U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,797.30
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.17
    +0.53 (+2.33%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2900
    -1.0160 (-0.75%)
     
  • BTC-USD

    17,038.46
    +68.59 (+0.40%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Decodificando el código de vestimenta: cómo vestirse para una boda

Desde el “chic del desierto” al “playero formal”, muchas parejas están optando por temas inusuales para sus bodas y piden a sus invitados lucir el atuendo adecuado.

Cuando April Lavalle y Alex Boniello empezaron a planear su boda, que será en octubre, una de las primeras cosas que decidieron fue el código de vestimenta. En lugar de pedir a sus invitados que llevaran la ropa formal o de etiqueta más tradicional, la pareja optó por el menos común, y deliberadamente vago, “cóctel creativo”.

Comunicaron su inusual opción a los asistentes a través de la página web de su boda, escribiendo “cóctel creativo/semiformal” bajo las instrucciones sobre el código de vestimenta, y desde entonces han recibido una serie de preguntas de los invitados que no estaban seguros de qué ponerse. Para evitar cualquier tipo de estrés, Lavalle y Boniello simplemente los “animaron a llevar lo que les hiciera sentir bien”.

“No quería que mis invitados sintieran que tenían que editar su estilo personal para que fuera apropiado para un entorno de boda”, dijo Lavalle. “Queríamos que todos se sintieran libres de ser creativos con lo que quisieran llevar”.

Aunque el código de vestuario para la boda de la pareja pueda parecer poco ortodoxo, los llamados códigos de vestimenta atípicos son cada vez más comunes en medio de un aumento de eventos nupciales. Se espera que este año se celebren unos 2,5 millones de bodas, muchas de las cuales se habían pospuesto a causa de la pandemia.

“Muchas parejas están descubriendo que elegir un código de vestuario único o no tradicional para sus nupcias es una forma eficaz de diferenciarse del resto”, dijo Lesley Brickman, estilista de novias de lujo y directora ejecutiva de The One Gown, una empresa de servicios de estilismo de Los Ángeles.

Lavalle y Boniello, ambos actores, productores y escritores de 31 años que viven en Manhattan, están deseando ver lo que la gente tiene preparado para su boda en Brooklyn el 30 de octubre. Esperan que el resultado sea lo que Lavalle llama una “mezcla de estilos” que refleje las personalidades y los gustos de los asistentes.

La pareja también seguirá su código de vestuario. Lavelle tiene previsto llevar un “velo de fiesta” negro confeccionado por su amiga, la costurera de Broadway Anna Kate Reep, con su vestido blanco diseñado por Sarah Seven, y Boniello un traje gris de Balenciaga que fue propiedad del actor Michael K. Williams y que compró en el Harlem Creative Collective.

Navegar por estos códigos de vestuario fuera de lo común puede resultar confuso para los invitados que están acostumbrados a alquilar un esmoquin o a ponerse un vestido negro clásico.

He aquí una guía sobre cómo interpretar algunos de los códigos de vestuario más difíciles de definir de este año.

Chic del desierto

Las bodas con cañones y cactus como telón de fondo pueden ser hermosas, pero a menos que la pareja se conforme con que los invitados lleven bandanas y botas de montaña, vestirse para la ocasión puede ser complicado. En caso de duda, opta por vestidos que fluyan y se separen en “estampados atrevidos y colores ricos que se encuentran en el árbol de Josué: verdes, tonos de naranja, azules intensos, rojos y morados profundos”, dijo Brickman, quien sugirió sombreros de ala ancha y joyas gruesas como accesorios. Piensa en una combinación de boho y Coachella. Asegúrate de vestirte para el clima, añadió la estilista, al evitar “tejidos pesados como la lana o los sintéticos gruesos” y elegir tacones cerrados o zapatos planos. La arena y los tacones de aguja no combinan.

Bohemio de gala (Black-Tie Boho)

“El atuendo bohemio de gala es limpio y elegante, con un mínimo de adornos”, dijo Jim Frericks, propietario de la página web de bodas Today’s Bride, con sede en Akron, Ohio. Los invitados querrán lucir atuendos sencillos pero elegantes en paletas monocromáticas con pequeños y sutiles toques de color y un toque bohemio. Los vestidos pueden incorporar un poco de vegetación o flores en sus trajes para dar un toque sutil, y los asistentes que lleven esmoquin pueden hacer lo mismo con pañuelos de bolsillo de colores o un par de calcetines con patrones divertidos. Imagínate vestidos con toneladas de encaje y tul, tirantes finos y coronas de flores en abundancia.

Playero formal

Mientras que algunas bodas en la playa requieren un atuendo informal, otras pueden pedir a los invitados que se arreglen como lo harían para un salón. Para mantener la formalidad teniendo en cuenta la arena y el sol, elige monos o “vestidos vaporosos hasta el suelo o hasta bien abajo de la rodilla en colores vivos”, dijo Brickman, así como “trajes en tonos y tejidos más claros, como el lino, con corbatas o fajas divertidas”. En cuanto al calzado, debes poder caminar cómodamente. “Evita los tacones de aguja de 10 centímetros o los zapatos de vestir de cuero con cordones”, añadió.

Casual elegante

Primo de “informal elegante” o “semiformal”, la estética “casual elegante” espera que los invitados lleven trajes “más elegantes que los que se pueden llevar al trabajo, pero menos refinados que para eventos formales y de cóctel”, dijo Monica Mercuri, editora asistente de comercio de moda de The Knot. “Los vestidos de verano, los monos y las prendas de vestir con accesorios mínimos son buenas opciones, mientras que los trajes y los vestidos largos no son necesarios”, añadió. Y aunque los tacones son perfectamente aceptables, no son necesarios a no ser que quieras. ¿Lo único que hay que evitar? Los jeans, las camisetas y “cualquier tipo de ropa deportiva”, añadió Mercuri.

Formal creativo

Una versión ligeramente más elevada del código de vestimenta solicitado por Lavalle y Boniello, el “formal creativo” requiere que los asistentes a la boda se pongan sus mejores galas, pero con un giro (o varios). Con este código de vestimenta, se quiere “mezclar para evitar la previsibilidad”, dijo Donnell Baldwin, un estilista con sede en la ciudad de Nueva York, consultor de imagen y fundador de Mr. Baldwin Style, un negocio de estilismo de guardarropa de boutique. Esto puede incluir vestidos con lentejuelas y estampados divertidos, trajes o esmóquines con chalecos de colores, chaquetas con estampados artísticos y accesorios llamativos como bolsos de terciopelo o pañuelos de bolsillo estampados. La estética “es la de las chaquetas de terciopelo de colores vivos, los trajes burdeos y los accesorios elaborados”, añadió Brian Sacawa, fundador en Washington D. C. del blog de ropa masculina He Spoke Style. Siempre que la longitud y el tipo de los trajes se atengan a las reglas del código de vestimenta “formal” más tradicional, se puede jugar con los detalles y divertirse.

Chic costero

A medida que las tendencias de “abuela costera” y “vida de casa de campo” aumentan su popularidad, también lo hace el “chic costero” para las bodas al aire libre. No se trata de un código de vestimenta particularmente formal —no se necesitan vestidos ni esmóquines aquí— y así los invitados pueden centrarse más en el color y la tela que en la longitud. Esta estética se basa en tonos pastel tranquilos: “Piensa en el verde mar, el azul cielo, los rosas y rojos suaves del amanecer y el atardecer, así como en flores exuberantes y estampados llamativos”, dijo Brickman. Opta por tejidos suaves, sombreros grandes, pantalones anchos de vestir, vestidos de largo medio y todo lo que implique encaje o lino.

Si estás planeando una boda con un código de vestimenta inusual, comunica tu visión a los invitados con anticipación, dijo Michelle Cousins, propietaria y diseñadora principal de Michelle Leo Events, con sede en Salt Lake City. Esto se puede hacer en el sitio web de la boda o en la invitación. Estos detalles “marcarán una gran diferencia con tus invitados para que no se sientan perdidos sobre lo que es apropiado”, dijo Cousins.

Brickman coincidió en la necesidad de una guía con pistas para los invitados. “Los invitados quieren encajar y vestirse según tu idea, así que ayúdalos a hacerlo exponiendo claramente tus intenciones”, dijo. “Esto podría tener la forma de una guía de estilo en la invitación con fotos de ejemplo o una imagen/gráfico en una sección en el sitio web de información de tu boda”.

Pero si decides seguir la ruta de una guía de estilo completa con ejemplos específicos de atuendos que se ajustan a la estética, asegúrate de ser flexible. “Quiere que tus invitados se sientan bien de usar algo que les guste y que se ajuste al código de vestimenta sin sobrecargarlos”, dijo Cousins.

Lo más importante, agregó, es que te asegures de que los invitados sepan que se les brindará ayuda si no están seguros de qué ponerse. Déjales saber que “está bien comunicarse con la pareja o alguien en la fiesta nupcial o la familia para tener una aclaración”, dijo.

© 2022 The New York Times Company