U.S. Markets close in 1 hr 11 mins

El dólar profundizó su tendencia bajista, pero las tasas de interés vuelan

Javier Blanco

Quedó por debajo de los $28 para la venta al público por primera vez en dos semanas; las tasas cortas se afirmaron por encima del 60% anual

El dólar perforó los $28 en la plaza local, tras dos semanas de cotizar por encima de ese nivel, en momentos en que el torniquete monetario ajustado por el Banco Central (BCRA) parece rumbo a alcanzar su clímax y llevó a las tasas de interés cortas a afirmarse por encima del 60% anual.

Esto permitió al peso recuperar un 0,6% promedio frente a esa divisa (y acumular un repunte del 5,6% respecto del máximo de devaluación que tocó el 29 de junio), y hacerlo por cuarta vez al cabo de las últimas 5 ruedas, en una jornada que volvió a ser favorable para las monedas emergentes en general.

Y afirmó una sensación: que la corrida cambiaria empieza a ser parte del pasado, si bien para los analistas esta conclusión -para ganar sustento- aún debe superar el test de mercado que significará la próxima subasta de Lebac, por el efecto expansivo que se descuenta de ella y el impacto que, en paralelo, se espera que tenga sobre las tasas de interés más volátiles, al tender a equilibrar la liquidez de plaza.

En los bancos creen que ese punto de quiebre ya se ha dado, algo que sustentan en la vuelta de campana que dio la oferta y demanda de divisas. Ayer, por primera vez en varios meses, los bancos sucursaleros más grandes del sistema les compraron a sus clientes más dólares de los que les vendieron. "Cuando el mercado se da vuelta aparecen sus primeras víctimas, que son siempre los que, llevados por el pánico, se dolarizaron tarde y usaron para eso parte de sus ingresos. Ahora venden porque necesitan los pesos para cubrir sus gastos diarios", explicaron a LA NACION en una entidad líder.

Otra señal fue la baja del 0,7 al 1,15% de los precios en los contratos de futuros, de mayor magnitud que la caída del 0,6% que registró el billete para operaciones de contado al bajar de$27,39 a 27,23 el vendedor mayorista.

Los analistas aún son más cautos. "No hay duda de que el mercado luce más calmo, pero creo que fue porque se compró tranquilidad artificialmente y mediante instrumentos que tienen fuertes costos si no se revierte más rápido que tarde", dice el economista Fernando Baer, de la consultora Quantum Finanzas, aludiendo al nivel alcanzado por las tasas y el impacto sobre los niveles de actividad. Baer además teme que el mercado llegue a interpretar "este nivel del dólar como producto de un overshooting natural, porque en ese caso lo único que se habrá hecho es estimular una mayor demanda de dólares para después".

"Creo que está claro que la corrida se frenó por el apretón monetario. Era lo que el mercado necesitaba urgente, pero queda por ver la reacción al paso siguiente, que es cuando bajen un poco las tasas", consideró Matías Roig, analista de Portfolio Personal.

Para el economista Juan Carlos De Pablo, la mayor tranquilidad responde a un BCRA que, bajo la gestión Caputo, "actúa sobre bases más realistas que antes", lo que consideró "un dato importantísimo". "Se dejaron de joder con las metas de inflación y volvieron a pensar en los agregados monetarios", observó.

En el BCRA a su vez están entusiasmados. Creen que el apretón no solo les permitirá dejar atrás definitivamente la corrida, sino que se ilusionan con que los ayude a contener el traspaso a precios por la escalada del dólar. Observan que empresas y comercios, ante el elevado costo del dinero, han priorizado liquidar stock para hacer caja por esa vía y se limitan en trasladar costos para no perder demanda, lo que limita el costo inflacionario de la devaluación.

Las dudas sobre la solidez de la paz cambiaria costosamente conseguida radican en el efecto que podrían haber tenido en ella el elevado nivel que alcanzaron las tasas cortas por impacto de la suba de encajes y los aumentos que debió validar el Tesoro (pagó anteayer 32,1% para colocar un bono con cobertura cambiaria a 18 meses, casi 4 puntos más de lo que rendían otros títulos en pesos que se operan a ese plazo) para endeudarse, un efecto "codicia" que habría ayudado ayer a secar aún más la plaza.

Por esta combinación de factores ayer se operaron por encima del 60% tanto los préstamos interbancarios (finalizaron en niveles promedio del 65% anual a un día, lo que representó un incremento de 600 puntos respecto de la jornada previa) como los créditos en el sistema bursátil (se pagó hasta 62% promedio por la caución a 7 días, que luego cerró en torno al 58%).

A eso hay que sumar la tasa del 75% que llegó a rendir la Lebac a vencer en 6 días (cerró al 60,80%), aunque la de la letra a caducar en un mes comprimió de 53,95 a 51,70% por operaciones del BCRA, que busca comenzar a acercarla al nivel de tasa que estaría dispuesto a convalidar en la licitación de la próxima semana.

En los bancos consideran que estas tasas pueden llegar a escalar aún algo más en las próximas horas, antes de comenzar a caer luego de que cobren parte de la cartera invertida en Lebac para poder cumplir con la nueva suba de 2 puntos prevista en los encajes (que los obliga a inmovilizar otros $40.000 millones y eleva a $160.000 millones el total retirado de circulación por estos días).