U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    49,744.65
    +1,183.81 (+2.44%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

El Boeing 737 Max se ha convertido en el avión de línea más letal

Finanzas Internacional

Tardaremos meses en descubrir por qué un 737 Max 8 de Ethiopian Airlines se cayó mientras atravesaba el espacio aéreo de Addis Abeba el pasado 10 de marzo, provocando la muerte de las 157 personas que iban a bordo. Sin embargo, el accidente ya se ha convertido en un problema prioritario para Boeing, el fabricante del avión, y para las casi 50 aerolíneas que utilizan ese modelo.

El 737 Max es un avión nuevo que se incorporó en las flotas en 2017 pero que ya ha sufrido dos accidentes fatales, ambos poco después del despegue. El 28 de octubre de 2018, un 737 Max de Lion Air se estrelló en la costa de Indonesia, causando la muerte de las 189 personas que iban a bordo. Los investigadores aún no han identificado públicamente el motivo del accidente, aunque sospechan que el peligro pudo haber provenido de un sistema automatizado con el que cuenta el avión.

Es muy inusual que se produzcan dos accidentes fatales en un momento tan prematuro en la vida de un avión comercial, por lo que ahora la tasa de accidentes fatales del 737 Max es la segunda más alta de la era moderna, solo superado por el malogrado Concorde. El 737 Max solo ha hecho unos 500.000 vuelos, según estimó el experto en seguridad aeronáutica Todd Curtis de AirSafe.com. Con dos accidentes que provocaron la muerte de personas, la tasa de accidentes fatales del 737 Max sería de 4 vuelos por millón. Se trata de una cifra mucho más alta de la que ostentan la mayoría de los aviones modernos. La versión anterior del 737, por ejemplo, ha hecho 61 millones de vuelos y tiene un promedio de tan solo 0,2 vuelos fatales por millón.

“El número de vuelos que ha hecho el Max es tan pequeño que un accidente lo convertiría en un caso atípico”, afirmó Curtis. “No cabe dudas de que dos accidentes son un valor completamente atípico. No necesitas ser un epidemiólogo para comprender que la tasa de accidentes es mucho mayor que la de otros 737”.

Estas son las tasas de accidentes fatales para los aviones más comunes en las últimas décadas:

El gráfico muestra el número de accidentes mortales por millón de vuelos. Gráfico de David Foster
El gráfico muestra el número de accidentes mortales por millón de vuelos. Gráfico de David Foster

Boeing lanzó el Max como una versión más eficiente de su caballo de batalla, el 737, que debutó en 1967. Boeing instaló en el Max motores más grandes en un fuselaje estructuralmente similar al de la generación anterior, montándolos más arriba y adelante en el ala. Ese cambio permitió mejorar en un 14% la eficiencia en el uso del combustible, pero también varió el centro de gravedad del avión y sus características de vuelo.

La nueva configuración puede forzar hacia arriba la nariz del avión en ciertas situaciones, por lo que Boeing diseñó un sistema computarizado destinado a compensar esa variación. Cuando se activa, el sistema empuja automáticamente la nariz del avión hacia abajo, para asegurarse de que el avión no se detenga y pierda sustento. Ahora ese sistema está bajo lupa pues parece que en ambos accidentes los pilotos tuvieron problemas con la nariz del avión.

Especular demasiado pronto sobre la causa de los accidentes aéreos a menudo conduce a errores ya que existen muchos factores en juego, desde un error del piloto hasta la falta de capacitación, un mantenimiento deficiente, el sabotaje y, por supuesto, el terrorismo. Sin embargo, la similitud entre los dos accidentes del 737 Max ha activado las alarmas y ha llevado a varios países a dejar en tierra los aviones de sus flotas nacionales. En Estados Unidos, Southwest, United y American vuelan con el 737 Max. Todos han expresado confianza en la seguridad del avión. La Administración Federal de aviación ha emitido un aviso de “aeronavegabilidad continua” para el avión.

El año pasado, después de la caída del avión de Lion Air, Southwest agregó un sensor complementario a las cabinas de sus 737 Max para protegerse contra los datos erróneos que podrían activar el sistema automático de prevención de bloqueo del avión. Esa fue su respuesta a la posibilidad de que los datos incorrectos hayan activado el sistema en el accidente de Lion Air, forzando la nariz del avión cuando no debía haberlo hecho.

Boeing tiene un sólido historial de seguridad y una buena reputación entre los pilotos. Si una falla de diseño es responsable de los dos accidentes del 737 Max, la compañía podría diseñar una solución que mejore de manera contundente el registro de seguridad del Max a lo largo del tiempo. Curtis afirma que, si “esperamos unos cuantos millones de vuelos más, tal vez no salga tan mal parado en la comparación”.

Rick Newman