Las divisiones entre europeos marcan la nueva negociación presupuestaria

Las divisiones entre los países europeos vuelven a marcar la reunión del Consejo de este este jueves sobre el presupuesto común 2014-2020, con un bloque de la austeridad liderado por Reino Unido y otro por Francia e Italia, que se resisten a perder las ayudas europeas.

"Si recuperamos el sentido común, tendremos un acuerdo. Si no conseguimos un acuerdo, haremos el rídiculo", advirtió el mandatario de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, ante el Consejo que se inicia este jueves y se podría prolongar hasta el sábado de madrugada.

Bajo la presión de los países más ricos del bloque, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, prevé un recorte adicional de al menos 15.000 millones de euros a su anterior propuesta sobre el presupuesto comunitario para los próximos siete años. Este nuevo recorte se suma al tijeretazo de 77.400 millones de euros que Van Rompuy propuso ya en noviembre, que dejó el proyecto de presupuesto en 973.000 millones de euros.

Pero no convenció a un Reino Unido decidido a más austeridad.

Las divisiones son claras: de un lado están los contribuyentes netos (Reino Unido, Dinamarca, Suecia, Alemania, Austria, Holanda y Finlandia) y de otro, los amigos de la cohesión, liderados por Francia e Italia, que quieren que este presupuesto ayude a compensar los recortes que se les exigen en los presupuestos nacionales y sirvan para reactivar el crecimiento.

Italia, de hecho, amenazó con vetar cualquier acuerdo que "no respete las líneas rojas" que estableció ese país.

De hecho, el inicio de la cumbre europea fue postergado hasta las 16H30 GMT con el fin de revisar una propuesta, indicó una fuente europea a la AFP. "El comienzo de la cumbre fue retrasado a las 16H30 GMT porque necesitamos más tiempo para afinar la propuesta de compromiso", indicó una fuente de la presidencia europea.

El presidente francés, François Hollande, advirtió de que la excesiva austeridad perjudicará el crecimiento y exhortó a los países más ricos de Europa a que ayuden a reactivar la economía de los más golpeados por la crisis de la deuda. "Deben entrar en razón todos aquellos que quieran amputar el presupuesto europeo más allá de lo que es posible aceptar", aseguró.

Van Rompuy deberá hacer malabares para dejar a todos contentos. Pero como dijo un diplomático, la idea es que todos regresen a sus países "lo menos insatisfechos posible" y que sus intereses nacionales salgan sin sufrir grandes daños.

La gran incógnita es saber cuánto están dispuestos a ceder los europeos.

Londres quiere mantener también intacto el 'cheque británico', la compensación que Reino Unido recibe de sus socios de la UE desde 1984 por no beneficiarse de la PAC (principal partida del presupuesto comunitario).

Cameron llega a la mesa de negociaciones en una situación incómoda: hace quince días anunció un referéndum para que los británicos decidan, en principio, antes de que termine 2017 si desean permanecer en la UE. Tras el anuncio, el premier británico aumentó su popularidad en los sondeos y logró calmar a la creciente ala antieuropea de su Partido Conservador. Pero ahora no querrá perder los apoyos ganados.

El primer ministro británico advirtió este jueves de que "no habrá acuerdo" sobre el presupuesto plurianual en esta cumbre si no se recorta la cifra total. "Cuando estuvimos aquí en noviembre, las cifras que se presentaron eran demasiado altas. Deben bajar. Y no se bajan, no habrá acuerdo", afirmó Cameron a su llegada al Consejo Europeo.

Alemania -impulsora de la austeridad en Europa- ve también con buenos ojos los recortes presupuestarios que exigen los británicos.

España acude mejor parada a esta cumbre que a la de noviembre, en la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, logró compensaciones específicas para el sector agrario (500 millones de euros) y las políticas de cohesión (2.800 millones de euros), las partidas que más fondos recibe España de los europeos. Ahora, la cuarta economía de la zona euro intentará "mejorar su saldo con un sistema de ingresos y gastos equitativos", indicó una fuente diplomática.

Van Rompuy prevé anunciar además la ayuda de entre 5.000 a 6.000 millones de euros para fondos destinados a fomentar el empleo juvenil en las regiones más afectadas de la zona euro. Con un 26,02% de la población activa en el paro y un 55,13% entre los menores de 25 años, España tiene el segundo desempleo más alto de la zona euro, sólo por detrás de Grecia.

Los presidentes francés y español y el primer ministro de Italia, Mario Monti, mantendrán un encuentro trilateral antes de la apertura de la cumbre, indicó la presidencia francesa. Los tres estadistas son aliados tradicionales en defensa de una política europea que privilegie el crecimiento frente a los partidarios de los recortes presupuestarios.

El miércoles por la noche, Hollande mantuvo una reunión "corta pero intensa" con la canciller alemana, Angela Merkel, durante la cual manifestaron su voluntad de "llegar a un acuerdo" en Bruselas.

Todo indica que los nuevos recortes se concentrarán en infraestructura (transporte y telecomunicaciones) asuntos exteriores y la administración de la UE (especialmente sueldos y pensiones de los funcionarios), que podría sufrir una reducción de entre 2.000 y 2.500 millones de euros. Y el capítulo llamado 'Connecting Europe' ('conectando Europa') "es el que sufrirá un buen tajo" de 10.000 millones de Euros, dijo una fuente europea.

La capacidad de negociar de los europeos será una vez más sometida a prueba. Pero en caso de que los veintisiete alcancen un acuerdo -que deben aprobar por unanimidad-, necesitarán la aprobacion del Parlamento Europeo.

Cargando...

 
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.