Anuncios
U.S. markets close in 28 minutes
  • S&P 500

    5,084.48
    +102.68 (+2.06%)
     
  • Dow Jones

    39,031.11
    +418.87 (+1.08%)
     
  • Nasdaq

    16,034.91
    +454.01 (+2.91%)
     
  • Russell 2000

    2,010.22
    +15.48 (+0.78%)
     
  • Petróleo

    78.51
    +0.60 (+0.77%)
     
  • Oro

    2,032.70
    -1.60 (-0.08%)
     
  • Plata

    22.80
    -0.08 (-0.35%)
     
  • dólar/euro

    1.0825
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3270
    +0.0020 (+0.05%)
     
  • dólar/libra

    1.2659
    +0.0021 (+0.16%)
     
  • yen/dólar

    150.5440
    +0.2360 (+0.16%)
     
  • Bitcoin USD

    51,967.18
    +921.13 (+1.80%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,684.49
    +21.98 (+0.29%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.48 (+2.19%)
     

Por qué la disminución de la población de China es motivo de alarma

Edificios de apartamentos sin terminar y andamios de construcción en un complejo de viviendas en Shanghái, China, el 30 de octubre de 2022. (Qilai Shen/The New York Times)
Edificios de apartamentos sin terminar y andamios de construcción en un complejo de viviendas en Shanghái, China, el 30 de octubre de 2022. (Qilai Shen/The New York Times)

Los nuevos datos que publicó el gobierno chino esta semana revelaron que la población de China ha comenzado a reducirse, un cambio trascendental que tendrá un gran efecto dominó tanto a nivel nacional como mundial.

El 17 de enero, el gobierno dijo que en 2022 las muertes en China superaron en número a los nacimientos por primera vez en décadas.

Esto podría significar el fin de la posición de China como el país más poblado del mundo, una transición que podría, a largo plazo, remodelar profundamente la economía global. Se espera que la población total de la India supere a la de China a finales de este año, según una estimación reciente de las Naciones Unidas. A continuación, te presentamos las razones por las que economistas y otros están alarmados por dichos cambios.

La disminución de la fuerza laboral de Chinapodría obstaculizar la economía global.

Durante años, la enorme población china con edad para trabajar impulsó el motor económico mundial, abasteciendo a los trabajadores de las fábricas cuya mano de obra barata producía bienes que se exportaban a todo el mundo.

A largo plazo, la escasez de trabajadores de fábrica en China, impulsada por una fuerza laboral más educada y una población de jóvenes cada vez menor, podría aumentar los costos para los consumidores fuera de China, lo que podría exacerbar la inflación en países como Estados Unidos, que dependen en gran medida de los productos chinos importados. Ante el aumento de los costos laborales en China, muchas empresas ya han trasladado sus operaciones de manufactura a países con salarios más bajos, como Vietnam y México.

Una población cada vez más pequeña también podría significar una disminución en el gasto que hacen los consumidores chinos, amenazando a las marcas globales que dependen de las ventas de productos a China, desde los teléfonos inteligentes de Apple hasta las zapatillas deportivas de Nike.

Trabajadores en una fábrica de ropa en Cantón, China, 28 de diciembre de 2022. (Gilles Sabrie/The New York Times)
Trabajadores en una fábrica de ropa en Cantón, China, 28 de diciembre de 2022. (Gilles Sabrie/The New York Times)

Los datos son malas noticias para el crucial mercado inmobiliario de China.

A corto plazo, una tasa de natalidad en picada supone una gran amenaza para el sector inmobiliario de China, que representa aproximadamente una cuarta parte de la producción económica del país. El crecimiento de la población es un impulsor clave de la demanda de vivienda, y la propiedad de vivienda es el activo más importante para muchos chinos. Durante los confinamientos pandémicos generalizados que frenaron el gasto de los consumidores y el crecimiento de las exportaciones, la economía de China se volvió aún más dependiente del sector de la vivienda que ya estaba en crisis.

Hace poco, a fin de detener las consecuencias de esta crisis de vivienda el gobierno intervino para ayudar a los desarrolladores de bienes raíces que estaban en dificultades.

Es posible que la mano de obra cada vez más reducida de China no pueda respaldar a su creciente población que envejece.

A largo plazo, con menos personas en edad laboral, el gobierno podría tener dificultades para pagarle a una enorme población que envejece y vive más tiempo. Un informe de 2019 de la Academia China de Ciencias Sociales predijo que el principal fondo de pensiones del país se quedaría sin dinero para 2035, en parte debido a la reducción de la fuerza laboral.

Los economistas han comparado la crisis demográfica de China con aquella que estancó el auge económico de Japón en la década de 1990.

Pero China no tiene los mismos recursos que un país como Japón para proporcionarle una red de seguridad a su población que envejece. Los hogares chinos viven, en promedio, con ingresos mucho más bajos que en Estados Unidos y en otros lugares. Muchos residentes chinos mayores dependen de los pagos de pensiones estatales como fuente clave de ingresos durante su jubilación.

China también tiene una de las edades de jubilación más bajas del mundo, la mayoría de los trabajadores se jubilan a los 60 años. La situación ha impuesto una enorme presión no solo sobre los fondos de pensiones estatales sino también sobre el sistema hospitalario del país.

La crisis lleva décadas gestándose.

China introdujo la política del hijo único a fines de la década de 1970, al argumentar que era necesario evitar que el crecimiento de la población alcanzara niveles insostenibles. El gobierno impuso multas onerosas a la mayoría de las parejas que tenían más de un hijo y obligó a cientos de millones de mujeres chinas a abortar. Muchas familias favorecieron a los niños sobre las niñas, a menudo abortando a las niñas o abandonándolas al nacer, lo que resultó en un gran excedente de hombres solteros en la población china.

China anunció la disminución de las restricciones sobre el tamaño de la familia en 2013, pero muchos expertos en demografía dijeron que el cambio había llegado demasiado tarde para cambiar la trayectoria de la población del país.

No hay soluciones fáciles para el problema.

Las iniciativas del gobierno para estimular una explosión de natalidad y así resolver la crisis demográfica, incluida la oferta de donaciones en efectivo y la flexibilización de la política del hijo único que permite tres hijos, no han logrado estabilizar la caída de las tasas de natalidad. Las mujeres chinas educadas retrasan cada vez más el matrimonio y eligen no tener hijos, disuadidas por el alto costo de la vivienda y la educación.

China tampoco ha estado dispuesta a relajar las leyes de inmigración en aras de aumentar la población, emitiendo relativamente pocas tarjetas verdes para reponer su fuerza laboral cada vez más reducida a lo largo de su historia.

Con el objetivo de abordar la escasez de mano de obra, China ha subcontratado la producción poco calificada a otros países de Asia y ha agregado más automatización a sus fábricas, con la esperanza de depender más de los sectores de inteligencia artificial y tecnología para el crecimiento futuro.

© 2023 The New York Times Company