U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,797.30
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.17
    +0.53 (+2.33%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2900
    -1.0160 (-0.75%)
     
  • BTC-USD

    16,908.68
    -159.90 (-0.94%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Demandan a Barilla, la pasta número 1 de Italia 'porque no es italiana', según los querellantes

La imagen muestra el logo, el eslogan y los colores de una caja de pasta Barilla comercializada en Estados Unido.
La imagen muestra el logo, el eslogan y los colores de una caja de pasta Barilla comercializada en Estados Unido. "LA MARCA DE PASTA #1 DE ITALIA". (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images)

La popular marca de pasta Barilla será demandada por unos disgustados clientes que dijeron sentirse engañados porque la corporación les hizo creer que los productos alimenticios eran fabricados en su totalidad en Italia, cuando en realidad se hacen en Estados Unidos.

Una jueza del estado de Nueva York denegó la solicitud de Barilla de desestimar la demanda al considerar que la frase publicitaria “La marca de pasta # 1 de Italia” podía hacer creer a los consumidores que la pasta en realidad era producida en Italia.

La corporación, que vende pasta en unos 100 países del mundo, usa un empaque unificado en todos sus mercados. Su estrategia global de mercadeo es colocar los colores verde, blanco y rojo de la bandera italiana sobre el azul de las cajas.

Los demandantes desean que los tribunales prohíban a Barilla usar la imagen de Italia en la comercialización de sus productos, además de una compensación monetaria.

Los representantes legales de Barilla dijeron que nunca han deseado engañar a sus compradores y que las alusiones a Italia sólo pretenden invocar las raíces italianas de la empresa.

"Estamos muy orgullosos de la herencia italiana de la marca, el conocimiento italiano de la empresa y la calidad de nuestra pasta en los Estados Unidos y en todo el mundo", dijo Barilla.

La denuncia original de Matthew Sinatro y Jessica Prost acusa a Barilla de publicidad engañosa, enriquecimiento injusto y otras infracciones. La pareja alegó que compraron varias cajas de espagueti y cabello de ángel Barilla convencidos de que era pasta hecha en Italia con ingredientes italianos. Pero se sintieron muy decepcionados al descubrir que Barilla no usa exclusivamente trigo italiano en sus productos y sintieron que la marca se aprovecha de los consumidores que están dispuestos a pagar más por la auténtica pasta italiana. Al caso se le han sumado otros demandantes y ahora se trata de una demanda colectiva.

Otras demandas por mercadeo engañoso

El caso de Barilla es el más reciente de una serie de demandas realizadas por clientes que cuestionan la veracidad de las campañas de mercadeo sobre dónde se fabrican los productos alimenticios.

Un residente de Los Ángeles demandó al fabricante de Texas Pete, alegando que la salsa picante se fabrica fuera de ese estado con ingredientes no texanos. En la demanda, presentada en septiembre contra TW Garner Food, el demandante dijo que nunca habría comprado el producto si hubiera sabido que no era de Texas. La salsa en realidad en un pueblo de Carolina del Norte.

Una demanda similar fue presentada por de Nueva York demandó en 2020 a la fábrica de panecillos dulces King's Hawaiian porque su bollería no se fabricaba en la isla de Hawái. Aunque esa querella fue desestimada el año pasado.

Otro caso que sí está en curso es la de los clientes que demandaron a Nestlé Waters North America en 2019 por su agua mineral Polonia Springs. La demanda argumenta que los manantiales polacos se secaron hace décadas y que el agua embotellada es obtenida en un manantial en el estado de Maine.

¿Es Barilla una pasta italiana?

Sobre el origen de la pasta se ha hablado mucho sin que se haya puesto un punto final a la polémica. Algunos historiadores aseguran que fue traída de China por Marco Polo en uno de sus recorridos por la ruta de la seda en 1274. Pero la mayoría de los expertos en historia culinaria aseguran que, para ese momento, los italianos tenían mucho tiempo elaborando y consumiendo pasta hecha con trigo duro.

Para mediados del siglo XVII, la pasta se había convertido en un alimento cotidiano. Y un siglo después, la sureña ciudad de Nápoles se había convertido en la capital italiana de la pasta.

Pero no fue allí sino en Parma, unos 650 kilómetros al norte, que Pietro Barilla fundó en 1877 su primera tienda de pasta. Esa ciudad también es célebre por ser el lugar de nacimiento de delicias gastronómicas como el queso parmesano y un tipo de jamón curado conocido como prosciutto.

Los avances tecnológicos del momento permitieron la producción en masa de la pasta, lo que permitió a Barilla convertirse en la primera marca comercial de pasta.

El hijo de Prieto, Ricardo Barilla, asumió el control de la marca entre 1910 y 1946. Durante ese período, la constante innovación en los procesos les permitieron desarrollar el secado artificial de la pasta, el establecimiento de fábricas donde podían mezclar, prensar y cortar la pasta sin interrupción. Con la fabricación de pasta seca en 1933 se abrió la puerta para exportar el producto a nivel mundial.

El crecimiento continuó con la dirección de Pietro y Gianni Barilla entre 1947 y 1978, mejorando procesos y afianzando la expansión internacional.

La familia vendió la empresa a la firma estadounidense W.R. Grace en 1971, pero Pietro Barilla, la volvió a comprar ocho años después.

Barilla y sus cuatro herederos multimillonarios, los hermanos Guido, Paolo, Luca y Emanuella, se reparten a partes iguales el 85 % de la propiedad de la subsidiaria que fabrica la pasta de la marca Barilla. Guido Barilla es el director ejecutivo de la empresa desde hace mucho tiempo, mientras que los hermanos Paolo y Luca lo han ayudado a dirigir la empresa durante décadas. Cada uno tiene una fortuna estimada en 1.500 millones de dólares.

El Grupo Barilla comercializa sus productos en más de 100 países. En su página web, Barilla explica que la pasta que se vende en los Estados Unidos se elabora en las plantas de Ames, Iowa y Avon, Nueva York, con la excepción del tortellini y una lasaña lista para hornear, que se elaboran en Italia. También poseen productos fabricados en Canadá.

“La familia Barilla estaba muy preocupada por mantener los altos estándares de calidad de Barilla en la nueva planta. En consecuencia, las máquinas utilizadas en nuestras plantas de Ames y Avon son las mismas que se utilizan en nuestra planta de Parma, Italia. La receta y la mezcla de trigo son las mismas que se usan en Parma, Italia”.

Con respecto al origen del trigo, Barilla dice que seleccionan el mejor cereal disponible en los mercados internacionales.

La pasta en la actualidad es un alimento internacional que se consume masivamente en muchos países del mundo, con una producción global de unas 14 millones de toneladas anuales. Los italianos son los principales consumidores, donde cada habitante come un promedio de 25,3 kilos anuales. Los turcos son los segundos más asiduos a la pasta, con un 16 kilos anuales per cápita, seguidos por los venezolanos en la tercera posición, con 12,5 kilos.

Fuentes: USAToday, CBSNews, Family Business, Barilla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Coca-cola vs Pepsi: 100 años de rivalidad