U.S. Markets closed

El 'drama' de cobrar 400.000 dólares al año en Silicon Valley

Ganar 400.000 dólares al año, unos 324.404 euros, y considerase de clase media. Ese es el panorama que se entró la revista Palo Alto Weekly al realizar una encuesta entre los habitantes de Palo Alto, ciudad insignia de Silicon Valley (California, Estados Unidos). Lo que en cualquier otro lugar del país, y del mundo, sería un sueldo para considerarse rico, allí no se pasa de la clase media. ¿Por qué?

En Palo Alto, California, el concepto de clase media dista bastante del que se maneja en otros lugares. Allí se encuentra la sede de algunas grandes tecnológicas como Hewlett-Packard y Tesla. (Foto: AFP Photo/JOSH EDELSON)

Las razones son varias, pero lo primero sería identificar qué se considera clase media. Según explican en la edición británica de Business Insider, si se siguen los criterios aplicados por el Pew Research Center, en este grupo se encontrarían las personas que tengan como ganancias entre un 66 y un 200% del ingreso medio por familia a nivel nacional.

En el caso de Estados Unidos, este ratio iría entre los 39.000 y los 118.000 dólares en 2016, que son los últimos datos registrados oficialmente. Sin embargo, en Palo Alto se rigen por sus propios números, no los nacionales. Cuentan con un ingreso promedio de 137.000 dólares, por lo que el lado más amplio de la horquilla se iría hasta los 274.00 dolares siguiendo esta fórmula.

Aún así, a la pregunta ‘¿Cómo defines tu clase social?’ lanzada desde Palo Alto Weekly a los habitantes de la ciudad, una gran mayoría (80 de los participantes) respondió que ‘clase media’ con sueldos que llegan como tope hasta los 399.999 dólares. El por qué de esa percepción tiene que ver con la zona en la que viven, en la que no pueden permitirse en ‘lujo’ de comprar casa pese a lo abultado de su sueldo.

El precio medio de una vivienda en Palo Alto, cuna de la Universidad de Stanford y grandes compañías tecnológicas como Tesla y Hewlett-Packard, es de 3 millones de dólares. Eso, unido al alto coste de la vida en la zona, hace que una parte sustancial de sus habitantes se autodefina como clase media cuando en otros lugares se colocaría en la clase media-alta o, directamente, alta.

Los testimonios de algunas de esas 80 personas mencionadas recogidos por la revista local iban en ese sentido. “En casi cualquier otra parte del país, seríamos ricos”; “Aquí, estamos viviendo mes a mes”; ”De donde soy, sería dueño de una casa y estaría en la clase media alta”.