U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.09 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.88 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    +0.25 (+0.31%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -3.70 (-0.22%)
     
  • Plata

    19.01
    -0.02 (-0.13%)
     
  • dólar/euro

    0.9799
    -0.0020 (-0.21%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1181
    +0.0058 (+0.52%)
     
  • yen/dólar

    144.6540
    +0.2110 (+0.15%)
     
  • BTC-USD

    19,160.21
    -132.56 (-0.69%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.89 (-1.84%)
     

Dólar: para cuántos días alcanzan las reservas del Banco Central

·6  min de lectura
Las reservas brutas del Banco Central rondan los US$37.000 millones.
Las reservas brutas del Banco Central rondan los US$37.000 millones.

Los días pasan y la cuenta sigue en baja. Entre las urgencias de la economía argentina, la dinámica de las reservas del Banco Central encabeza el listado de problemas. Solo en la semana pasada, el organismo perdió US$700 millones por su intervención en el mercado de cambios y su tenencia neta apenas supera los US$1500 millones.

“Es insostenible. Lo sabe (Sergio) Massa y lo sabemos todos” , advierte el economista Fernando Marull, titular de la consultora FMyA, en un diagnóstico generalizado entre los analistas del mercado: la sangría de divisas no se detiene y la tenencia líquida del organismo es negativa en casi US$5000 millones.

Porque si bien el BCRA informa diariamente su tenencia bruta (US$37.067, según el dato de hace dos días), ese número incluye algunos componentes que, en la práctica, no son divisas propias del organismo.

El ministro Sergio Massa incluyó al "fortalecimiento de las reservas" entre los principios de su gestión al frente de Economía.
El ministro Sergio Massa incluyó al "fortalecimiento de las reservas" entre los principios de su gestión al frente de Economía.

Ese número contempla, por ejemplo, unos US$19.225 millones correspondientes al swap con China, un acuerdo de intercambio de monedas por el que el BCRA recibió el equivalente a ese monto en yuanes. Ese dinero se utiliza para financiar importaciones chinas, pero no se activó su conversión de yuanes a dólares para que el BCRA use esas divisas en otras operaciones o intervenir en el mercado de cambios. Para poder ser utilizado, gatillaría el pago de un interés por parte del organismo: el swap está pactado de acuerdo con la tasa interbancaria de Shanghái -Shibor-.

El lunes, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, confirmó este mecanismo. “El swap está activo y se está utilizando. No olvidemos que tenemos más o menos US$13.000 millones intercambio comercial con China y un déficit de US$7000 millones. El swap son US$20.000 millones, ese es el el límite que tenemos. Tenemos un procedimiento para activar el swap: cuando las importacioness chinas crecen lo activamos y estamos en esa tarea en este momento”, dijo el funcionario. De todas formas, fuentes del BCRA indicaron que la entidad no informa el monto que se utiliza de todo el dinero disponible.

Dentro de las reservas brutas también se cuentan US$11.525 millones correspondientes a los encajes de los depósitos en dólares en el sistema financiero. En la práctica, son dólares que pertenecen a los ahorristas y que los bancos, por regulación, deben dejar inmovilizados en el BCRA.

También se incluyen US$3000 millones por un préstamo que el BCRA firmó con el Banco de Basilea y otros US$1700 millones correspondientes a un pase con Sedesa (Seguridad de Depósitos S.A.), que funciona como garantía para los depósitos en el sistema financiero.

En este escenario, al restarle al monto bruto estos componentes, las reservas netas del BCRA se ubican en torno a US$1500 millones, según estimaciones de Eco Go. Con ese número, podría cubrir dos semanas de intervención en el mercado de cambios, si se mantiene la tendencia de comienzos de agosto (en la semana pasada se perdieron US$700 millones).

“Lo que se ve es que a pesar de todas las restricciones y el cepo, todavía se siguen vendiendo reservas. Y eso obedece principalmente a la brecha: comprar un dólar a $134 termina siendo un regalo. La brecha es una transferencia muy fuerte de ingresos y es lo que está provocando esta situación”, explica Sebastián Menescaldi, director asociado en la consultora.

Presentacion de los nuevos billletes con los proceres que reemplazaran a los animales
Miguel Ángel Pesce, presidente del Banco Central de la República Argentina. - Créditos: @Rodrigo Nespolo

Con una distancia de casi 120% entre el dólar mayorista ($133,56) y los paralelos ($283,70 el contado con liquidación), los incentivos inducen a los exportadores a demorar sus ventas y, al mismo tiempo, al resto de los agentes a demandar más dólares oficiales, sea por importación de bienes o insumos, el pago de viajes o consumos en el exterior.

Los números confirman este escenario. Aun con una liquidación de dólares del campo superior en más de US$2188 millones en lo que va del año, impulsada por mayores precios internacionales, la cuenta para el BCRA es negativa: al 7 de agosto, el saldo por compra de divisas en 2022 arroja un déficit de US$215 millones, mientras que en igual período de 2021, esa cuenta fue superavitaria en US$7284 millones, según estimaciones de Eco Go.

Dentro de los activos del BCRA también se computa una tenencia de oro equivalente a US$3500 millones y otros US$4400 millones de tenencias de DEG (derechos especiales de giro), la moneda que utiliza el FMI y corresponde a fondos que el organismo giró al país en el marco del acuerdo firmado en 2021. Y dado que estos dos rubros no son líquidos (no son fácilmente ‘convertibles’ a dólares para ser utilizados en el mercado), economistas como Marull definen que la tenencia de reservas líquidas del BCRA es negativa en más de US$6000 millones.

Eso significa que el BCRA está juntando pasivos, y está usando el oro como garantía para préstamos de corto plazo, o gastando dólares de los encajes”, sintetiza el titular de FMyA, y agrega: “No es que cuando las líquidas llegan a cero se termina todo y hay una devaluación. El BCRA se puede seguir endeudando. Pero sí genera preocupación porque a mediano plazo esta tendencia es insostenible. Lo sabe (Sergio) Massa, el BCRA, y lo sabemos todos”.

La entrada del Banco Central, en Buenos Aires.
La entrada del Banco Central, en Buenos Aires. - Créditos: @Patricio Pidal/AFV

Esta tendencia significa que el Gobierno tiene que hacer dos cosas urgentemente: algo para dejar de vender, porque está aumentando los pasivos y esto puede afectar a los depósitos en dólares, y aumentar la oferta, para sumar nuevas reservas”, agrega el analista.

La sangría de reservas inquieta al Gobierno desde la gestión de Martín Guzmán. En el BCRA la estrategia fue el endurecimiento del cepo, y atribuyen la salida de dólares a la necesidad de divisas para la importación de energía que, insisten, se aplacaría en septiembre, una vez concluida la época de bajas temperaturas.

Pero tras su llegada al Ministerio de Economía, Massa advirtió que entre sus principios se encuentra el “fortalecimiento de las reservas” y planteó que trabaja en mecanismos para el “adelantamiento de exportaciones”, un préstamo (Repo) con bancos internacionales y otras herramientas para incentivar la liquidación de divisas.

De todas maneras, Menescaldi advierte sobre los riesgos de implementación de este plan. “La dinámica es complicada y no es favorable. Eso es lo que tiene que revertir Massa y dentro de su programa no hay algo que nos diga cómo se va a hacer . Lo único que está proponiendo es adelanto de capital de trabajo o incremento de la deuda de corto plazo con el Repo. Pero si no se cambia la tendencia, sólo saltás de nivel, seguís vendiendo reservas y te quedas con la deuda y sin dólares”, concluye el analista.

Con respecto a diciembre, el saldo de reservas en poder del BCRA es negativo en más de US$740 millones, cuando el acuerdo con el FMI marca una meta de US$5800 millones para fin de año. Sin anuncios o confirmaciones, la dinámica continuó ayer. En las dos primeras ruedas de la semana, el BCRA vendió otros US$148 millones, y ayer pudo interrumpir la racha de 10 días en negativo: sumó US$15 millones.