U.S. markets open in 1 hour 38 minutes
  • F S&P 500

    3,718.25
    +48.25 (+1.31%)
     
  • F Dow Jones

    29,651.00
    +308.00 (+1.05%)
     
  • F Nasdaq

    11,492.00
    +175.75 (+1.55%)
     
  • RTY=F

    1,688.00
    +25.50 (+1.53%)
     
  • Petróleo

    77.75
    +1.04 (+1.36%)
     
  • Oro

    1,648.80
    +15.40 (+0.94%)
     
  • Plata

    18.75
    +0.27 (+1.43%)
     
  • dólar/euro

    0.9650
    +0.0038 (+0.40%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8780
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    30.99
    +1.07 (+3.58%)
     
  • dólar/libra

    1.0807
    +0.0124 (+1.16%)
     
  • yen/dólar

    144.3350
    -0.3450 (-0.24%)
     
  • BTC-USD

    20,292.43
    +1,415.20 (+7.50%)
     
  • CMC Crypto 200

    463.85
    +30.75 (+7.10%)
     
  • FTSE 100

    7,025.84
    +4.89 (+0.07%)
     
  • Nikkei 225

    26,571.87
    +140.32 (+0.53%)
     

Drones: una startup local combina IA y robótica para transformar la industria energética

·6  min de lectura
Ian Bogado y Amelia Bálsamo
Amelia Bálsamo e Ian Bogado - Créditos: @Gentileza

La digitalización caló hondo en la mayoría de los negocios en los últimos años, y la industria energética no fue la excepción. En este marco, una startup argentina encontró la veta para posicionarse con una solución integral para el control de activos, basada en tres pilares: la robótica, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas (IoT).

Para los líderes de las principales compañías enfocadas en energías eléctrica y renovable, la transición hacia un sistema descentralizado -hacia el cual se orientan gran parte de los gobiernos, y el cual se caracteriza por instalaciones para la generación de energía relativamente más pequeñas y cercanas a los consumidores- es imposible sin sistemas digitales. Así lo exhibe el informe El poder del optimismo: gestión de la magnitud y las dificultades a medida que se acelera la transición energética, publicado este año por la firma noruega DNV.

Sin margen, Massa se aferra a la idea de una paz cambiaria

Soluciones que facilitan la interconexión de datos se volvieron un must para una industria como esta, que se expande a lo largo de extensos kilómetros de geografía. Es que, si bien en algunos casos existe la posibilidad de abarcar y monitorear las operaciones con cámaras convencionales y personal que releve diferentes sensores, esto implica elevados costos y el riesgo de imprecisiones en los reportes.

A esto se suma, además, la rapidez con la que crece y se mueve el sector, y la carencia de adecuadas redes de telecomunicaciones. “En Vaca Muerta, esto es tan exponencial que los drones, que se configuran como una capa intermedia de visualizaciones, nos permiten tener una mayor flexibilidad y resolver muchos problemas en un corto plazo”, señala Ian Bogado, cofundador y CEO de la startup argentina Uali

La compañía, que tiene también como alma máter a Diego Montesano, fue creada cuatro años atrás. Actualmente, y luego de registrar un crecimiento de 250% en 2021, cuenta con más de 30 colaboradores y está valuada en US$13.5 millones.

Ian Bogado y Amelia Bálsamo
Ian Bogado y Amelia Bálsamo - Créditos: @Gentileza

De acuerdo con el documento La industria de los drones en la Argentina: Oportunidades para su desarrollo, presentado por el Ministerio de Desarrollo Productivo en julio de este año, la producción a gran escala de estos dispositivos se concentra en los países más desarrollados, como China, Suiza y Corea del Sur. Sin embargo, el estudio destaca que la variedad de aplicaciones y la capacidad de adaptar drones a usos particulares podrían significar una oportunidad para aquellos países que no tomaron la delantera,

En la Argentina, según estimaciones de la Cámara Argentina de Empresas de Drones y Afines (Caedya), en el 2019 había alrededor de 16.600 drones, de los cuales, aproximadamente, 13.000 estaban registrados en la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC). En tanto, el número de operadores ronda hoy los 161: se trata de empresas ya consolidadas que los ofrecen como parte de su paquete de servicios.

“En los inicios, nos pusimos la bandera de desarrollar nuestros propios drones, aunque luego detectamos que en el mercado ya había equipos que cumplían con nuestros requerimientos y optamos por añadir un valor agregado al sistema”, remarca Bogado. Y precisa: “Mejoramos un commodity para las necesidades específicas de la industria energética”.

Este fue el puntapié que llevó a la compañía a escalar a otro nivel. Recientemente, la firma recibió una inversión pre Serie A de US$1,6 millones por parte de un consorcio encabezado por el unicornio argentino Globant y un fondo inglés, entre otros actores privados. Estos se suman a sus inversores iniciales, entre los que se listan The FSE Group y el gobierno de Gran Bretaña.

Actualmente, Uali tiene oficinas en Argentina, España y Reino Unido, y trabaja con multinacionales de energía, como Shell, Total, Pan American Energy, Repsol y Pluspetrol. Según lo comunicado, este ingreso de capital le permitirá duplicar su staff para el año próximo y llevar sus servicios a plazas como Bolivia, Perú, México y Estados Unidos.

“En una industria en donde no hay muchas startups, las firmas son altamente exigentes, lo cual se traduce en un desafío. Es que el crecimiento puede ser tan rápido que no todas las empresas recién consolidadas tienen la capacidad de escalar para responder a un pico de demanda”, explica Bogado.

Productividad y la seguridad

Para Amelia Bálsamo, CTO de Uali, en el mercado ya existía un amplio abanico de soluciones para la gestión de información, pero todas se hallaban segmentadas. “Encontramos en nuestros competidores herramientas para consolidar nuestro servicio y transformar esa competencia en un ecosistema de proveedores”, enfatiza.

La propuesta y el diferencial de la startup se basan en los beneficios derivados de la integración. La compañía se encarga de crear, de procesar y de entregar datos a las corporaciones, con foco en el mantenimiento predictivo y preventivo de los activos, y en la salud de las personas. Esto mediante la sinergia generada por los drones y los sistemas basados en inteligencia artificial y en IoT, que le permiten realizar todo el proceso de relevo de imágenes y de análisis en cuestión de horas y, así, agilizar la toma de decisiones. Fugas de gas y de petróleo, el estado del suelo y la locación de las personas son algunos casos concretos de análisis.

“El objetivo es automatizar tareas repetitivas que hoy tiene la industria”, explica Bogado. Y ejemplifica: “Tradicionalmente, el control de fugas en boca de pozo es efectuado mediante rutinas muy marcadas, desarrolladas por las cuadrillas de mantenimiento. Mediante la automatización y la utilización de drones, no solo es posible optimizar los tiempos de los operarios, sino también visualizar insights que, en ocasiones, ellos no pueden registrar, ya sea por tener una visión del plano horizontal o por falta de conocimiento”.

Sobrevuelo de energías renovables

Desde Vaca Muerta hasta la 17° edición del G20 en Indonesia, sin escalas. Este es el camino que, en paralelo, Uali trazó en los últimos cuatro años. Es que la empresa se ubica como la única startup de la industria convocada para participar en el próximo foro intergubernamental de coordinación económica y financiera internacional.

“La explotación de gas y de petróleo no dejará de existir al menos en los próximos años, por lo que debemos ser más eficaces, a fin de prevenir accidentes ecológicos .Y la única forma de lograrlo es a través de la tecnología”, precisa Bogado. Y enfatiza: “Estamos en la primera línea de batalla del cambio climático”.

La energía se ubica como la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs), tanto a nivel global como en la Argentina. Según el más reciente Informe Bienal del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el 51% de las emisiones de GEIs del país en 2018 procedieron de la energía, entendidas como las emisiones derivadas de la combustión y de la fuga por la fabricación de combustibles.

Ante este escenario, cobra peso el compromiso enunciativo al que se suscribió la Argentina durante la COP26: reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030, para lo cual se señaló el apoyo en tecnología; y aumentar la cuota de energías renovables para la generación de electricidad.

En este marco, Bálsamo destaca la penetración y la aplicación de las soluciones de Uali en este sector. En concreto, la firma trabaja en la Patagonia en el segmento de la energía eólica; y en el norte del país, en el nicho de la energía solar.

“A partir de los drones, podemos tomar imágenes y realizar un reconocimiento automático mediante soluciones de IA, a fin de detectar daños estructurales en aerogeneradores y molinos eólicos”, explica la CTO de Uali. Y añade: “En tanto, en el caso de los paneles solares, por ejemplo, tenemos la posibilidad de detectar bajas en su capacidad receptiva de energía, generada por heces de aves o por la acumulación de polvo”.