Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,464.62
    -8.55 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    39,150.33
    +15.57 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    17,689.36
    -32.23 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    2,022.03
    +4.64 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    80.59
    -0.70 (-0.86%)
     
  • Oro

    2,334.70
    -34.30 (-1.45%)
     
  • Plata

    29.58
    -1.24 (-4.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0697
    -0.0009 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2570
    +0.0030 (+0.07%)
     
  • dólar/libra

    1.2650
    -0.0010 (-0.08%)
     
  • yen/dólar

    159.7670
    +0.8530 (+0.54%)
     
  • Bitcoin USD

    64,351.73
    +39.32 (+0.06%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,328.98
    -31.35 (-2.30%)
     
  • FTSE 100

    8,237.72
    -34.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

Han vivido años en Estados Unidos, ahora estos 'genios' solo tienen 60 días para encontrar un trabajo o irse

Durante 2022, más de 146.000 trabajadores del sector tecnológico han sido despedidos en Estados Unidos. Foto: Getty Images.
Durante 2022, más de 146.000 trabajadores del sector tecnológico han sido despedidos en Estados Unidos. Foto: Getty Images. (thianchai sitthikongsak via Getty Images)
  • Los despidos en el sector tecnológico hacen que trabajadores extranjeros de EEUU busquen nuevos empleos de manera desesperada

  • Muchos tienen visados para trabajadores altamente calificados conocidos como H-1B que dependen de un trabajo

  • Si no han conseguido una 'green card', una vez despedidos solo tienen 60 días para encontrar un puesto nuevo o salir del país

  • Muchos de ellos tienen hijos estadounidenses, casas, hipotecas y se han integrado a comunidades

Desde que llegó a Estados Unidos contratado por Microsoft hace 14 años, Abhishikt Jain forjó una carrera profesional brillante, inició una familia y se asentó en una casa de cuatro habitaciones con una cochera “llena de cosas innecesarias”, relató.

“Se podría decir que alcancé el sueño americano”, dijo el ingeniero de software, ahora de 43 años, que nació en la India y vive en Bellevue, Washington.

PUBLICIDAD

Sin embargo, en octubre, Jain fue víctima de la ola de despidos que está arrasando con la industria tecnológica, y de pronto el futuro de su familia se sumió en la incertidumbre. Jain, que estaba a punto de asegurar su residencia permanente en Estados Unidos tras una espera de 12 años, ahora enfrentaba la posibilidad de tener que empacar y abandonar el país a menos que encontrara otro trabajo pronto o al fin recibiera su tarjeta verde.

Luego de años de crecimiento galopante, el sector tecnológico estadounidense ha pisado el freno en medio de una inflación al alza y temores sobre una recesión. Una bonanza de contrataciones ha dado paso a reducciones drásticas de personal con el fin de recortar costos.

Un golpe todavía más duro para los extranjeros

Ser despedido en la temporada decembrina es un golpe duro para cualquier trabajador. Pero para los extranjeros que tienen visas de trabajo temporales, los desafíos van mucho más allá de arreglárselas sin un salario. Tienen que encontrar empleo en menos de 60 días en otra empresa dispuesta a avalar su trámite de visado; de lo contrario, deben marcharse del país. Y muchos corren el riesgo de perder su oportunidad de obtener la residencia permanente en Estados Unidos tras pasar años en el atasco de casos pendientes para la tarjeta de residencia.

Este año, más de 146.000 trabajadores del sector tecnológico han sido despedidos, según Layoffs.fyi, que da seguimiento a estos datos; tan solo en noviembre, hubo 51.000 despidos. Una proporción significativa de estos empleados eran extranjeros, aunque las empresas no han revelado cuántos trabajadores con visas temporales han sido despedidos.

Los recortes han obligado a trabajadores extranjeros ansiosos a buscar con urgencia nuevos empleos y, mientras avanzan los días, encontrar posibles soluciones provisionales, como transferirse a un estatus de visitante temporal para ganar algo de tiempo mientras siguen buscando empleo.

Abhi Jain, quien fue despedido de su trabajo como ingeniero de software en Microsoft, en su casa en Bellevue, Washington, el 7 de diciembre de 2022. (Jovelle Tamayo/The New York Times)
Abhi Jain, quien fue despedido de su trabajo como ingeniero de software en Microsoft, en su casa en Bellevue, Washington, el 7 de diciembre de 2022. (Jovelle Tamayo/The New York Times)

“Nunca he visto esta magnitud de despidos en mi vida. Hay caos y confusión”, comentó Tahmina Watson, abogada de inmigración en Seattle que ha sido bombardeada con consultas de trabajadores extranjeros despedidos.

“Las empresas tecnológicas no solo están despidiendo gente en cantidades sin precedentes, sino que también están congelando las contrataciones”, afirmó, “entonces, hay pocas alternativas laborales para los trabajadores inmigrantes”.

Jain, que perdió su trabajo en Microsoft en octubre, es uno de decenas de miles de ingenieros indios que durante años han creado software en empresas de tecnología de la información como Cisco, plataformas de redes sociales como Meta y minoristas en línea como Amazon. Dado su nivel de importancia, y la escasez de profesionistas estadounidenses egresados de carreras STEM (la sigla en inglés para ciencia, tecnología e ingeniería), muchos trabajadores extranjeros han recibido el respaldo de sus empleadores para acceder a la residencia permanente en Estados Unidos.

Mientras esperan la aprobación de sus casos, los inmigrantes han hecho una vida en Estados Unidos: han tenido hijos estadounidenses, han suscrito créditos hipotecarios y se han integrado a comunidades.

El visado de los 'genios'

Muchos tienen visados para trabajadores altamente calificados conocidos como H-1B. Más de 500.000 personas habitan en Estados Unidos con esas visas, la mayoría es de la India, seguida de China, y casi todos trabajan en los campos de ciencia y tecnología.

La demanda de este tipo de talento se ha disparado a medida que la economía estadounidense se ha vuelto cada vez más dependiente de la tecnología. Entre los años 2000 y 2019, el número de trabajadores en el sector tecnológico de Estados Unidos aumentó un 44 por ciento, de 7,5 millones a 10,8 millones. Por sus habilidades de programación, codificación y de otro tipo, muchos reciben salarios de seis dígitos.

EN VIDEO: Los despidos en el sector tecnológico obligan a los inmigrantes a correr en busca de nuevos empleos

Hasta 2019, los trabajadores nacidos en el extranjero conformaban casi una cuarta parte de todos los trabajadores STEM en el país, un incremento del 16 por ciento en el año 2000, según un análisis de datos censales realizado por el American Immigration Council.

Los trabajadores con visado están concentrados en California, sede de Twitter, Meta y Apple, y en el estado de Washington, sede de Amazon, Microsoft, Zillow y Expedia. Pero también están presentes en estados como Arkansas, trabajando en las oficinas centrales de Tyson, la procesadora avícola, para mejorar las eficiencias de producción, y en Walmart, para diseñar los sistemas de autopago.

Este año, empresas estadounidenses presentaron más de 480.000 peticiones para las 85.000 visas H-1B disponibles y, como en años previos, el gobierno recurrió a un sorteo para repartirlas dado el gran volumen de solicitudes.

60 días para encontrar una solución o irse

Pero los despidos recientes en la industria tecnológica han volcado de manera abrupta las vidas de los trabajadores que ya están aquí.

Tras finalizar su adquisición de Twitter, Elon Musk recortó la plantilla a la mitad, es decir, despidió a 3700 empleados, lo cual arrojó a muchos trabajadores extranjeros con visas a una búsqueda urgente de empleo.

“Estoy aquí con una visa H-1B y solo tengo 60 días para encontrar un trabajo nuevo”, escribió en LinkedIn, Yiwei Zhuang, un ingeniero chino de software.

Tras perder su trabajo en Twitter, Sujatha Krishnaswamy, originaria de la India, recurrió a la plataforma para expresar su angustia sobre su situación precaria.

Este año, mientras estaba embarazada, “trabajé día y noche para lograr que una función crucial de privacidad para los usuarios cumpliera con las obligaciones normativas de Twitter”, escribió. “Me entregué en cuerpo y alma todos los días para cumplir con las promesas de Seguridad y Privacidad que Twitter les hizo a los usuarios y a los reguladores”.

Su estatus H-1B, señaló, “exacerba mi situación”.

Si los trabajadores con visados H-1B y sus familias regresan a sus países de origen tras ser despedidos, su empleador está obligado a cubrir los gastos de su viaje de vuelta.

Para quedarse en Estados Unidos, deben encontrar a una empresa dispuesta a sufragar los costos de renovar su visa H-1B, y pagar las comisiones relacionadas con su solicitudes de la tarjeta verde, si están en proceso, las cuales dependen de que la persona tenga trabajo.

En el estado de Washington, Microsoft le otorgó a Jain una indemnización que le servirá de colchón, y se esforzó por enfatizar que la empresa había sido un buen empleador durante 17 años, tres de los cuales los trabajó desde la India.

No obstante, aún con su profunda experiencia, afirmó que está enfrentando dificultades para encontrar un empleo, ya que la ola de despidos aunada a la contratación congelada ha creado un ambiente de competencia feroz.

Esta semana, recibió un alivio temporal: tras más de una década de espera, su tarjeta verde de pronto llegó en el correo. Su capacidad de vivir en Estados Unidos ya no depende de su empleo.

“Ahora el estrés es mucho menor”, aseguró Jain, quien es casado y padre de dos hijos. “Solo tengo que encontrar un empleo”.

© 2022 The New York Times Company