U.S. markets closed

Cómo la dominatriz internacional Eva Oh ha sacado el máximo partido a una crisis global

Kenny Herzog

Tendrás que disculpar a la Ama Eva Oh si suena un poco adormilada. Son las 4 a.m. en Australia, donde se conecta a través de Skype Audio para platicar conmigo. La dominatriz profesional, presentadora de podcasts y educadora sexual creció en Asia, Europa y el país de los canguros, lo que ayuda a explicar tanto su acento incomparable como su forma de relacionarse con clientes en todo el mundo.

Las primeras actividades empresariales de Oh eran más convencionales: una vez fue propietaria de una empresa de diseño sostenible, pero a la edad de 26 años se concentró en su ocupación actual y nunca miró hacia atrás. Ella era progresista desde el principio, lanzando un negocio virtual llamado YouWillPleaseMe.com hace tres años que permite a los afiliados recibir capacitación básica en la dinámica de dominación y sumisión, todo sin encontrarse con Oh cara a cara. Básicamente, es como tomar una clase prémium (muy costosa) en cosas kinky

Oh, quien todavía viaja con frecuencia por países como Singapur y China, previó el avance del COVID-19 mucho más rápido que el mundo occidental. "Todo sucedió en Asia, donde estoy basada en su mayor parte, en diciembre", relata. "Entonces vi un cambio, pero más en mi esfera personal".

Aún así, no podía anticipar la cantidad de estadounidenses en cuarentena y otros usuarios de varios continentes que repentinamente acudirían a su sitio, buscando formas de mantenerse ocupados y estimulados. Pero gracias a un innovador modelo de negocio (sus interacciones con los clientes no solo son remotas sino automatizadas), ha podido mantenerse al día con la demanda. Por poco ortodoxa que pueda ser su empresa, su experiencia ofrece una idea de cómo cualquier negocio puede competir con las tendencias mientras se prepara para emergencias completamente imprevisibles.

Entrepreneur (ENT): ¿Cómo cambió la participación en tu sitio una vez que el brote de coronavirus comenzó a extenderse?

Eva Oh (EO): Definitivamente en la primera semana de noticias en el Reino Unido y Estados Unidos las suscripciones diarias aumentaron alrededor del 75 por ciento. Fue bastante inmediato. Se ha nivelado un poco ahora, pero todavía es aproximadamente un 25 por ciento más de lo normal. No estoy segura de qué pasa con el distanciamiento social en el hogar que puso a la gente a buscar cómo capacitarse en cosas kinky.

ENT: ¿No pronosticaste el aumento en el interés a medida que más países entraron en cuarentena?

EO: No lo esperaba, pero supongo que era una consecuencia lógica. Ya había tenido el coronavirus en mi mente durante tres o cuatro meses, pero no esperé que las medidas de cuarentena llevarán atención hacia mi negocio.

ENT: ¿Cómo manejaste el repentino aumento exponencial de la demanda?

EO: Cuando comencé hace unos 10 años recibía muchos más visitas. Quizás el mercado estaba menos saturado. Pero todavía obtengo mucho tráfico y quería capturar a esas personas sin tener que gastar mi energía, por lo que toda la plataforma está completamente automatizada. Hay un sistema de puntos y en realidad yo no tengo que hacer nada. Me notifican si las personas se desempeñan de manera excepcional, pero de lo contrario están interactuando con un “Yo” previamente configurado. Y en términos de capacidad de ancho de banda, solo se trata de estar hablando con mi servidor de tanto en tanto para aumentar la capacidad del sitio. 

ENT: ¿Hay alguna lección de negocios sobre la importancia de adaptarse a las nuevas tecnologías?

EO: Sí, esa es la cosa, esto no es lo primero que hice, y puede que no sea lo último que haga para mantenerme vigente. No estoy seguro si se trata mi personalidad o tal vez de mi generación, pero creo que la diversificación de la cartera es lo que nos salvará de muchas cosas. Viví en China y cuando me mudé allí por primera vez hace unos 15 o 20 años sabía que pueden te desconectar Internet en cualquier momento que lo deseen. Así pasó y un día mi única mi fuente de ingresos desapareció. Mi resistencia es probablemente lo que me salvó; mi comprensión personal de que las cosas tienen un final eventual y hay que prepararse para eso. Un país puede prohibir el trabajo sexual en cualquier momento, por lo que me enseñó que la diversificación de intereses te salvará del estigma social, pero también de la preocupación financiera, por eso mantengo trabajando muchas cosas diferentes en el camino.

ENT: ¿Qué sucede si, una vez que la crisis actual se calma, tienes más competencia en tu nicho?

EO: Para sobrevivir a esta industria se debe seguir siendo competitivo, y las personas son muy ágiles y están listas para innovar para sobrevivir y ganar dinero. Siempre supe que la gente intentaría copiar mi modelo de negocio. No tiene sentido pensar que voy a ser la única en la industria de la educación sexual diferente. Entonces, supongo que no tengo un apego a las cosas que hago debido a eso, pero eso también me mantiene alerta. Trato de usar mi personalidad y hablar tanto como puedo, porque sé que eso es lo que la gente no puede copiar por completo. Ese es mi factor diferenciador.

ENT: Básicamente, estás construyendo una marca.

EO: Las prácticas bien hechas y entendidas de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo (BDSM) se basan en las emociones, incluso si son por web. Básicamente lo que yo ofrezco es material didáctico y acompaño virtualmente a mis usuarios en cada paso del camino. Me enfoco mucho en el lenguaje que uso y en cómo lo comunico a través del video, porque en esta industria es vital enseñar de manera correcta. Las trabajadoras sexuales han vivido (históricamente) en condiciones adversas y eso nos prepara para ser adaptables y estar preparadas para las condiciones de conflicto. Quizás, en cierto sentido, algunos de nuestros modelos de negocio están mejor preparados debido a eso.

ENT: ¿Qué pueden aprender las empresas más tradicionales de la forma en que has resistido esta crisis?

EO: Creo que la conciencia emocional es enorme. Lo que más me ha salvado es la empatía. Es entender las necesidades de aquellos a quienes quiero atraer o de quienes están a mi alrededor en general. Comencé You Will Please Me para capturar clientes, pero puedo atraerlos porque entiendo que están buscando una conexión y yo quería que ese proceso fuera más accesible. Pero tuve que entender que los usuarios estaban confiando en mí. Si intentas comprender a las personas y lo que necesitan, puedes crear cosas que naturalmente las atraigan. La empatía es algo hermoso y muy útil para seguir operando tanto en tiempos de prosperidad o conflicto (tal vez sea más fácil en la prosperidad, por lo que es mejor diseñar planes en esos momentos de paz). Pero ahora es completamente posible, especialmente cuando las necesidades son tan agudas.

Artículos relacionados: