U.S. Markets closed

Dejó un trabajo con un buen sueldo para dedicarse a cuidar cabras

Corría 2014 y a ojos vistas la vida de Leanne Lauricella marchaba sobre ruedas: tenía un trabajo muy bien pagado como planificadora de eventos en Nueva York.

Sin embargo, estaba muy insatisfecha. “Tenía un gran trabajo… pero el transporte era horrible, el nivel de estrés era alto… Me sentía completamente insatisfecha y sabía que tenía que haber algo más”, contó en entrevista con la revista Cosmopolitan.

Un día visitó una granja de cabras y se enamoró de las crías. Inicialmente adoptó dos, y luego tres…

“Estaba claro que este era el estilo de vida que quería … Decidí cambiar los tacones altos por mis botas para fango y mi Mercedes por una camioneta Chevy clásica”.

Sin duda, no pocos pensarían que estaba más loca que una cabra. Pero Lauricella persistió en su pasión y así fue como surgió Goats of Anarchy, un santuario vegano en Nueva Jersey destinado a atender a cabras huérfanas y discapacitadas con necesidades especiales.

Leanne Lauricella. Foto: Eva.Ro

Para cubrir las facturas del veterinario y la comida, Lauricella comenzó un negocio paralelo diseñando camisetas de serigrafía de temática animal que ella misma imprime y vende en el sitio web.

La cuenta de Instagram tiene más de 592.000 seguidores. Los primeros 30.000 se sumaron el día que abrió la página.

Lauricella también tuvo el aliento de su esposo, quien trabajó en Wall Street durante 25 años y dejó su trabajo para dedicarse a su pasión de restaurar y vender Corvettes clásicos. Abrió su sala de exposición y, aunque el primer año fue difícil, nunca fue más feliz porque estaba haciendo lo que él amaba. “¡Yo quería lo mismo para mí!”, reconoce.

 

“Cuando encuentras y sigues tu pasión, todas las cosas tontas que pensabas que eran importantes ya no parecen ser tan importantes”, aseguró.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

El ejecutivo de McDonald’s que lo dejó todo para vivir en contacto con la naturaleza

15 trabajos bien pagados para gente que no soporta el estrés