U.S. Markets open in 41 mins

El nuevo enemigo que puede surgirle a Trump... y también a Latinoamérica

La inflación en Estados Unidos se aceleró en mayo al ritmo más rápido en más de seis años, reforzando las perspectivas de que la Reserva Federal (Fed) suba los tipos de interés de forma gradual.

De momento, los economistas no ven motivos para alarmarse, pero consideran que es importante seguir de cerca la amenaza de los precios, que si llega a materializarse podría acelerar el alza de las tasas en la primera economía del mundo, lo que inevitablemente apreciaría el dólar y pondría en más apuros a los países emergentes, muchos de los cuales ya lo están pasando mal, también en Latinoamérica.

Unas tasas de interés más altas, que encarecen los créditos para las empresas y particulares, y un dólar más fuerte, que provoca que las exportaciones estadounidenses sean menos competitivas, pueden suponer un reto para la economía estadounidense, cuya buena marcha es una de las banderas del presidente Donald Trump, que incluso llegó a presumir de que se encontraba en uno de sus mejores momentos en la historia del país.

Donald Trump lee el diario Wall Street Journal en un acto de campaña en Jacksonsville, Florida. REUTERS/Daron Dean

Las cifras

El índice de precios al consumo (IPC) subió en Estados Unidos un 0,2% en mayo con respecto al mes precedente, y la tasa interanual repuntó a un 2,8%, la mayor desde 2012, según datos divulgados hoy por el Gobierno.

La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos dada su mayor volatilidad, se situó también en el 0,2% en el mes pasado, mientras que comparado con mayo de 2017 registró un incremento del 2,2%.

La cifra divulgada por el Departamento de Trabajo es similar a la anticipada por los analistas. La tasa interanual del 2,8 % es la mayor registrada en EEUU desde el comienzo de 2012.

El aumento de precios vino impulsado principalmente por los sectores de automóviles (0,3 %), gasolina (1,7 %) y vivienda (0,4 %).

Reunión de la Fed

De este modo, se consolida la tendencia alcista de los precios en EEUU, lo que servirá de argumento para la esperada subida de tipos de interés prevista por la Fed en su reunión de política monetaria que comienza hoy y culmina mañana.

La Fed mantiene los tipos en el rango de entre el 1,5% y el 1,75%, después de elevarlos en marzo, y se prevé que lleve a cabo al menos dos subidas adicionales en lo que resta del año dada la solidez de la economía estadounidense, con una tasa de desempleo que cerró mayo en el 3,8%.

Los datos “proporcionan más evidencia de que la inflación se está moviendo hacia el objetivo de la Reserva Federal”, dijo Kevin Cummins, economista de NatWest Markets, quien da por hecho que el banco central continuará en su camino gradual de aumento de tasas. Al mismo tiempo, considera que las cifras de pago son “un recordatorio de que no es necesario necesariamente ser más agresivo en su enfoque porque los salarios no se han acelerado tanto como lo han hecho en el pasado”.

Nota elaborada con información de EFE, Reuters y Bloomberg.