U.S. markets open in 20 minutes

La emprendedora que te ayuda a encontrar la empresa ideal para trabajar

Marisol García Fuentes

Aquellas épocas en que la gente buscaba un empleo sólo para ganar dinero van quedando en el olvido. Hoy, además, las personas buscan un lugar donde puedan sentirse felices, identificarse con los valores de la empresa y encontrar el equilibro que les permita desarrollar todo su potencial y tener una vida más plena.

Sería ideal llegar a una entrevista de trabajo y conocer de antemano si se trata de un lugar competitivo, si existe equidad y diversidad, si los beneficios y compensaciones son buenos, si las diferencias se dirimen de manera rápida o si enfrentas procesos burocráticos extenuantes. En suma, si la cultura corporativa se adecua a tus propios valores.

La buena noticia es que ya existe la manera de tener este panorama y todo es gracias a Glassdoor. Se trata de una plataforma creada en 2008 en California, Estados Unidos, por Robert Hohman, Rich Barton y Tim Besse, tres egresados de las filas de Microsoft, la cual, que además de ser una bolsa de trabajo, ayuda a dar transparencia a lo que sucede en el interior de las compañías. De esta forma, las personas pueden tomar mejores decisiones de carrera.

“En Glassdoor cualquier persona puede dejar una reseña de la empresa en la que trabaja en cuestiones sobre salarios, ambiente, oportunidades de crecimiento, incentivos al talento, calidad en el liderazgo, entre otros”, explica Luciana Caletti, fundadora de Love Mondays y vicepresidenta de Glassdoor para América Latina.

Emprendedora de clase mundial

Luciana es brasileña e hija de padres emprendedores, de modo que desde pequeña quiso ser empresaria. Estudió derecho en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS) y un MBA en Oxford, en Estados Unidos. Pero antes de iniciar con un negocio propio, quiso vivir plenamente la experiencia del mundo corporativo.

De este modo, trabajó en Johnson & Johnson y Capgemini Consulting, en Reino Unido, y en el Consulado de Brasil, en Londres. Además, tuvo una experiencia de casi un año en Just Shoot It, en Dubái.

Luego de estar 10 años fuera de su país, Luciana descubrió su pasión por apoyar a las personas a tomar mejores decisiones de carrera, con la firme idea de que “si amas lo que haces y encuentras el lugar apropiado para ti, puedes alcanzar todo tu potencial y tener una vida más plena”.

En 2013 regresó a su país natal, donde había una gran ola emprendedora, y se dio cuenta del cambio cultural en el que la gente que buscaba empleo quería encontrar también un lugar donde pudiera sentirse satisfecha en su entorno de trabajo.

“Las personas querían más información, pero se enteraban cómo era una compañía hasta que ya estaban ahí, y no antes, lo que no ayudaba en el proceso de decisión”, comenta. Tras detectar esta necesidad, se asoció con Dave Curran y Shane O’Grady, e inspirada en Glassdoor, la empresa más grande de su tipo en el mundo, fundó su propia firma, Love Mondays.

Foto: Depositphotos.com

Esta fue la primera plataforma latinoamericana para compartir información sobre salarios y satisfacción laboral. Love Mondays estaba alineada íntimamente con lo que se volvió tendencia en el mundo laboral: transparencia e imparcialidad. Y su éxito no fue menor. Fue elegida en dos ocasiones como la mejor startup de América Latina por Latin America Startup Challenge.

En 2017, Love Mondays comenzó su expansión en América Latina, llegando a México y Argentina. “Seleccionamos a México como segundo mercado porque es el país con el segundo PIB más grande en América Latina y porque también observamos el cambio en cuanto a la cultura del trabajo”, comenta la entrevistada.

A mediados del año pasado, Glassdoor decidió integrarla creando la marca Glassdoor América Latina, con el objetivo de crecer e impactar el mercado de decisión de carrera y contrataciones de una forma sin precedente. Fue ahí cuando Luciana tomó la vicepresidencia de la empresa.

Alcanzar la imparcialidad

Pero, ¿cómo lograr la transparencia e imparcialidad que promete Glassdoor? La plataforma recurre a quien conoce mejor a las empresas: sus colaboradores. En esta plataforma se recogen reseñas anónimas en las que los empleados comparten sus experiencias en cuanto a su entorno de trabajo, salarios, oportunidades y sobre lo que les gusta y lo que les desagrada de la cultura de sus empresas o sobre el balance entre vida y trabajo, por lo que se van creando perfiles y calificaciones de cada una de las compañías.

“La idea es que las evaluaciones sean equilibradas, por lo que pedimos que las personas que se registren pongan por lo menos un punto positivo y uno negativo de cada entidad. Además, hay derecho de réplica para las empresas”, explica Luciana.

Adicional a encontrar opiniones de las empresas, esta plataforma se ha convertido en un punto medular para atraer talento y en una bolsa de trabajo en la que una persona no sólo encontrará una descripción de puestos y vacantes, sino también información que le ayudará a tomar mejores decisiones profesionales.

Por ejemplo, en Glassdoor podrás saber cuánto gana un consultor de una compañía específica. También averiguarás cómo son los procesos de entrevistas, ya que aquellos candidatos que han pasado por alguno de ellos tendrán la oportunidad de compartir su experiencia o decir si recibió o no retroalimentación.

“Esto te permitirá saber qué esperar de una compañía y llegar con los ojos abiertos a un proceso de selección, porque si llegas con expectativas equivocadas esto no va a ser bueno para ti ni para la compañía. Las empresas también quieren a una persona feliz porque las personas felices son personas productivas”, dice Luciana.

Romper esquemas

El que las personas pudieran dejar su opinión de manera anónima y sin más requisito que registrarse y compartir información de primera mano resultó impactante para muchas compañías. “Se preguntaban por qué poner sus empleos en un lugar en el que los empleados puedan hablar bien o mal de mí”, recuerda la emprendedora.

Luciana explica que estamos tan acostumbrados a la transparencia de las redes sociales que pasamos por alto cómo podemos usar esa transparencia de manera profesional, así que si tu entorno de trabajo es bueno o malo dependerá de quien seas tú como profesionista.

Que puedas evaluar que una compañía tiene jornadas hasta las nueve de la noche y procesos largos no es del todo malo, ya que ahorrará tiempo y dinero que se está invirtiendo en candidatos que al final se irán, lo que no será bueno para nadie.

Glassdoor trabaja con dos modelos y grupos. El primero es aquel en el que todo el contenido es gratis para los candidatos, pero tienen que postear su reseña para tener acceso al indicador; en otras palabras, tienen que compartir su experiencia. En caso de que sean estudiantes, pueden compartir cómo han vivido alguna entrevista. Después de eso podrás recibir información sobre 47 millones de opiniones en compañías de todo el mundo.

El segundo grupo tiene que ver con las compañías que se asocian a Glassdoor para atraer talento a través de la plataforma. “Son típicamente aquellas que están reclutando profesionales y entienden que necesitan mostrar cómo son como empleadores y construir su branding de empleabilidad”, acota la emprendedora.

¡Ojo!, dice Luciana, no estamos hablando de compañías que necesiten más volumen de solicitudes. Hoy, si posteas una vacante vas a recibir cientos. “El problema es encontrar a las personas adecuadas, no sólo desde el punto de vista técnico, sino también con el encaje cultural. Quien busca empleo en Glassdoor está viendo toda esta información para decidir si es el lugar correcto para ellos o no”, explica.

Luciana afirma que, según datos de las empresas, aquellos candidatos contratados por Glassdoor tienen una tasa de retención 30% más alta, precisamente porque llegan a las personas con las expectativas adecuadas.

En México fue a partir de la adquisición de Love Mondays que las compañías comenzaron a sumarse a este segundo grupo. La razón fue que la plataforma primero debía generar una masa crítica de usuarios y acumular contenido. Una vez hecho esto, las compañías empezaron a postear sus vacantes.

La plataforma ha tenido buena aceptación en el país, afirma Luciana, quien adelanta un poco de lo que sigue para la empresa en los próximos años: “A la gente le gusta el contenido. Una vez que lo descubren, les encanta y realmente participan. El siguiente paso es que Glassdoor sea el sitio al que acudan quienes estén pasando por una transición profesional, tanto para buscar empleo como para tomar una decisión informada en cuanto a sus carreras.”

Relacionadas:
La emprendedora que te ayuda a encontrar la empresa ideal para trabajar
Esta emprendedora te invita a conocer 'el lado B' de México
Este sábado se realizará #NoEsNormal el primer foro digital para avanzar hacia la igualdad de género en México