U.S. Markets open in 4 hrs 54 mins

Despedida de El Corte Inglés, entre otras cosas, por contarle a una niña el secreto de Papá Noel

No fue la única razón de su despido, que se debió a la suma de varias, pero sí la más llamativa y quizá, la más insensible de todas las cometidas. Porque fue un comentario de esta ahora ex trabajadora de El Corte Inglés el que desveló el secreto de la identidad de Papá Noel a una menor, para disgusto de la desilusionada criatura y de sus padres, que se quejaron. Tras un cúmulo de incidentes y faltas que se intensificaron en diciembre de 2015, la dependienta fue despedida y ahora el tribunal ha sentenciado que el despido fue procedente.

Los hechos ocurrieron en diciembre de 2015 y el juez ha sentenciado ahora que el despido de esta dependienta que desveló el secreto de Papá Noel a una niña fue procedente debido al cúmulo de faltas leves y graves. (Foto: REUTERS/Andrea Comas)

Llévate a tu padre para que tu madre le pueda comprar el regalo de Navidad. Eso fue lo que le dijo esta dependienta a una niña cuando acompañaba a sus padres en las compras navideñas mientras la madre miraba disimuladamente los mostradores de joyería que atendía esta persona. Los padres, disgustados, se quejaron al su superior, al que no le quedó otra que pedir disculpas y poco más. Nada se podía hacer ya para restituir la credulidad de la menor.

El incidente ocurrió durante la campaña de Navidad de 2015 y es ahora, cuando el juez ha dictado sentencia, cuando se ha conocido el comportamiento negligente de esta mujer que, según se desprende del texto emitido por el juzgado, estaba buscando que la despidiesen con un comportamiento grosero y poco apropiado tanto con clientes como compañeros. La sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia ha determinado que el despido fue procedente y que si bien las infracciones consideradas de manera aislada no serían causa de despido, es la suma de las mismas la que lo justifica.

Lo de descubrir el secreto de Papá Noel a esta niña no fue su único comportamiento inadecuado. Antes de eso había sido suspendida de empleo y sueldo durante 16 días por su actitud. Después de esta medida disciplinaria, el 1 de diciembre de 2015 se dirigió a una compañera en los siguientes términos: “Eres una petarda, gilipollas y espesa, que me eche, así me pagan todo lo que me deben”.

Según el juez, “estas palabras no solo son una muestra clara de falta de respecto y consideración hacía una compañera si no que demuestran la actitud que tenía la actora y sus posibles intenciones, esto es, conseguir un despido retribuido”.

Entre las faltas que se recogen en la sentencia, además del insulto a una compañera y el incidente de Santa Claus, el 24 de ese mismo diciembre tuvo otro encontronazo con un cliente al que recriminó por ir a comprar ese día y le decía que la tradición española son los Reyes Magos y no Papá Noel. En esas fechas también fue cuando tras envolver un artículo, tiró de malas maneras las tijeras sobre el mostrador dando casi a un niño pequeño que es encontraba allí.

Lo que se desprende de los hechos y la sentencia es que esta dependienta, con diez años de antigüedad en El Corte Inglés y buenos datos de venta, quería que la despidiesen y estuvo haciendo méritos para ello hasta que lo consiguió buscando una indemnización por el despido.