U.S. markets closed

4WD vs. AWD: en qué consisten la tracción en las cuatro ruedas y tracción total

Daniel Matus

La diferencia entre un vehículo con tracción en las cuatro ruedas (4WD) y otro con tracción total (AWD) puede hacer –o deshacer– tu capacidad para triturar los caminos difíciles o manejar con seguridad en condiciones invernales difíciles. Y aún antes: comprender los beneficios y desafíos de cada uno  de estos sistemas es esencial si estás buscando un vehículo para la aventura.

El nuevo AWD es la opción más popular, pero para aquellos que esperan conquistar senderos, 4WD es vital. Sin embargo, los inconvenientes de 4WD pueden ser desalentadores si no se entiende específicamente lo que implica poseer un automóvil con esta capacidad. A continuación, te explicamos la diferencia entre la tracción en las cuatro ruedas y tracción total.

Tracción en las cuatro ruedas (4WD)

tracción a las cuatro ruedas y tracción total

Comencemos con “tracción en las cuatro ruedas”. Llamada a menudo 4WD y “Cuatro por cuatro” (4×4), la principal distinción de este sistema es que se usa típicamente en vehículos diseñados y fabricados para manejarse en zonas sin pavimentar. Se incluyen aquí camionetas y SUVs resistentes como el Jeep Wrangler, el Mercedes-Benz Gelandewagen y el Toyota Land Cruiser.

En pocas palabras, es un sistema que envía potencia a las cuatro ruedas por igual y sin vectorización (esto es, sin controlar la división de la entrega de potencia entre las ruedas o los ejes). Aquí, cada rueda girará a la misma velocidad que todas las demás. La potencia proviene del motor y se transfiere a la transmisión, donde un dispositivo único conocido como caja de transferencia divide la potencia entre los ejes delantero y trasero.

Esta división igual de potencia es excelente para maniobrar en situaciones realmente difíciles y de baja tracción. Pero no es muy amigable en el manejo diario. Cuando tienes un sistema de tracción en las cuatro ruedas para ir por la carretera, puede hacer que acciones simples como doblar o tomar una curva sean muy difíciles.

Esta es la razón por la cual la mayoría de los sistemas 4WD son sistemas a tiempo parcial, pudiendo inhabilitar la tracción en dos ruedas para mejorar la conducción en carretera.

“A tiempo parcial” vs. “A tiempo completo”

La mayoría de los sistemas modernos de tracción en las cuatro ruedas son de “tiempo parcial”, en donde el vehículo está en modo de tracción en solo dos ruedas. Con presionar un botón (o con un tirar de una palanca montada en la consola central) se activa la tracción en las cuatro ruedas. Básicamente, compensa las diferencias en las tasas de rotación de las cuatro ruedas, resolviendo los problemas que dificultan el manejo.

La mayoría de las camionetas y SUV (incluso crossovers con tracción total) vienen con diferenciales de bloqueo central, los cuales envían la potencia uniformemente a los ejes delantero y trasero, pero esos ejes tienen sus propios diferenciales que varían la cantidad de potencia entre las ruedas izquierda y derecha, dependiendo en la cantidad de agarre disponible. Ahí es cuando intervienen los sistemas de control de estabilidad y tracción para limitar el deslizamiento real de la rueda. Pero esto es una discusión para otro día…

tracción a las cuatro ruedas y tracción total

Los sistemas de tracción a las cuatro ruedas “a tiempo completo” esencialmente no cuentan con un modo “2WD”, lo que significa que el sistema de tracción a las cuatro ruedas está activo todo el tiempo. Es un sistema algo obsoleto, ya que la tecnología y el “sistema a tiempo parcial” tiene más sentido para la mayoría de los consumidores en estos días. No todo el mundo necesita tracción en las cuatro ruedas todo el tiempo.

Ventajas 4WD Desventajas 4WD
Mejor tracción en condiciones fuera de carretera Agrega peso y complejidad a los autos
Se puede apagar para mejorar el ahorro de combustible No se puede usar en todas las condiciones
Tecnología probada y robusta Más caro que los modelos de dos ruedas motrices

Tracción en todas las ruedas o Tracción total (AWD)

All-Wheel Drive es una innovación mucho más reciente y, por lo mismo, un poco más complicada. Aparece en todo, desde superdeportivos como el Audi R8 hasta carros de supermercado como el Buick Encore. Para simplificar, es en realidad muy similar al concepto de tracción a las cuatro ruedas “a tiempo parcial”.

La tracción a las cuatro ruedas (4WD) es un sistema intenta enviar tanta potencia a las cuatro ruedas como sea posible para un máxima tracción. En cambio, la tracción en todas las ruedas (AWD) varía la cantidad de potencia que se envía a cada rueda, ya sea físicamente (mediante diferenciales o cajas de transferencia), o electrónicamente (mediante la vectorización de los frenos, donde estos se usan para desacelerar una rueda específica por falta de tracción).

La tracción total a menudo se asocia con vehículos de carretera, como sedanes, station wagons, crossovers e incluso algunos SUV más grandes de hoy en día. Crossovers como el Honda CR-V, el Toyota RAV-4 y el Mazda CX-3 tienden a caer dentro de la categoría de “automóviles”, mientras que los SUVs como el Chevrolet Tahoe y el Toyota 4Runner entran en la categoría de “camionetas”. (Por cierto, quizá te interese leer nuestro artículo sobre los mejores crossovers y SUVs del mercado).

Piensa en la tracción total como algo similar al sistema de tracción a las cuatro ruedas “a tiempo parcial” que acabamos de describir, con la salvedad que aquí es completamente automático. Con la tracción total, el sistema está constantemente activo y no necesita ser activada por el conductor para funcionar.

Cada vez que los sistemas del vehículo perciben una pérdida de tracción (por curvas, giros, o cuestiones climáticas) se desvía electrónica y físicamente la potencia de las ruedas que menos tracción necesitan a las que más. Algunos envían constantemente energía a ambos ejes y a las cuatro ruedas, y ajustan la entrega de potencia de acuerdo con la rueda que pierde o mantiene la tracción.

La tracción total también ha ido en aumento en aplicaciones de rendimiento. El Mercedes-AMG E63 es un ejemplo perfecto. Ahora se vende solo con AWD en los Estados Unidos, ya que sus enormes reservas de potencia de más de 500 caballos de fuerza pueden “abrumar” la tracción de las ruedas traseras. Incluso cuando no estamos hablando de autos de tal rendimiento, dividir el poder de manera uniforme implica una mayor estabilidad en todo tipo de climas.

La AWD no es tan robusta como 4WD, y no puede igualar el suministro de potencia agudo necesario para una baja velocidad fuera de carretera. El mantenimiento y la complejidad de estos sistemas también pueden ser extraordinariamente costoso, pero garantizar su funcionamiento es crucial para tu seguridad.

La AWD tiene algunas ventajas claras sobre 4WD. En estos días, las computadoras están involucradas en la mayoría de los sistemas AWD. Los sensores de cada rueda controlan la tracción, la velocidad de la rueda y muchos otros datos cientos de veces por segundo. Una ECU (unidad de control del motor) dicta adónde se envía la energía y qué rueda individual tiene más agarre.

Este tipo de sistema, generalmente llamado vectorización de par, aparece en todo, desde el Subaru WRX hasta el Dodge Charger. La vectorización de par ha permitido enormes mejoras en el manejo y la capacidad de los carros actuales para ser aptos en todo tipo de clima.

TRACCIÓN EN TODAS LAS RUEDAS ELECTRIFICADA

Muchos vehículos eléctricos (como el Jaguar I-Pace y el Audi e-tron) usan lo que se conoce como un sistema de tracción total en las cuatro ruedas.

Cada eje tiene su propio motor eléctrico, por lo que las cuatro ruedas siempre están accionadas, pero no hay conexión mecánica entre la parte delantera y trasera del auto. Esto mejora la tracción y el rendimiento al tiempo que ayuda a despejar el espacio de los pasajeros, ya que no hay necesidad de un montículo de transmisión.

Algunos vehículos híbridos enchufables utilizan una combinación de tecnologías para lograr la tracción en las cuatro ruedas. Tomemos por ejemplo el Volvo XC90 T8. Su motor de cuatro cilindros de 2.0 litros hace girar las ruedas delanteras, mientras que un motor eléctrico montado sobre el eje trasero hace lo mismo con las ruedas traseras. Posee tracción delantera cuando los cuatro cilindros funcionan solos; la tracción trasera funciona solo en modo eléctrico y la tracción total funciona con ambas fuentes de alimentación en funcionamiento.

Ventajas AWD Desventajas AWD
Proporciona mayor agarre y control en todas las condiciones de la carretera Reduce la economía de combustible
Da un manejo y una tracción más deportivos a una gama más amplia de autos Aumenta el peso y la complejidad de los vehículos
Funciona todo el tiempo No tan bueno en condiciones extremas fuera de la carretera

Los fabricantes de automóviles se están tomando en serio los autos electrificados, por lo que estos sistemas de tracción total se harán más comunes en los próximos años.

¿Cuál me conviene?

Tu decisión, dependerá de tus necesidades. Si eres una especie de Mad Max que usa su vehículo casi siempre fuera de la carretera y en terrenos difíciles, la 4WD será siempre la mejor opción. Para la mayoría de las personas, sin embargo, la AWD tiene más sentido.

En condiciones invernales, un sistema moderno de tracción total responderá instantáneamente sin que el conductor tenga que alternar ningún interruptor. Es lo que la mayoría de la gente necesita. Además, los vehículos AWD tienden a tener una mejor distribución del peso, lo que mejora la tracción y el rendimiento.

Pero lo cierto es que para muchos conductores tampoco es algo de vida o muerte. Si vives en un área que no tiene un clima invernal demasiado duro, probablemente solo notarás la diferencia un par de veces al año, y créenos: en muchos casos, un buen juego de neumáticos de invierno hará mayor diferencia.

*Actualizado por Daniel Matus el 13 de mayo de 2020.

The post 4WD vs. AWD: en qué consisten la tracción en las cuatro ruedas y tracción total appeared first on Digital Trends Español.