Mercados abrirán en 8 h 26 min

Delta ha aumentado sus compensaciones por vuelos sobrevendidos, pero hay una trampa

El sábado 6 de abril de 2013 (foto de archivo) un avión de Delta Airlines pasa volando al lado de un cartel de la empresa situado en el estadio Citi Field de Nueva York (AP Photo/Mark Lennihan, archivo).

En un intento de distanciarse de United Airlines a raíz del escándalo que estalló después de que un pasajero fuese sacado a la fuerza de uno de sus aviones, Delta ha aumentado sus compensaciones por los asientos en vuelos sobrevendidos hasta cerca de 10.000 dólares.

Pero hay una trampa: el dinero que se dé a los clientes a cambio de esos lugares en el avión seguramente no será en efectivo.

De acuerdo a Quartz, el año pasado Delta les dio un promedio de nueve dólares en efectivo o cheques a los pasajeros que no pudieron embarcar.

Esta cantidad incluye tanto a los pasajeros que salieron del avión de forma voluntaria como a aquellos que fueron elegidos a ceder sus asientos si nadie se ofrecía.

Para los pasajeros que se ofrecieron voluntariamente a ceder sus asientos, el pago es realmente más bajo. Según Quartz, Delta dio un promedio de 0,08 dólares a los pasajeros que renunciaron a sus asientos en vuelos sobrevendidos.

De hecho, entre las aerolíneas de Estados Unidos, Delta ha dado la cantidad más baja en concepto de compensación en efectivo por viajero afectado por vuelos sobrevendidos.

Entre 2008 y 2016, repartió un promedio de 25,51 dólares por pasajero, menos que SkyWest, la siguiente aerolínea en dar menos dinero con 40 dólares. Esto contrasta con JetBlue, que lidera este ranking con 273,80 dólares.

¿Entonces cómo va a compensar Delta a los pasajeros afectados?

Quartz sostiene que a la vista del historial de la aerolínea, los pasajeros tendrían suerte si reciben una selección de tarjetas de regalo, como ocurrió con la familia de Laura Begley Bloom. Bloom se llevó a casa cerca de 11.000 dólares en tarjetas de regalo expedidas por Delta cuando ella, su marido y su hija de cuatro años tuvieron que ceder sus asientos en un vuelo de Fort Lauderdale a Nueva York.

Sin embargo, Delta informa que solo da tarjetas de regalo en algunos de los aeropuertos principales de los Estados Unidos, y a menudo da cupones.

Y hay otra trampa con la nueva política de Delta.

El posible reembolso de 9.950 dólares solo está disponible para pasajeros que renuncian voluntariamente a sus asientos.

En los Estados Unidos, el Departamento de Transporte solo le exige a las compañías que entreguen hasta un máximo de 1.350 dólares a los pasajeros que sean sacados contra su voluntad, mientras que la Agencia de Transporte de Canadá deja la cantidad a elección de cada aerolínea.

Michael Shulman

Yahoo Finance Canadá