U.S. markets open in 9 hours 4 minutes
  • F S&P 500

    3,672.25
    +7.75 (+0.21%)
     
  • F Dow Jones

    29,988.00
    +56.00 (+0.19%)
     
  • F Nasdaq

    12,502.50
    +40.25 (+0.32%)
     
  • RTY=F

    1,850.40
    +3.20 (+0.17%)
     
  • Petróleo

    46.39
    +0.75 (+1.64%)
     
  • Oro

    1,843.90
    +2.80 (+0.15%)
     
  • Plata

    24.20
    +0.06 (+0.26%)
     
  • dólar/euro

    1.2151
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    0.9200
    -0.0280 (-2.95%)
     
  • Volatilidad

    21.28
    +0.11 (+0.52%)
     
  • dólar/libra

    1.3442
    -0.0011 (-0.08%)
     
  • yen/dólar

    103.9380
    +0.0780 (+0.08%)
     
  • BTC-USD

    19,306.74
    +49.16 (+0.26%)
     
  • CMC Crypto 200

    379.23
    +4.82 (+1.29%)
     
  • FTSE 100

    6,490.27
    +26.88 (+0.42%)
     
  • Nikkei 225

    26,730.92
    -78.45 (-0.29%)
     

EE.UU. está al borde de un nuevo hito: 200.000 muertes por virus

Emma Court
·5  min de lectura

(Bloomberg) -- EE.UU. superará las 200.000 muertes por el nuevo coronavirus en los próximos días, un hito devastador que se produce ocho meses después de que el patógeno se confirmara por primera vez en suelo estadounidense.

Estados Unidos, con el 4% de la población mundial, representa aproximadamente el 21% de las muertes mundiales por coronavirus. La disparidad subraya la incapacidad del país de contener un virus que arrasó con estados altamente poblados como Texas, Florida y California este verano, a pesar de las predicciones de que un clima más cálido podría traer un respiro.

Con una población de 330 millones, EE.UU. alcanzó las 100.000 muertes de covid-19 el 27 de mayo, cuatro meses después del primer caso registrado. Se han necesitado otros cuatro meses para llegar a 197.633 el jueves por la noche, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins. Esa es una cifra aproximadamente igual a la población de Yonkers, Nueva York o Huntsville, Alabama. Brasil ocupa el segundo lugar en muertes, con casi 135.000 en un país de 210 millones de habitantes.

A medida que se acercan las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, la respuesta estadounidense al virus se ha convertido en un tema clave para los votantes, junto con la economía, que la pandemia ha golpeado. El presidente Donald Trump ha dicho que lo peor ya ha pasado y afirmó que una vacuna estará disponible en unas semanas. El candidato demócrata a la presidencia, Joseph Biden, ha criticado a Trump por su manejo de la pandemia y por vincular la búsqueda de los científicos de una inoculación al calendario electoral.

Los datos muestran que las muertes por virus en EE.UU. se han producido de manera desproporcionada entre las personas en categorías de riesgo, incluidas las personas de 65 años o más, las personas de color y aquellas con otras afecciones de salud. Las muertes también se han concentrado en ciertas partes del país, con más del 70% reportado en solo 12 estados, incluidos Nueva York, Nueva Jersey, Texas, California y Florida, según un análisis de Bloomberg de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Llegar a 200.000 muertes es “un reflejo de cuán extensa ha sido la transmisión de este virus en este país y cuán ineficaz ha sido nuestro enfoque de salud pública para contener y detener la propagación”, asegura Josh Michaud, director asociado de política de salud global en Kaiser Family Foundation, una organización independiente sin fines de lucro.

También es casi seguro que la cifra es mucho menor a la real, ya que es probable que no todos los casos de virus se capturen en recuentos oficiales. Las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. muestran que han muerto entre 201.917 y 262.877 personas más en Estados Unidos desde febrero de lo que predecirían las tendencias históricas, aunque no todas son atribuibles al covid-19.

Tendencias estatales

La trayectoria del virus estadounidense está en un punto de inflexión. Si bien los nuevos casos parecen estar estabilizándose a nivel nacional, las caídas en los antiguos puntos críticos están ocultando los aumentos en los estados del Medio Oeste como Dakota del Norte, Dakota del Sur, Wisconsin e Iowa.

Los expertos advierten que las condiciones están maduras para una mayor propagación, ya que las escuelas, las universidades y más lugares de trabajo reabrirán y las menores temperaturas probablemente impulsarán una mayor socialización en el interior. Una predicción del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington espera que haya 415.090 muertes por covid-19 para fin de año.

“Me preocupa que sea la calma antes de la tormenta”, dice Justin Lessler, profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. “Estamos a punto de responder una gran pregunta, y es la siguiente: ¿qué va a pasar cuando el clima vuelva a ser frío, cuando entremos en los meses de otoño e invierno?”.

“No tenemos una gran idea de cómo va a influir eso en la transmisión del virus en sí, pero sabemos con certeza que va a cambiar el comportamiento humano”, dice Lessler.

Para complicar la imagen, hay una disminución en las pruebas. EE.UU. realizaba alrededor de 5,6 millones de pruebas por semana a fines de julio, pero en los siete días hasta el 12 de septiembre solo realizó alrededor de 4,6 millones, según datos del Proyecto de seguimiento de covid. La desigualdad en las pruebas ha obstaculizado los esfuerzos para dar sentido a la ruta del virus.

Las muertes, por el contrario, son “el indicador más estable que tenemos de cómo van las cosas”, pero están varias semanas detrás de las condiciones en el terreno, explica Lessler.

Cambio en la enfermedad

Una disminución en las muertes semanales desde un máximo de aproximadamente 8.000 a principios de agosto a 5.100 la semana pasada es una señal prometedora, si bien temprana. Con el tiempo, EE.UU. ha avanzado en la protección de las personas mayores y el tratamiento del covid-19. También ha habido un cambio hacia personas más jóvenes que se enferman, y es más probable que tengan casos leves, afirma Michaud de Kaiser Family Foundation. Es probable que la tendencia continúe, mientras los números de casos también disminuyen, dijo.

Pero mientras el nuevo coronavirus se esté extendiendo en Estados Unidos, sin una vacuna disponible, no hay garantía de que no seguirá matando residentes o llenando hospitales.

Una serie de casos en campus universitarios ha demostrado ser la última prueba, aunque los brotes actualmente no parecen haberse extendido significativamente a la comunidad en general o estar afectando los sistemas de salud locales.

“Simplemente no podemos bajar la guardia, incluso en un condado que tenía una gran cantidad de casos y los eliminó con éxito”, afirma Brian Fisher, investigador del Hospital de Niños de Filadelfia que trabaja en el proyecto de modelado de covid-19 de PolicyLab. “Todavía hay muchas personas vulnerables en esas comunidades a las que necesitamos proteger”.

Doscientas mil muertes “definitivamente no son un número que queríamos alcanzar”, dice Fisher. “Y espero que no hablemos de 300.000 en el futuro”.

Nota Original:U.S. Stands on Verge of Dark New Milestone: 200,000 Virus Deaths

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.