U.S. markets close in 4 hours 28 minutes
  • S&P 500

    4,302.81
    +5.67 (+0.13%)
     
  • Dow Jones

    34,112.58
    +200.14 (+0.59%)
     
  • Nasdaq

    13,089.85
    -38.20 (-0.29%)
     
  • Russell 2000

    2,009.83
    -11.51 (-0.57%)
     
  • Petróleo

    87.32
    -2.09 (-2.34%)
     
  • Oro

    1,790.30
    -7.80 (-0.43%)
     
  • Plata

    20.11
    -0.16 (-0.80%)
     
  • dólar/euro

    1.0179
    +0.0014 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8420
    +0.0510 (+1.83%)
     
  • dólar/libra

    1.2097
    +0.0039 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    134.2650
    +0.9930 (+0.75%)
     
  • BTC-USD

    23,803.25
    -330.36 (-1.37%)
     
  • CMC Crypto 200

    566.94
    -4.97 (-0.87%)
     
  • FTSE 100

    7,542.35
    +33.20 (+0.44%)
     
  • Nikkei 225

    28,868.91
    -2.87 (-0.01%)
     

Elmau recibe de nuevo al G7, otra vez sin Putin y volcado en Zelenski

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Elmau (Alemania), 25 jun (EFE).- El castillo y hotel de lujo de Elmau, en Baviera, recibe este domingo por segunda vez una cumbre del G7, de nuevo sin el presidente ruso, Vladímir Putin, y con los líderes de las grandes potencias volcados en la Ucrania de Volodímir Zelenski.

Siete años después de la cita de los poderosos, a 1.000 metros de altura y entonces con la alemana Angela Merkel y el estadounidense Barack Obama como líderes de referencia, Elmau vuelve a acorazarse para una cumbre donde el tema dominante es la guerra.

No es probable que se produzcan mediáticos desayunos al sol, como el protagonizado por Merkel y Obama, entre cervezas, risas, salchichas y trajes bávaros, en un pueblecito junto a la frontera austríaca. Ni Joe Biden ni Olaf Scholz son dados a ello ni la situación global lo permite.

La cumbre de 2015 fue ya la primera, tras la larga serie del llamado G8 -es decir, con Rusia- en que ese país había quedado apeado del club. A la anexión de Crimea, en 2014, siguió la exclusión de Rusia, aunque seguían en pie muchos puentes con el Kremlin.

La invasión rusa a Ucrania rompió ahora la baraja: Berlín acusa a Moscú no solo de la brutal agresión bélica al país vecino, sino también de usar como arma de guerra su gas y el trigo ucraniano bloqueado.

"Hay en el G7 una cohesión nunca vista a favor de apoyar a Ucrania", afirmaban estos días fuentes gubernamentales alemanas, ante la nueva cita entre los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia e Italia, además de Alemania, que ejerce la presidencia de turno del grupo.

EL DESAFÍO ENERGÉTICO

La primera jornada estará marcada por la bilateral entre Biden y Scholz, tras las habituales fotos de familia y plenarios. A Zelenski se le reservará un papel protagonista el lunes, con una intervención virtual.

"Elmau está en una cumbre. No moveremos montañas, pero adoptaremos decisiones", afirmaba Scholz este sábado, en un vídeomensaje a sus conciudadanos.

Los nuevos aportes armamentísticos o financieros no es lo único que estará sobre la mesa. El G7 abordará los estragos económicos de la guerra, la inflación y las alarmas activadas en potencias con alto grado de dependencia energética respecto a Rusia, como es Alemania.

EL COMBATE CLIMÁTICO

Scholz aspira a dar un impulso decisivo a su denominado "Club del Clima", que deben integrar una serie de países de forma voluntaria, lo que el canciller espera se traduzca en una adhesión de amplio espectro.

El objetivo común debe ser avanzar tanto hacia la descarbonización, como a unos mecanismos de asociación con los países más pobres; es decir, los que más sufren las consecuencias de la crisis climática.

Todo ello con el peligro de que quede aparcado un combate que no puede esperar, como es el climático. Alemania está replanteándose el calendario del adiós al carbón, algo doloroso para el socio verde del gobierno de Scholz, pero aparentemente irremediable, ante la reducción drástica de los suministros de Rusia.

LA CRISIS ALIMENTARIA

Cada una de las últimas cumbres del G7 incluyó gestos hacia África. Esta vez, el G7 se reúne bajo la advertencia alemana de que la agresión a Ucrania puede abocar a la mayor hambruna global desde la II Guerra Mundial.

Hasta el inicio de la invasión rusa, el 24 de febrero pasado, Ucrania exportaba mensualmente cinco millones de toneladas de grano. Las exportaciones del llamado "granero del mundo" bajaron en marzo a 350.000 toneladas. Tras el avance ruso sobre el Donbás y hacia el Mar Negro, el G7 busca alternativas para que Rusia no bloquee la salida de ese trigo.

ARGENTINA, REPRESENTANTE DE AMÉRICA LATINA

Alemania ha invitado a este G7 bajo su presidencia a los líderes de cinco países de gran relevancia, tanto energética como en la búsqueda de materias primas. Se trata de India, Indonesia, Senegal, Sudáfrica y Argentina, representante de toda América Latina y el Caribe.

La presencia argentina se acabó de concretar con la visita a Berlín de su presidente, Alberto Fernández, el pasado mayo. En su reunión con Scholz se abordaron las posibilidades de cooperación en materia energética y en el desarrollo de las renovables.

Scholz agradeció entonces la "posición clara" de Argentina respecto a la guerra en la asamblea general de la ONU. Tres de esos cinco invitados a Elmau -India, Sudáfrica y Senegal- se abstuvieron en cambio en la votación de la resolución condenatoria a Rusia.

LAS PROTESTAS

Elmau fue ya una fortaleza en la cumbre de 2015. El dispositivo policial diseñado para preservar a los líderes de las manifestaciones de protesta funcionó perfectamente. Todo lo contrario a la anterior cumbre alemana, en 2007 y en Heiligendamm (norte), cuando miles de manifestantes pusieron en jaque a las fuerzas de seguridad, mientras Merkel, George W. Bush y, entonces sí, Putin, hablaban de temas globales.

Desde hace una semana hay controles puntuales en las fronteras, los alrededores del castillo están vallados en un radio de varios kilómetros y el grueso del personal y medios acreditados seguirán el discurrir del G7 desde Garmisch-Partenkirchen, a 20 kilómetros de Elmau.

Para este sábado hay convocada una gran manifestación en Múnich de colectivos contra la crisis climática, antiglobalización y otras organizaciones. El domingo empezarán los intentos de burlar la vigilancia y acceder al castillo. O, al menos, de llegar lo más cerca posible.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.