, no dependés de alguien. Por ejemplo, hoy con Mole no tengo compañía de disco, sale bajo URL Records, que soy yo. Hoy somos nosotros posteando. Sí tenemos una empresa de las que se llaman agregadoras, que son las que tienen una plataforma en donde vos cargás la música y tu arte y ellos te lo ponen en 250 tiendas en todo el mundo. Porque no solamente es Spotify, hay un montón de tiendas.

Spotify es muy importante en Latinoamérica; en EE.UU. es muy importante Apple; en Europa hay otras tiendas. Eso está buenísimo, pero por ejemplo en el caso de Spotify a los músicos nos pagan una miseria. Hoy más que nunca el negocio es para las compañías de discos, porque se han comprado todos los catálogos y como tienen muchísimos artistas, todo eso que está sonando les da una cantidad de dinero mensual inconmensurable. Están ganando más plata ahora. Incluso durante la pandemia, que los músicos no ganaban ni un peso porque no podían tocar en ningún lado, las compañías estaban en un momento increíble, porque era donde la gente más escuchaba música y veía streamings. Entonces, hoy se puso mucho más injusto para el músico, para el creador de contenido la economía de "escuchá mi música''. Se escucha más música que nunca en el planeta pero los músicos ganan menos plata que nunca, de cualquier género.

-Antes, los músicos reconocidos ganaban mucho más que aquellos que no eran tan famosos. Hoy en día, ¿Se democratiza o distribuye mejor?

-Hoy en día, los músicos no reconocidos ganan cero pesos y aquellos que antes ganaban más por ser famosos, ganan menos.

Las bandas que hoy en día ganan dinero son muchas menos. Antes, un disco podía no performar muy bien, pero llegaba un dinero. Hoy si no tienes 100 millones de escuchas no ganás nada, porque las empresas pagan muy poco; si aunque sea pagaran 1 centavo de dólar por cada vez que alguien escucha tu música. Por ejemplo, Paulo Londra cobró 3 millones de dólares porque tuvo éxito con un tema con 650 millones de escuchas. Está en un género donde están todos los chicos escuchando. Pero el que está al lado de Paulo Londra, gana $0, ese es el tema. Nosotros, con Soda, ganamos en toda nuestra vida 3 millones de dólares.

-¿Se te cruzó por la mente en algún momento o pensaste en los live streaming? No necesariamente para hacer un evento por streaming, sino lo que tiene que ver con monetizar o asociarse con marcas.

-No creo que el streaming en vivo sea algo que vaya a tener demasiado sentido. El año pasado, la banda coreana BTS, que representa el 3% del PBI de Corea, hizo un streaming y lo vieron 52 millones de personas. Facturaron una cantidad de dinero brutal porque era pago, pero eso puede pasar con algunos pocos artistas. Pero en realidad, en cuanto liberaron un poco la cuarentena estricta, el negocio del streaming se cayó abruptamente, la gente lo hacía porque estaba en su casa, era todo un programa.

-Y en las redes sociales, ¿cómo lo ves?

-Todo depende. Yo soy un tipo que no me acerco a las marcas y cuando las marcas se me acercan digo que no. Utilizo sponsors para eventos como giras y demás, pero analizo quiénes son, dónde están, qué nos dan, que sean coherentes con la marca, etc. En Soda hemos tenido algunos sponsors en la época de los 90, pero la relación tenía que ver con Martín Gontad, un tipo que entendía perfectamente el marketing, la música y además era absolutamente respetuoso de lo que nosotros queríamos.

Rockear Las Comunicaciones, el ciclo de Carlos Mazalán

-Es exactamente lo mismo que pasa con los influencers y las marcas.

-Los influencers también es un tema bastante bullshit. Hoy es una desgracia, abrís TikTok, Instagram y están todas las chicas tratando de hacer pasitos, tienen menos gracia. Hablando con gente de marketing y gente de empresas, en general el influenciar se queda en la red social. La vez pasada, en un evento importante de Apple en Colombia y me dijeron que habían llamado a influencers que tenían algo así como 2 millones de seguidores en Instagram y fueron tres personas. Entonces, son cosas que quedan dentro del mundo digital.

Sobre Medio Ambiente

-Hace años te involucraste con este tema y creaste "R21". ¿Cuál es tu visión de la tecnología en este aspecto?

-Estamos en los últimos 10 años de la Tierra. Sin miedo, te digo que si nosotros no hacemos algo urgente, en los próximos 10 años va a estar muy complicado. Acabo de venir de Los Ángeles y esta vez realmente me asusté por todo lo que está sucediendo. Tenés las montañas con incendios y la costa con unas temperaturas increíbles que han llegado hasta Canadá. Hablando con directores de agencias y ONGs muy importantes de medio ambiente, están muy alarmados. California, como todo el planeta, está en un momento muy complicado. Este es el mayor problema que tiene la humanidad y la forma de interactuar y hacer algo es comenzando por uno, porque el problema es la sumatoria de pequeñas acciones. Por ejemplo, cuando decís que no vas a llevar una bolsa al super porque te vas a parecer a tu abuela y te da vergüenza, vergüenza es que no la lleves. La gente dice: "¿En qué va a influir que yo no lleve la bolsa de supermercado?", pero no es uno solo. En Argentina solamente son 40 o 45 millones de personas haciendo lo mismo todos los días. Todas esas pequeñas acciones multiplicadas por millones empiezan a solucionar el problema.

También soluciones tecnológicas. Gran parte de lo que nosotros podemos llegar a hacer tiene que ver con la tecnología, que es la que hoy nos va a ayudar a resolver por ejemplo una de las cosas más importantes que son las emisiones de CO2, que están principalmente en el transporte. Hoy en día hay una carrera muy importante para que los vehículos sean eléctricos, fuertemente a partir del 2030. Vamos a empezar a reducir las emisiones y necesitamos otras tecnologías, como tecnologías de captación. Ya hay gente desarrollando máquinas que absorben CO2. Me parece que la tecnología va a ser importantísima a la hora de luchar contra este gran problema que hemos hecho.

También cambio de conciencia brutal. Los mares se están depredando por un país como China, que es un gran productor de tecnología. Ese es el mayor problema que tiene el mundo hoy. Mientras nosotros estábamos luchando contra el virus que liberaron de su laboratorio y preocupados por las vacunas, ellos estaban depredando los mares del mundo, destrozando el planeta.

Con el medio ambiente estamos complicados. La tecnología ayuda, y mucho. Imagínate cuánta gente no volverá nunca más a trabajar a la oficina a partir de ahora, eso representa una mejora sustancial en las emisiones de CO2, en la calidad de vida para la persona, en las comunicaciones, etc. Hay un montón de cosas que mejoran y son solamente posibles a raíz de que estamos utilizando tecnología para que sucedan.

Por Carlos Mazalán (@cmazalan), comunicador y presidente de Mazalán Comunicaciones.