U.S. markets close in 6 hours 16 minutes

El desafío de producir con precios bajos

Carlos Marin Moreno

La baja de precios condiciona los planes futuros de siembra

Los desafíos que enfrentan los agricultores en una campaña 2020/2021 que promete baja renta son tres: el nivel tecnológico por emplear, la elección de los cultivos y la financiación de los insumos en un mercado con restricciones.

Respecto del nivel tecnológico, no se prevén grandes pasos hacia atrás, pero sí analizar muy bien cada gasto y su repercusión en el cash flow y en el resultado económico.

Con relación a la elección de cultivos, hay una clara preferencia por el trigo porque se ven perspectivas de rentabilidad muy dudosa para el maíz y la soja.

"Hay pocas expectativas de mejoras importantes en los precios del maíz, porque los productores estadounidenses siembran sin fijarse mucho en el precio que recibirán, porque aprovechan los seguros que paga el gobierno. Pueden generar una cosecha récord", conjetura un productor del noroeste de Buenos Aires.

Pools, para atrás

La soja también está siendo perjudicada por la baja de los precios del petróleo y por la guerra comercial que sigue sin resolverse. Por último, habrá que ver cómo conseguir crédito para la compra de los insumos del ciclo 2020/2021.

Lo que se observa hasta ahora es que los bancos y las agronomías encuentran la forma de financiar a los empresarios cumplidores. "Se revisa minuciosamente cada solicitud de crédito y se aprueban las de los que pagaron en tiempo y forma en campañas anteriores", resume el productor.

En el escenario descrito, surgen muchas dudas en la conducta de los pools de siembra. "No desaparecerán, pero van a tener menor potencia que otros años", adelanta el empresario.

Justifica su visión al decir que los inversores externos al sector no se verán tentados a participar en el negocio agrícola por la baja rentabilidad prevista para la nueva campaña.