U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.09 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.88 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    +0.25 (+0.31%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -3.70 (-0.22%)
     
  • Plata

    19.01
    -0.02 (-0.13%)
     
  • dólar/euro

    0.9802
    -0.0017 (-0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1120
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    144.5090
    +0.0660 (+0.05%)
     
  • BTC-USD

    19,278.98
    -5.09 (-0.03%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.89 (-1.84%)
     

La espada de Bolívar ahora yace a la izquierda de Colombia | Opinión

·2  min de lectura

La espada del Libertador Simón Bolívar fue un hecho simbólico que marcará algunas diferencias entre el gobierno de Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia, y los que lo antecedieron.

Bolívar soñó con una sociedad Latinoamericana unida, libre y rica. En su conocida “Carta de Jamaica”, que publicó el 6 de septiembre de 1815, manifestó claramente en torno al futuro de las nuevas repúblicas nacientes de América Latina.

“Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria”.

Por su parte, Petro, en frente de algunos líderes de la región, no solamente exhortó a sus colegas, sino también los retó a que América Latina se una a la realización de proyectos multilaterales y concretos.

“La unidad de Latinoamérica no puede ser mera retórica. ¿Hemos acaso logrado una red de energía eléctrica que cubra a toda América? Es hora de trabajar juntos”, manifestó.

En su discurso inaugural también hizo resaltar la necesidad de una paz verdadera y definitiva para Colombia.

“Vamos a cumplir con el Acuerdo de Paz y seguir las recomendaciones del informe de la Comisión de la Verdad”, argumentó.

A diferencia del gobierno de Iván Duque, quien siguió la corriente uribista de no tener algún tipo de relación con los grupos armados, Petro sostuvo que su gobierno es “de las puertas abiertas”. Invitó a los dirigentes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el último bastión de la guerrilla organizada en Colombia, a finalizar con su proyecto de lucha armada y apostarle a la paz.

Asimismo, en su decálogo de compromisos también incluyó el tema de la mujer y las condiciones adversas que tiene que confrontar este grupo social en el ramo profesional, donde, a pesar de tener las mismas aptitudes profesionales que los hombres, ganan menos y son acosadas por un ambiente laboral que raras veces sanciona estos delitos.

“¡Al fin¡ Con nuestra vicepresidenta y ministra Francia Márquez vamos a trabajar para que el género no determine cuánto ganas ni cómo vives. Queremos igualdad real y seguridad para que las colombianas puedan caminar tranquilas y no temer por sus vidas”, dijo.

Finalmente, Petro indicó que respetará la Constitución y leyó el artículo Primero de la Carta Magna Colombiana, misma que garantiza la institucionalidad democrática.

Así, claramente se notó el espíritu del Libertador Simón Bolívar durante el discurso de Petro. Hubo muchas promesas —tal vez exageradas—, pero el inicio de su presidencia no deja de ser un hecho sin precedentes. Petro es el primer presidente de izquierda de la historia de Colombia.

Humberto Caspa, Ph.D., es un investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com