U.S. Markets closed

La verdadera amenaza para EEUU que los inmigrantes harían desaparecer

Noah Smith

Luis Acosta, natural de Honduras, lleva en brazos a su hijo de 5 años, Ángel Jesús, durante el paso de la caravana de inmigrantes por el río Suchiate, que marca la frontera entre Guatemala y México, en su camino a Estados Unidos el 28 de octubre de 2018. (Foto: Adrees Latif / Reuters).

(Bloomberg) -- Algunos partidarios del presidente de EE.UU., Donald Trump, argumentan que su agenda restrictiva solo se dirige a la inmigración ilegal, pero esa idea ahora ha sido rechazada de manera decisiva. Muchos de los centroamericanos que actualmente están siendo detenidos por el gobierno de Trump están buscando asilo legalmente, en lugar de ser personas que intentan ingresar al país sin permiso. Sin embargo, durante una reunión informativa reciente, el presidente declaró:

"Nuestro país está lleno. Nuestra área está llena. El sector está lleno... No puedo llevarte más. Lo siento, da la vuelta, así es la cosa".

Las medidas del presidente demuestran que habla en serio. Trump ha iniciado una purga de funcionarios en el Departamento de Seguridad Nacional a quienes considera que no son suficientemente estrictos con los inmigrantes, y dijo que el asesor de línea dura Stephen Miller ahora está "a cargo" de la política de inmigración. Esto podría indicar que Trump planea renovar su polémica política de separación familiar, cerrar la frontera mexicana, reducir la ciudadanía por derecho de nacimiento o promulgar una cantidad indefinida de políticas nativistas severas.

Pero, ¿qué hay de la afirmación central de Trump de que EE.UU. está "lleno"? ¿Es eso cierto? Aunque no existe una definición ampliamente aceptada de lo que significa que un país esté lleno, la respuesta es probablemente no.

Territorio y recursos naturales

Primero, aunque EE.UU. posee una densidad de población más alta que Canadá o Australia, aún está escasamente poblado en comparación con la mayoría de los otros países desarrollados:

El gráfico muestra la densidad de población de grandes potencias económicas en gente por millas cuadradas. Bloomberg. 

Por supuesto, la densidad demográfica por sí sola no expresa realmente si un país puede albergar a más personas. Gran parte de Canadá y Rusia, por ejemplo, no es ideal para el asentamiento humano (aunque el calentamiento global puede cambiar esto). Australia, en tanto, no posee tierra suficiente para cultivar.

En contraste, EE.UU. posee mucha tierra disponible para la agricultura: 16,6 por ciento, en comparación con el 12,7 por ciento en China, un país con una población cuatro veces superior y con aproximadamente la misma extensión territorial. Gracias a su generosa naturaleza, EE.UU. es uno de los principales productores de alimentos del mundo y, fácilmente, el principal exportador de alimentos del mundo. No tendría problemas para alimentar a una población mucho mayor.

Un recurso natural igualmente importante es el agua, especialmente cuando el cambio climático comienza a causar estragos. En este punto, EE.UU. vuelve a verse mejor que la mayoría de los otros países desarrollados:

El gráfico muestra las fuentes internas de agua fresca renovable por habitantes en miles de metros cúbicos. Bloomberg. 

Y, por supuesto, gracias a los recientes avances en fracturación hidráulica, EE.UU. también es autosuficiente en energía.

Un crecimiento mínimo de la población

Así que en términos de espacio y recursos naturales, EE.UU. está lejos de estar lleno. Muchos estados, como Nueva York, Illinois, Connecticut y Louisiana, en realidad están perdiendo población. Varias áreas metropolitanas, incluidas las que rodean Chicago, Detroit, Baltimore y St. Louis, también están perdiendo gente.

La población de EE.UU. sigue creciendo, pero la tasa se está desacelerando: 0,62 por ciento en 2018, aproximadamente la mitad de la tasa de los años noventa. Parte de esto se debe al fin de la inmigración masiva desde México, pero otra parte corresponde a una baja en la tasa de fertilidad de EE.UU.:

El gráfico muestra la evolución de la tasa de fertilidad por mujer en Estados Unidos durante las últimas décadas. Bloomberg. 

La tasa de fertilidad de EE.UU., de 1,8 hijos por mujer, ahora está muy por debajo de los 2,1 necesarios para la estabilidad de la población a largo plazo. En otras palabras, sin una inmigración continua, la población de EE.UU. alcanzará su punto máximo y disminuirá. Además, la caída en la tasa de fertilidad parece no ser solo una respuesta temporal a las dificultades económicas de la Gran Recesión, sino un cambio estructural. La fertilidad hispana ha convergido con los niveles de fecundidad de reemplazo de blancos y negros:

El economista Lyman Stone predice que la tasa de fertilidad caerá aún más, a 1,5 o incluso a 1,4. Esto pondría a EE.UU. en la misma situación que países como Japón, donde una población que envejece rápidamente representa una carga cada vez mayor para los jóvenes y disminuye el deseo de las empresas de invertir en el país.

La clave está en la ubicación

Entonces, en lugar de estar lleno, muchas partes de EE.UU. están en peligro de quedar vacías. Pero, paradójicamente, algunas ciudades estadounidenses parecen que en verdad se están llenando. Estas son las ciudades superestrella: la ciudad de Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y unas cuantas otras, donde las industrias del conocimiento se han agrupado en los últimos años, lo que ha generado una afluencia de trabajadores altamente remunerados y un alza en los alquileres. Hasta ahora, la política local en la mayoría de estas ciudades no ha permitido que la construcción de una nueva oferta de vivienda se adapte al aumento de la demanda (aunque algunas lo han hecho mucho mejor que otras).

Así que el problema de la población en EE.UU. radica específicamente en la ubicación. En vez de mantener a los inmigrantes fuera del país, el gobierno debería concentrarse en enviarlos a lugares donde la población está estancada o en declive y la economía debe reforzarse. The Economic Innovation Group, un centro de investigación, sugiere utilizar visas destinadas a lugares específicos para enviar inmigrantes calificados a regiones en declive poblacional. Pero incluso los trabajadores poco calificados pueden contribuir con más vida a las ciudades con escasez de habitantes en las zonas rurales de EE.UU.

Al esforzarse tanto para evitar que los extranjeros se muden a EE.UU., Trump amenaza con condenar al país al declive demográfico, y a disminuir su relevancia, dinamismo y poder. Abrazar el mito de que el país está lleno sería un error de proporciones históricas.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

 

////////

Nota Original:Demographic Decline Is the Real Threat to the U.S.: Noah Smith

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Reportero en la nota original: Noah Smith en New York, nsmith150@bloomberg.net

Editor responsable de la nota original: James Greiff, jgreiff@bloomberg.net

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.