U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,397.94
    -84.79 (-1.89%)
     
  • Dow Jones

    34,265.37
    -450.02 (-1.30%)
     
  • Nasdaq

    13,768.92
    -385.10 (-2.72%)
     
  • Russell 2000

    1,987.92
    -36.12 (-1.78%)
     
  • Petróleo

    86.29
    -0.61 (-0.70%)
     
  • Oro

    1,836.10
    -6.50 (-0.35%)
     
  • Plata

    24.34
    -0.37 (-1.50%)
     
  • dólar/euro

    1.1348
    +0.0031 (+0.27%)
     
  • Bono a 10 años

    1.7470
    -0.0860 (-4.69%)
     
  • dólar/libra

    1.3555
    -0.0045 (-0.33%)
     
  • yen/dólar

    113.6500
    -0.4500 (-0.39%)
     
  • BTC-USD

    35,252.63
    -1,069.77 (-2.95%)
     
  • CMC Crypto 200

    870.86
    +628.18 (+258.85%)
     
  • FTSE 100

    7,494.13
    -90.88 (-1.20%)
     
  • Nikkei 225

    27,522.26
    -250.67 (-0.90%)
     

La despedida de Joan Manuel Serrat de los escenarios: la sorpresa de los españoles, que ya empiezan a extrañarlo

·5  min de lectura
Joan Manuel Serrat, con un 2018 agitado
Joan Manuel Serrat, con un 2018 agitado

MADRID.– Partidario de vivir, cantor y embustero, el artista que nunca dosificó los placeres, sino que los derrochó, Joan Manuel Serrat, ha anunciado que se retira de los escenarios. La próxima gira que emprenda será la última. El vicio de cantar 1965-2022 comenzará a rodar en el Beacon Theatre de Nueva York, el 27 de abril, y bajará el telón en Barcelona, en el Palau Sant Jordi, el 23 de diciembre. Aún no se ha confirmado si tendrá esta gira un paso por la Argentina, pero sí adelantó Serrat al diario El País que tendrá varias presentaciones en Sudamérica.

A los 77 años, después de 65 de carrera, del exilio en México, de haber integrado listas negras, de haber escrito un himno como es “Mediterráneo” y clásicos, como “Penelópe”, después de haber llevado la poesía de Antonio Machado y Miguel Hernández a los estadios de fútbol más populares, y de haber pisado los escenarios más prestigiosos del mundo con composiciones irreverentes, Serrat dice adiós. Pero de los escenarios. Serrat siempre ha sido una voz y un referente de causas sociales, como lo es actualmente de la crisis de refugiados en el Mediterráneo.

Tras el anuncio de esta noticia rotunda, Serrat no quiso ahondar más en detalles, y las fechas y destinos de la gira se conocerán recién el 8 de diciembre. De modo intermitente la TV y la radio se hicieron eco de esta despedida. “Se nos va el más grande”, dijo hoy la conductora Susanna Grisso en el inicio de Espejo Público (Antena 3), a las 9 de la mañana, el magazine que recorre la actualidad española. Luego, a este mismo programa asistió la venezolana Soledad Bravo, quien contó anécdotas con Serrat. En Twitter, Andreu Buenafuente, también catalán y brillante conductor de Late Motiv, un ciclo que termina este año tras diez temporadas, escribió: “A buscar entradas y a despedir al maestro”. El compositor Pancho Varona también se expresó públicamente: “Si Serrat se va, apagamos y nos vamos”.

Serrat explicó en una entrevista al periodista Juan Cruz Ruiz en el diario El País los motivos de su partida: “Las dificultades fueron distanciándome. Estaba cada vez más lejos de la actividad que hacía, y aunque no desde el sentimiento, lo cierto es que también estaba inevitablemente alejado de la gente. Lo que he decidido es despedirme en persona. No me gustó sentirme despedido por una plaga. Por eso me planteé ir al lugar más natural para hacerlo, con el público enfrente, lleno de gratitud y alegría”. Además de la pandemia, que paralizó al mundo, Serrat antes había interrumpido No hay dos sin tres –que había comenzado en Buenos Aires en noviembre de 2019– la gira que emprendía con su amigo, cómplice y todo Joaquín Sabina. En febrero de 2020, en el Wizink Center de Madrid, a media hora del inicio del recital, Sabina cayó del escenario. Ese accidente, esa caída de dos metros, le ocasionó fracturas en el hombro izquierdo, pero luego, tras varios estudios el cuadro se complicó y el músico debió ser operado de un hematoma intracraneal. Si bien se reprogramaron las fechas por entonces, y la gira iba a reanudarse en mayo, la crisis sanitaria frustró estos planes.

Joaquin Sabina y Joan Manuel Serrat presentan el recital que van a brindar juntos en Buenos Aires. Oct 2019
Silvana Colombo / archivo


Joaquin Sabina y Joan Manuel Serrat recorrieron América Latina varias veces en exitosísimas giras (Silvana Colombo / archivo/)

Si bien Serrat se baja de los escenarios, su música seguirá sonando sobre las tablas. Aquellas pequeñas cosas es el espectáculo que impulsa desde hace muchos años la exitosa productora argentina Julia Gómez Cora –quien tanto hizo para convertir a Madrid en la capital hispanoamericana del musical– con la autorización, bendición y el sello del propio artista. Con guion de Jordi Galcerán, dirigido por Ariel Del Mastro, esta obra estaba prevista para ser estrenada antes de la pandemia en Madrid, pero con intención de presentarse también en América Latina. Tras la despedida de Serrat, se estrenará Aquellas pequeñas cosas, confirmó a LA NACION la productora, y este musical promete tener un éxito gigante de un lado y otro del Atlántico.

Si bien no está confirmada aún su presentación en la Argentina, el romance que mantiene con el público desde 1969, cuando pisó por primera vez el país, sigue aún candente. “El día que volvió Perón estaba ahí. Fui testigo no presencial, porque no estaba en el aeropuerto, pero sí recuerdo perfectamente la matanza de Ezeiza. El asesinato montado por la extrema derecha en el aeropuerto donde tantos muchachos no solo murieron a tiros, sino colgados de los árboles. Y vi cómo Perón echaba a los muchachos de la Plaza de Mayo”, recordaba a LA NACION hace un par de años.

Provinciano e internacional, como suele referirse, a su identidad y esencia, Serrat sigue viviendo en Poble Sec, el barrio barcelonés donde se crió, en una casa donde hablaba castellano con su madre, Ángeles, aragonesa, y catalán con su padre, Josep, empleado de la Compañía de Gas. Poco antes de emprender su gira Mediterráneo, le preguntábamos en Barcelona cuál es su vínculo con el pasado y con los recuerdos: “Yo no puedo evitar la melancolía. Puede ubicarse en determinados momentos de mi vida, pero tampoco la cultivo. Aparece como aparecen una serie de sentimientos de manera desbocada, pero no soy partidario de cultivarla, mucho menos la nostalgia. Creo que es una mala hierba”. Curado de la melancolía, es su público el que lamenta esta noticia, pero que acompañará a “Nano” con sonrisas y aplausos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.