Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    66,915.72
    +148.20 (+0.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,366.03
    -7.81 (-0.57%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

En desventaja. Las mujeres llegan al retiro con 25% menos de capital

Los fondos de retiro 401K son beneficios que suelen recibir los empleados a tiempo completo de las empresas en EE.UU.
Solo el 32% de las mujeres es consciente que no está ahorrando lo suficiente para la jubilación - Créditos: @GETTY Images

La igualdad de género en materia financiera todavía tiene unas cuantas asignaturas pendientes y aunque se avanza, la velocidad crucero es lenta. Las mujeres ganan entre entre 15% y 20% menos que los hombres a igual puesto e igual responsabilidad, y eso se traduce sin escapatoria en un retiro con menos dinero.

Si al análisis le sumamos que ni hombres ni mujeres en la situación actual de los sistemas previsionales del mundo se jubilarán con lo suficiente para un retiro holgado, la posición de las mujeres es doblemente desfavorable.

Qué medidas toman las empresas para achicar la brecha de género

Según un relevamiento realizado por la consultora WTW , especializada en gestión de talento y recursos humanos, en promedio se prevé que las mujeres lleguen a la jubilación con sólo el 74% de la riqueza acumulada por los hombres. Los datos surgen del informe Equidad mundial de riqueza de género 2022 y revelan que para América Latina la situación femenina es aún más compleja. “El porcentaje baja al 67% respecto a los hombres. Es decir, siete puntos por debajo del promedio mundial”. Los menores ingresos se traducen en que las mujeres construyen entre 25% y 30% menos de patrimonio que los hombres para su futuro retiro

PUBLICIDAD

Desde Mercer, otra consultora líder en temas de gestión de talento, previsión social e inversiones, aportan también datos que son categóricos. “De acuerdo a nuestro reporte Las mujeres y la vejez solo el 32% de las mujeres es consciente que no está ahorrando lo suficiente para la jubilación”, afirma Dolores Liendo, líder de Wealth de Mercer para la Argentina, Uruguay y Paraguay.

¿A qué se debe tanta disparidad? Varias son las razones que se combinan para llegar al dato de que las mujeres llegarán al momento del retiro con sus cuentas mucho más flacas.

Desde WTW enumeran a las que identifican como las principales causas de esta diferencia en los ingresos.

• Brechas salariales de género

• Trayectorias profesionales retrasadas.

• Brecha en la educación financiera

• Responsabilidades del cuidado familiar fuera del lugar de trabajo

Discriminación

Claramente la menor participación de las mujeres en el mercado laboral y en puestos de menor jerarquía es un tema que aunque está en boga y sobre el cuál se discute , está lejos de solucionarse. “Sigue existiendo el estereotipo, especialmente en Latinoamérica, que los hombres son los principales proveedores de ingresos y las mujeres las principales cuidadoras del hogar, dando como resultado que las mujeres asuman más responsabilidades familiares, lo que reduce el crecimiento de su carrera profesional y, por ende, la acumulación de riqueza”, sostiene Héctor Martínez, director de WTW para Latinoamérica.

En la Argentina, los factores que conspiran contra la generación de patrimonio femenino se combinan con la propia historia y devenir económico del país. Gabriel Chaufan, presidente de BBVA Seguros y profesor de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, va directo al grano: “La falta de moneda y la mirada cortoplacista que tenemos los argentinos conspira fuertemente contra esta necesidad de ahorro a largo plazo para nuestra jubilación. Sin embargo, nuestra historia como país demuestra que si esperamos que la jubilación oficial nos permita mantener nuestra calidad de vida cuando nos jubilemos, nos estaremos equivocando”.

Otra realidad que no se puede esquivar y que no beneficia en términos económicos a las mujeres es que son más longevas, lo cuál indefectiblemente las planta frente a la necesidad de “autofinanciarse” más cantidad de años retiradas o jubiladas.

Los fondos de retiro 401K son beneficios que suelen recibir los empleados a tiempo completo de las empresas en EE.UU.
Solo el 32% de las mujeres es consciente que no está ahorrando lo suficiente para la jubilación - Créditos: @GETTY Images

¿Cómo armar el plan?

La necesidad imperiosa de diagramar con tiempo un plan para el retiro no es excluyente de las mujeres, y los consejos y recomendaciones de expertos pueden servir, obviamente, tanto a ellas como a ellos.

¿Cuánto más deberían esforzarse las mujeres para llegar al retiro en igualdad de condiciones? Según la fintech mexicana Finerio Connect, especializada en soluciones financieras para los bancos, “para lograr un haber o ingreso jubilatorio igual al de un hombre, las mujeres deberían ahorrar entre un 11% y un 20% más que sus pares masculinos”.

“Prepararnos para la economía de la longevidad debe ser algo que nos ocupe desde el comienzo de la etapa laboral, nuestra recomendación es no extenderse más allá de los 40 años”, resalta como primer consejo Liendo de Mercer. “Se trata de tomar decisiones hoy que impactan en el futuro”, enfatiza.

Gabriel Chaufan, que además de profesor en la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral integra el Programa de Finanzas Personales del IAE Business School, pone sobre la mesa un primer tópico que involucra a hombres como a mujeres.

Educación financiera: el gen emprendedor se expande entre las mujeres

“Para hacernos un fondo de retiro, lo primero es entender qué nos cuesta mucho ahorrar. Hay barreras psicológicas que lo impiden. Para ello tenemos que ‘engañar’ a nuestro cerebro generando ahorro de forma automática, de manera de ‘no contar’ con ese dinero cuando empieza el mes”, define el especialista.

Una buena “trampa” para el cerebro son los seguros de retiro. “Es un mecanismo ideal, porque se ahorra de forma automática a través de débito en cuenta o en tarjeta. Adicionalmente algunos fondos comunes también permiten generar débito en cuenta para aportar a dicho fondo”, dice Chaufan.

Liendo de Mercer recomienda también ponerse por delante del tema con planificación en primer lugar, ahorro y educación financiera. “La forma de planificar diferirá en base a la proximidad que se esté al momento de la jubilación. Si hablamos, por ejemplo, de una edad más próxima al retiro, comienzan a tomar relevancia componentes de la planificación como el diagnóstico previsional, para evaluar el acceso a la jubilación y obtener información sobre cómo mejorar o por lo menos no perjudicar el haber jubilatorio”, remarca.

Ahorro sostenido

En cuanto al ahorro sistematizado y sostenido en el tiempo, dos componentes imprescindibles para llegar con el capital necesario, la ejecutiva de Mercer hace zoom también sobre “los esquemas de ahorro privado como protagonistas en la construcción del capital de retiro. La proximidad al momento del retiro genera la necesidad de un mayor esfuerzo, y pone en evidencia la relevancia de comenzar a ahorrar e invertir a una edad temprana, para tener mejores resultados en la etapa pasiva”.

Para empezar a hacer cuentas y diagramar un plan a largo plazo Maximiliano Donzelli, Head of Research de IOL invertironline, pone el énfasis en apalancarse en el interés compuesto y la planificación financiera de largo plazo. Para hacer proyecciones usa como ejemplo una inversión en el índice S&P500 (en la Argentina se puede invertir mediante ETF SPY).

“Tiene un rendimiento promedio de 8% (tomando los últimos 20 años ya más allá de las bajas del último año). Eso me permitiría retirar US$1000 por mes, teniendo un ahorro de US$200.000, y sin tocar el capital. ¿Cómo?, US$12.000 al año, equivalente a un rendimiento del 6% anual sobre ese capital”.

Para llegar a ese número y usando el interés compuesto una mujer podría ahorrar e invertir US$250 por mes desde los 30 hasta los 60 y reuniría algo más de US$200.000 para complementar su ingreso previsional.

Rol protagónico

Las empresas también pueden tomar un rol protagónico en colaborar a achicar la brecha. “Esta es una clara oportunidad para que las corporaciones se diferencien como empleadores progresistas al tomar medidas para apoyar la igualdad respecto a la acumulación de riqueza por género”, asegura en ese sentido, Héctor Martínez, director de WTW para Latinoamérica.

El camino recién está trazándose, pero pasar a la acción no puede esperar, es un objetivo que se debe poner en agenda hoy.