U.S. Markets open in 1 hr 24 mins

El sueño americano, más caro y complicado que nunca

Pablo Scarpellini

Comprar una casa en Estados Unidos, quintaesencia del sueño americano, se ha vuelto una meta inalcanzable para muchos. Tras la crisis inmobiliaria que desembocó en la Gran Recesión de 2008, ahora los precios de la vivienda andan rondando niveles históricos frente a los mínimos en el inventario, una suerte de embudo que ha disparado el tiempo medio que invierte un comprador en encontrar la vivienda que anda buscando.

Más de tres meses es lo que destinan dos tercios de los compradores en EEUU en lograr cerrar un acuerdo, según un estudio de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda. El motivo principal es el hecho de que no pueden permitirse pagar la clase de casa que tienen en mente, especialmente en mercados cotizados como Los Angeles, Miami, San Francisco o Nueva York.

Casa a la venta en Garden City, New York, Estados Unidos. REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo
Casa a la venta en Garden City, New York, Estados Unidos. REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo

“El ritmo de construcción de nuevas viviendas está siendo bajo en los últimos años y eso ha puesto mucha presión sobre los compradores, especialmente los millenials, que no pueden permitirse pagar los precios que hay ahora mismo en el mercado”, explica Adam DeSanctis, manager de asuntos económicos de la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces (NAR, por sus siglas en inglés).

DeSanctis no cree que haya dudas por parte de los constructores a la hora de invertir en viviendas nuevas, la solución más evidente en principio, sino “falta de tierra disponible, mano de obra cara y precios altos en los materiales de construcción”.

Tampoco entiende que estemos ante otra burbuja inmobiliaria como la que sacudió los cimientos de la economía en 2007. “Los requisitos ahora son mucho más duros por parte de los prestamistas y las bases son mucho más sólidas de lo que eran entonces. El mercado de trabajo también es muy fuerte”.

Aún así, la situación no es muy alagüeña. Un estudio de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda asegura que el 42 por ciento de los encuestados dijo que los precios son muy elevados y un 33 por ciento indicó que nada encajaba con su presupuesto y aspiraciones en términos de tamaño y ubicación. Otro 27 por ciento indicó que les superaban constantemente en la guerra de precios por las casas en las que estaban interesados.

Los precios de la vivienda no paran de subir

Todo ello en un momento de crecimiento continuo de los precios en todo el país. El 92 por ciento de los mercados cuantificados en el estudio crecieron con respecto al último trimestre del año pasado. De esos, 26 áreas metropolitanas experimentaron un crecimiento de dos dígitos y 114 de ellos están ahora en su máximo histórico.

En cuanto a la media a nivel nacional, está situada en 247.800 dólares, un incremento del 5,3 por ciento con respecto al año pasado (235.400 dólares). “Los precios de las casas han subido un 48 por ciento desde 2011, aunque los ingresos (de las familias) en ese mismo periodo de tiempo solo han crecido un 15 por ciento”, asegura Lawrence Yun, jefe economista del NAR.

En mercados especialmente codiciados como San Francisco, Los Angeles, Nueva York o Miami, el acceso a vivienda para gente joven se ha vuelto una misión imposible y frustrante. En el sur de California, por ejemplo, el precio medio de una casa supera ya el medio millón de dólares (507.500 dólares), un tremendo contraste con otra estadística: la del 68 por ciento de ‘millenials’ que tienen menos de 1.000 dólares ahorrados para la cuota inicial de una casa. O el 44 por ciento que no tiene nada.

Con esas cifras, Apartment List calcula que la espera para esa generación joven a la hora de comprar una vivienda no bajaría de los 6 años en Miami, los 8 en Nueva York, los 9 en Dallas, los 15 en Boston, o los 23 en San José, California, capital de Sillicon Valley y donde la oferta de empleos tecnológicos es mayor a nivel nacional.

Un panorama complicado que no tiene pinta de cambiar a corto plazo. Según las previsiones de NAR, el mercado de la vivienda en EEUU seguirá creciendo entre el 3 y el 5 por ciento durante los próximo cinco años, de forma sostenida y sin alimentar burbujas. Eso sí, se espera que la cantidad final que se pague en muchas operaciones supere con creces el precio inicial de la oferta. Hay pocas casas disponibles y aquellos con bolsillos amplios impondrán su criterio.

Noticias relacionadas que te pueden interesar:

Es más fácil lograr el famoso “sueño americano” en México y China que en EEUU

Los millennials ‘viajan por el mundo porque nunca podrán pagar una casa’

Lo que deberías saber sobre un anticipo del 20% en la hipoteca

No caigas en estos 6 mitos sobre la compra de viviendas