U.S. markets open in 2 hours 32 minutes

En qué consiste el acuerdo de 2 billones de dólares de estímulo para las empresas por el coronavirus

El Congreso de Estados Unidos ha aprovado finalmente un paquete de estímulo económico de 2 billones de dólares. (Foto: Getty Images).

El Senado estadounidense aprobó el miércoles a última hora un plan "histórico" de dos billones de dólares para dar oxígeno a la primera economía del mundo, asfixiada por la pandemia del coronavirus, que ya deja más de 1.000 muertos en el país.

El acuerdo incluirá una gama de disposiciones de largo alcance, desde cheques de 1.200 dólares entregados por el gobierno a personas individuales hasta cientos de miles de millones de dólares para luchar contra la crisis.

Pero la parte más polémica de las negociaciones fue claramente el conjunto de disposiciones para transferir más de medio millón de dólares directamente a las empresas afectadas.

La propuesta inicial del líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, fue criticada reiteradamente por los demócratas como un “fondo de medio billón de dólares para sobornos”, lo cual retrasó el proyecto de ley hasta que se hicieron cambios. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y sus compañeros republicanos acordaron finalmente una serie de medidas de supervisión para regular en qué pueden gastar el dinero las empresas.

“Como todos los compromisos, este proyecto de ley lejos está de ser perfecto, pero creemos que la legislación ha mejorado de forma significativa”, dijo el líder de la minoría del Senado, Schumer, tras el anuncio del acuerdo.

Hasta la madrugada del miércoles, aún se estaban escribiendo algunas partes del proyecto de ley final; pero aquí va un resumen de lo que conocemos sobre el acuerdo dirigido específicamente a la comunidad empresarial.

El secretario del Tesoro Steven Mnuchin (centro) tuvo un papel clave para alcanzar los compromisos importantes en el paquete de leyes destinadas a apuntalar la economía durante la pandemia de la COVID-19 (Chip Somodevilla / Getty Images).

Una ‘disposición especial’ para las aerolíneas

“Vamos a respaldar al 100 % a las aerolíneas”, dijo el presidente Trump la semana pasada sobre uno de los sectores más afectados por la actual crisis.

De acuerdo al senador republicano por Pensilvania, Pat Toomey, el acuerdo incluye un total de 46.000 millones de dólares para el sector; 25.000 millones de dólares serán para aerolíneas de pasajeros; 4.000 millones de dólares para las empresas de transporte de mercancías y 17.000 millones de dólares para las empresas consideradas importantes para la seguridad nacional.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, Toomey también confirmó que gran parte del dinero probablemente sea entregado “de forma distinta a un préstamo”; en otras palabras, como una subvención. El Departamento del Tesoro tiene la opción de distribuir el dinero en forma de préstamo, “pero eso no es muy probable”, dijo.

Los directores ejecutivos de las aerolíneas prometieron recientemente detener la reventa de acciones y pagar dividendos a cambio de la ayuda del gobierno federal.

Toomey negó una información según la cual 17.000 millones de dólares destinados a la seguridad nacional acabaron en Boeing. También dijo que existe la posibilidad de que el gobierno implemente medidas comunes como parte del acuerdo que tiene con Boeing u otras compañías por un período de tiempo determinado, pero que está “expresamente prohibido” comprar cualquier acción con derecho a voto.

Trump ha señalado varias veces que Boeing será uno de los receptores clave de ayuda financiera. “Ayudaremos a Boeing, ayudaremos a las aerolíneas”, dijo. “Haremos muchas cosas y el dinero volverá hacia nosotros y volverá con mucha fuerza”.

De cualquier manera, las aerolíneas reciben un trato especial porque “proporcionan recursos considerables y contribuyen a la seguridad nacional”, dijo el lunes Mnuchin, al tiempo que agregaba: “Creo que esto es algo muy importante para los estadounidenses”.

Miles de millones para más empresas

Otros sectores afectados, desde los cruceros a los hoteles o los restaurantes, cuentan con varias vías para recibir dinero del gobierno.

Los estímulos previos de estímulo reservaron 50.000 millones de dólares para la Administración de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés). Ese “dinero ya está empezando a ser aprobado”, dijo un funcionario de la SBA a Yahoo Finance el viernes pasado.

Este acuerdo redobla agresivamente los esfuerzos con cientos de miles de millones de dólares en préstamos que se espera que estén disponibles en las próximas semanas y meses.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, presidente del Comité sobre Pequeñas Empresas y Emprendimientos del Senado, fue uno de los líderes políticos que presionaron para incluir las disposiciones para las pequeñas empresas. 

“Este no es un programa en el que vas a ir a la SBA, no vas a ir a un puesto de campaña en algún lugar declarado zona de desastre ni a un sitio web del gobierno”, dijo en el Senado el fin de semana. “Irás a un banco, no a una institución financiera”. 

Por tanto, de acuerdo al plan, los bancos podrán procesar la ayuda económica rápidamente, ya sea a través de la SBA o a través de un nuevo programa puesto en marcha para administrar específicamente parte de ese dinero. El acuerdo también incluye un “Programa de protección del salario” para pequeñas empresas al que se destinarán 350.000 millones de dólares, así como un fondo de 454.000 millones de dólares para una nueva agencia de préstamos.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, habla a los periodistas tras salir de una reunión con sus colegas senadores republicanos y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, durante las negociaciones sobre el estímulo económico de 2 billones de dólares (Chip Somodevilla / Getty Images).

Lo que sigue siendo un misterio es cómo funcionará exactamente esta nueva agencia de préstamos. Toomey ha sido un negociador central en lo referido a esta parte del paquete de medidas y dio una idea de cómo funcionará esta “gran línea de crédito”.

Administrará los 46.000 millones de dólares para las aerolíneas mencionadas antes. Además, el Departamento del Tesoro dispondrá de aproximadamente unos 454.000 millones de dólares para que distribuya los subsidios, los cuales estarán “ampliamente disponibles” para una gran variedad de empresas.

El dinero “estará disponible en todas las categorías, sectores e industrias” y “es el elemento más importante de todo esto”, dijo Toomey.

Podrán participar en los diferentes programas empresas de todos los tamaños, muchas de las cuales enfrentan la posibilidad de entrar en bancarrota

Esta idea de un programa de préstamos separado ‒fuera de la SBA‒ también fue defendido por el senador demócrata por Virginia. En un entrevista reciente concedida a Yahoo Finance, señaló que una segunda autoridad prestamista permitirá que participen más empresas. Antes, dice, “existían todos estos programas bienintencionados, pero había tanta burocracia financiera y evaluación de riesgos que el porcentaje de aceptación era muy bajo”.

También se espera que haya un cambio fundamental en la forma de funcionar de al menos algunos de estos préstamos. Parece que algunos de estos préstamos serán perdonados y se convertirán efectivamente en subvenciones.

“Podrán tomar un préstamo de la SBA que les dé dos meses de salario y algo para gastos generales”, dijo Mnuchin en Fox Business el lunes. “Y si vuelven a contratar a los trabajadores o los mantienen en sus puestos, el gobierno olvidará este préstamo”.

El equipo de Rubio confirmó que los préstamos de la SBA para cubrir el “salario, incluidos los salarios y las propinas de los empleados, las bajas por enfermedad remunerada, las primas de seguros, los pagos de hipotecas, los servicios públicos y otras obligaciones de deuda”, serán perdonados.

Disposiciones para prohibir la recompra de acciones

Mucho de este dinero, especialmente el de la nueva línea de crédito, llegará a una gran variedad de empresas que cotizan en bolsa. El acuerdo incluye disposiciones para evitar que estas empresas usen el dinero para recomprar acciones o para compensaciones ejecutivas.

“Todos los documentos de los préstamos serán públicos y se pondrán a disposición del Congreso muy rápido para que podamos ver adónde va el dinero”, dijo Schumer el miércoles en el Senado. Una de las condiciones para recibir el préstamo del gobierno será que la empresa no puede recomprar acciones por un año.

El líder de la minoría del Senado, el senador demócrata por Nueva York, Chuck Schumer, antes de una reunión sobre la ley de la fase 3 de estímulo por el coronavirus (Drew Angerer / Getty Images).

Las disposiciones relacionadas con la supervisión incluyen un nuevo puesto de inspector general centrado en supervisar estos fondos junto a un comité compuesto por cinco congresistas. La estructura es similar a la usada para Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en ingles) de hace una década.

En una entrevista concedida a Yahoo Finance el martes, Neil Barofsky, quien fue inspector general especial del TARP, señaló que “crear la entidad es un primer paso”, pero añadió que “luego debe haber una supervisión real con transparencia real”.

El equipo de Schumer dijo que el acuerdo “prohibirá que las empresas controladas por el presidente, el vicepresidente, congresistas y responsables de departamentos ejecutivos reciban préstamos de los programas del Tesoro”.

Otras medidas de estímulo

También fluirán hacia las empresas cientos de miles de millones de dólares. En primer lugar, los legisladores esperan que los 1.200 cheques se gasten en diversos sectores.

El acuerdo también incluye una ampliación generalizada de los seguros de desempleos. Schumer tildó el acuerdo como una “compensación por desempleo a base de esteroides” y dijo que la prestación máxima de desempleo aumentará en 600 euros a la semana para garantizar que “los trabajadores despedidos, en promedio, recibirán su salario completo durante cuatro meses”.

El plan también incluye una inyección masiva de dinero al sector de la salud. Los médicos, los centros de la comunidad sanitaria y los hospitales recibirán más de 130.000 millones de dólares para luchar contra el virus mientras que los estados y los municipios recibirán otros 150.000 millones de dólares.

En general, Washington espera que el acuerdo siente las bases para una robusta recuperación económica. “Si recibimos este paquete, sentaremos las bases para un buen repunte en el segundo semestre”, explicó el martes Larry Kudlow, asesor económico principal de la Casa Blanca, a los periodistas antes de que se cerrara el acuerdo. “Eso es lo que pensamos”.

Ben Werschkul