U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,397.94
    -84.79 (-1.89%)
     
  • Dow Jones

    34,265.37
    -450.02 (-1.30%)
     
  • Nasdaq

    13,768.92
    -385.10 (-2.72%)
     
  • Russell 2000

    1,987.92
    -36.12 (-1.78%)
     
  • Petróleo

    86.29
    -0.61 (-0.70%)
     
  • Oro

    1,836.10
    -6.50 (-0.35%)
     
  • Plata

    24.34
    -0.37 (-1.50%)
     
  • dólar/euro

    1.1355
    +0.0037 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    1.7470
    -0.0860 (-4.69%)
     
  • dólar/libra

    1.3546
    -0.0055 (-0.40%)
     
  • yen/dólar

    113.6550
    -0.4450 (-0.39%)
     
  • BTC-USD

    36,496.40
    -4,158.24 (-10.23%)
     
  • CMC Crypto 200

    870.86
    +628.18 (+258.85%)
     
  • FTSE 100

    7,494.13
    -90.88 (-1.20%)
     
  • Nikkei 225

    27,522.26
    -250.67 (-0.90%)
     

Derribando mitos de la responsabilidad afectiva con Noemí Casquet y Tamara Tenenbaum

·4  min de lectura

La responsabilidad afectiva, podría ser decirle a otra persona, ¿Gracias por el sexo?, ¿Gracias por tu tiempo?, ¿Gracias por lo que tienes entre las piernas?.

Poniendo estos ejemplos y a manera de sarcasmo, las autoras Noemí Casquet y Tamara Tenenbaum –la primera que escribe sobre sexualidad, la segunda que escribe sobre el relacionarse con los otros–, charlan sobre la responsabilidad afectiva y la sexualidad en el marco de la Feria Internacional del Libro, y enfatizan no se trata de decir tal cosa y no, tampoco se trata de una moda.

La autora Noemí Casquet define que la responsabilidad afectiva comienza al reconocer que mis acciones tienen consecuencias emocionales en los otros.

“Es decir, que no vayamos ahí por la vida, como un poco ahí a lo loco, de bueno, voy consumiendo cuerpos, voy consumiendo personas y me la suda, me da igual quién está detrás, me da igual las emociones que tenga esa persona”, comenta Casquet, quien es autora de la trilogía Zorras.

Mas de la FIL 2021: Muriel Barbery y cómo su fascinación por Kioto le llevó a escribir Una sola rosa

La autora de la trilogía, cuenta que vivió maltrato en una relación e insiste que la responsabilidad afectiva también implica el cómo se plantean los problemas y en cómo se dicen las cosas que no gustan.

Para empezar a sanar las formas en las que nos comunicamos, Casquet recomienda usar la técnica del sándwich: primero se dice algo positivo de la persona, luego se plantea el problema y finalmente se tiene disposición en escuchar la respuesta.

Chika yo quisiese tener responsabilidad afectiva, pero no puedo

Parte del planteamiento, explican las autoras, es que solemos decir quiero tener responsabilidad afectiva, pero “no creo poder”.

Tenenbaum explica que eso sucede porque en la estructura social y en la educación, nos enseñaron a ver a los otros como un medio para conseguir algo, no como un fin. “Las (otras) personas son fines en sí mismo, no son medios para nuestros fines, así hay que tratarlas”, sentencia Tenenbaum.

Y la responsabilidad afectiva, aclaran ambas, aplica para relaciones monógamas o polígamas.

A palabras de Casquet, no tener esta responsabilidad no solo es problema de Pedro o Pablo, sino de una sociedad, porque es parte de un sistema que impulsa la individualización tóxica, en el que las emociones se deben evadir y no deben importar los demás.

Para Casquet, la vida “es un constante voy a seguir consumiendo cuerpos, y me niego a sentir algo”, pero olvidan que “el sexo es una energía creativa brutal”.

Tamara, autora de Todas nuestras maldiciones se cumplieron, insiste en que hablar de responsabilidad afectiva también es no vulnerar a los otros que no necesariamente salen conmigo.

Más sobre las relaciones no monógamas: ¿qué es el metamor?, ¿y las parejas primarias?

Ambas creen que con sus narrativas no están proponiendo algo imposible, pues se trata de una realidad que ellas mismas han encontrado.

Tamara, también autora de El fin del amor. Amar y follar en el siglo XXI, explica que en cualquiera de las implicaciones amorosas –poligamia o monogamia–, es dificil relacionarse, pero no imposible.

En caso de que te hayas enamorado de alguien que busca algo monógamo, o viceversa, lo importante es “ver qué es lo mejor para ambos”, insiste Tamara.

Ambas ponentes concluyen en que el cambio social vendrá cuando se asuma responsabilidad de las acciones que se tienen y de cómo hacen sentir a los otros, y que entendamos que la monogamia es para todos.

Mi educación sexual consistió en poner condones a pepinos y, ¿Ahora quieren que hable de afectividad sexual?

En la sección de preguntas y respuestas, una chica se para de manera retadora y señala que lo único que le han enseñado sobre sexualidad es a poner condones a los pepinos.

“En España también se hace, ¿acaso será un fetiche?, no sé con ese pepino me gustaría saber ¿qué harán?”, cuestiona sarcasticamente Casquet.

La información sobre sexualidad va tarde, reconoce la autora de Zorras. Y sobre todo a las mujeres “porque se nos limita por estos ‘cargos honoríficos’ que tenemos”, menciona con sarcasmo.

En ese sentido, Tenenbaum insiste que cuando hablamos de sexualidad y afectividad no hay que olvidar que “no hay que darle a nadie, lo que no se puede recibir”.

*Esta charla puedes encontrarla en la app de Himalaya, donde la Feria Internacional del Libro coloca las grabaciones de sus actividades.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.