U.S. Markets closed

El enésimo invento millennial: cobrar por pasear publicidad en la mochila

Imagen promocional de ‘Walkabrand’.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, es un verso del poeta Antonio Machado que siempre se adaptará a los nuevos tiempos. Porque andar, lo que se dice andar, todavía se anda. Y mucho. Eso lo saben a la perfección un grupo de tres ingenieros de Madrid que han creado una ‘start-up’ que apunta maneras: peatones que portan mochilas con una tablet incorporada que emite diferentes anuncios publicitarios con el fin de captar la atención de otros caminantes.

La empresa se llama ‘Walkabrand’ y sus fundadores tienen entre 21 y 26 años de edad. A estos anuncios con piernas les llaman ‘hikers’ (senderistas) y su objetivo es el de facilitar a los anunciantes un seguimiento instantáneo del impacto que tienen los anuncios en el público. ¿Cómo lo hacen? Gracias a que la tablet lleva incorporada una herramienta de geolocalización y a que la mochila cuenta con un sensor que descifra cuántas personas ven los anuncios y cómo reaccionan ante ellos.

Según explicó Ramiro Zandrino, cofundador de esta iniciativa, a El Español, su modelo de negocio “consiste en el alquiler y la venta de mochilas por medio de un precio de suscripción a través de nuestra plataforma ‘Walkabrand’. Damos acceso a las marcas para gestionar acciones publicitarias y les permitimos llegar a nuestra red de ‘hikers’, las personas remuneradas por hacer trayectos diarios con las mochilas”, esgrimió.

Los fundadores de Walkabrand tienen entre 21 y 26 años de edad. (Antena 3).

El precio por comprar una de las mochilas con tablet incorporada es de 250 euros y los ‘hikers’ podrían meterse en el bolsillo alrededor de 150 euros al mes por pasear por las calles, ir en transporte público o sentarse en un parque con la mochila en sus espaldas.

“Me dedico a dar clases particulares a niños y cada vez que voy a dar una clase particular, en el trayecto de ida y vuelta lo llevo. Voy por la calle, por el metro. Son unos ingresillos extra”, describió Ana Ugarte a Antena 3.

‘Walkabrand’ comenzó a operar en Madrid en 2018 y cuentan con tres empresas anunciantes y 10 ‘hikers’. La pretensión de sus fundadores es la de extender el negocio a Barcelona y Londres. Prevén que pronto llegarán a los 500 ‘hikers’. Por el momento se están concentrando en personas que estén registradas como autónomos o freelance (y así puedan cobrar un dinero extra acorde con las leyes fiscales de España), aunque desean ofrecer este trabajo al público general a cambio de cupones regalo.

El concepto de la publicidad con piernas no es una novedad. (Getty Images).

El concepto de esta iniciativa de publicidad con piernas no es una novedad aunque estos jóvenes le hayan dado una vuelta de tuerca acorde con las nuevas tecnologías. En las grandes ciudades se ven desde hace años carteles andantes en los que se ofrece la posibilidad de comprar oro, y en Estados Unidos hay compañías que contratan a personas con grandes habilidades a la hora de lanzar carteles publicitarios al aire para llamar la atención de los conductores en los semáforos.

Entre los detractores a este tipo de iniciativas se encuentran los más críticos con el bombardeo de publicidad que sufrimos a diario en cualquier ámbito de nuestra vida. Desde nuestro comportamiento en redes sociales, a nuestras búsquedas en internet, a ser localizados mientras caminamos por las calles. Los límites de la publicidad y la privacidad cada vez son más frágiles, algo que preocupa y mucho al Centro para la Democracia y la Tecnología de EEUU. Y es que para que esta publicidad sea más efectiva, es necesario que las empresas tengan más información que mejore su targeting (individuos y grupos que estén potencialmente interesados en sus productos). Eso es precisamente lo que está haciendo esta start-up española: servir como puente, otro más, entre consumidores y compañías.

Será por caminantes.