U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,185.47
    +15.05 (+0.36%)
     
  • Dow Jones

    34,200.67
    +164.68 (+0.48%)
     
  • Nasdaq

    14,052.34
    +13.58 (+0.10%)
     
  • Russell 2000

    2,262.67
    +5.60 (+0.25%)
     
  • Petróleo

    63.07
    -0.39 (-0.61%)
     
  • Oro

    1,777.30
    +10.50 (+0.59%)
     
  • Plata

    26.04
    +0.08 (+0.29%)
     
  • dólar/euro

    1.1980
    +0.0004 (+0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5730
    +0.0430 (+2.81%)
     
  • dólar/libra

    1.3840
    +0.0056 (+0.41%)
     
  • yen/dólar

    108.7830
    +0.0670 (+0.06%)
     
  • BTC-USD

    57,584.48
    -4,636.27 (-7.45%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,398.97
    +7.26 (+0.52%)
     
  • FTSE 100

    7,019.53
    +36.03 (+0.52%)
     
  • Nikkei 225

    29,683.37
    +40.68 (+0.14%)
     

Las razones detrás de las escasez de consolas de videojuegos: pandemia y revendedores

Kellen Browning
·6  min de lectura
Desde la izquierda, la Xbox Series S, la PlayStation 5 y la Xbox Series X en Oakland, California, el 2 de noviembre de 2020. (Brandon Ruffin/The New York Times)
Desde la izquierda, la Xbox Series S, la PlayStation 5 y la Xbox Series X en Oakland, California, el 2 de noviembre de 2020. (Brandon Ruffin/The New York Times)

Un sábado de mediados de diciembre, Chris Vernon conducía tan rápido como le era posible hacia Gamestop en Memphis, Tennessee. Había pasado semanas peinando el internet en busca de las nuevas consolas PlayStation 5 y acababa de escuchar que había llegado un nuevo cargamento en la tienda cercana. Era el único regalo que su hijo de 10 años, William, quería de Navidad.

El problema era que muchos otros niños en todo el país también pidieron las nuevas consolas de videojuegos.

Vernon, conductor de una estación de radio local de deportes y creador de un pódcast para “The Ringer”, llegó demasiado tarde. Se formó en una fila durante cuatro horas hasta que le dijeron que el producto se habían agotado en la tienda. Regresó a casa, triste y decepcionado, para darle a William la mala noticia.

Desde su muy anticipado lanzamiento en noviembre, la nueva generación de consolas (la Xbox Series X de Microsoft y la PlayStation 5 de Sony) han estado muy escasas. Cientos de miles de jugadores han inundado las tiendas en línea, han provocado la caída de sitios web, se han formado afuera de las tiendas y hecho señales de frustración con los puños cuando los revendedores agotaban los dispositivos y después los ofrecían al doble del precio original.

“Es completamente caótico”, dijo Rupantar Guha, un analista en GlobalData, una compañía de analítica en el Reino Unido.

Microsoft y Sony no comparten totales de ventas para los dispositivos, los cuales ingresaron al mercado durante un incremento en la demanda de videojuegos impulsado por la pandemia. Sin embargo, David Gibson, director de inversiones en Astris Advisory, una firma de asesoría financiera en Tokio, estimó que Sony vendió al menos seis millones de PlayStation 5 (PS5) durante los últimos meses de 2020 y que Microsoft vendió tres millones de la Xbox Series X y la Series S más pequeña.

“De muchas maneras, no quieren satisfacer la demanda inicial. Quieren tener una brecha constante entre oferta y demanda”, dijo Gibson. “Quieren tener el alboroto y la emoción alrededor de ellas durante un periodo más largo”.

La escasez es típica de las consolas nuevas, pero la pandemia de coronavirus la exacerbó debido al cierre de fábricas en China a principios del año pasado. Entonces, la demanda de computadoras portátiles y otros productos electrónicos para el trabajo remoto condujeron a una escasez de chips y otras partes de computadoras. Los chips que funcionaban mal también desempeñaron un papel en los problemas de abasto.

Sony se negó a hacer comentarios, en cambio se refirió a una publicación de Twitter en noviembre en la que la compañía mencionaba la alta demanda. Microsoft dijo a través de un comunicado que también vio una enorme demanda y estaba “trabajando arduamente con” sus “socios de manufactura y venta minorista para reabastecer el hardware de Xbox tan pronto como sea posible”.

Mike Spencer, jefe de relaciones con inversionistas de Microsoft, dijo en una entrevista esta semana que la compañía había superado los 5000 millones en ingresos por videojuegos en un trimestre por primera vez. Microsoft vendió todas las unidades de Xbox que tenía el trimestre pasado, dijo y agregó que el suministro es probable que permanezca limitado al menos hasta finales de junio.

Los consumidores en Estados Unidos gastaron 7700 millones de dólares en videojuegos en diciembre, según NPD Group, un aumento del 25 por ciento en comparación con el año previo. La venta de hardware representó 1350 millones de dólares, la mayor cifra en diciembre desde 2013, la última vez que se lanzaron consolas de nueva generación. (La Switch de Nintendo, que fue lanzada en 2017, superó en ventas tanto a la PlayStation como a la Xbox el mes pasado).

Una multitud durante el viernes negro afuera de GameStop en Katy, Texas, el 27 de noviembre de 2020. (Go Nakamura/The New York Times)
Una multitud durante el viernes negro afuera de GameStop en Katy, Texas, el 27 de noviembre de 2020. (Go Nakamura/The New York Times)

Uno de los problemas más frustrantes son los revendedores. Algunos usan los llamados bots de compras (también conocidos como “bots Grinch”) para asegurar las ofertas en línea más rápido de lo que es posible para los humanos.

“Ninguno de estos dispositivos están llegando a sus consumidores”, dijo Guha. “Solo se están perdiendo en algún punto intermedio”.

Unos grupos de revendedores en línea se atribuyen el mérito de haber comprado miles de consolas, aunque sus cifras podrían ser exageradas. Walmart dijo en una publicación de blog en diciembre que había bloqueado más de veinte millones de intentos de bots por comprar consolas PS5 en un lapso de treinta minutos en noviembre.

Los revendedores publican las consolas en sitios como eBay y Facebook Marketplace por hasta 1000 dólares, el doble del precio de venta minorista. Guha dijo que vio una PS5 anunciada por 5000 dólares.

Crep Chief Notify, una compañía británica de reventa que los revendedores usan, dijo que tenía más de cinco mil clientes. El grupo cobra 40 dólares al mes por un conjunto de herramientas, asesoría sobre cómo revender artículos y acceso a un servidor en Discord, una aplicación de mensajería.

Max Heywood, estudiante británico de 19 años que es uno de los directores de la compañía, dijo que Crep Chief Notify no usó bots de compras, pero suministró software que monitorea tiendas en línea y notifica a los usuarios cuando artículos nuevos están en existencia.

Bradley Gee, otro director de Crep Chief, rechazó las críticas de que la compañía ayuda a las personas a revender la consolas a precios más elevados.

“Para ser totalmente honesto, es oferta y demanda elemental”, dijo Gee, de 21 años. “Hay millones de consolas disponibles. Si no conseguiste una, es lamentable”.

Agregó: “Solo ayudamos a los miembros a asegurarlas. Después, pueden hacer lo que quieran con la consola”.

Para vencer a los revendedores, los compradores siguen cuentas de Twitter que anuncian cuando tiendas como Target, Walmart y Best Buy reciben cargamentos nuevos. Además, un grupo de estudiantes universitarios ha visto un interés enorme en una extensión gratuita para navegadores que ellos crearon para notificar a las personas cuando las tiendas digitales resurten sus existencias.

Más de 100.000 personas han instalado OctoShop, una extensión para Chrome de Google hecha por cinco estudiantes de escuelas en Texas y Pensilvania. Rithwik Pattikonda, quien estudia Informática en la Universidad de Texas, dijo que la idea para un asistente de compra llegó durante la escasez de papel higiénico al comienzo de la pandemia. Se transformó en una herramienta para ser más astutos que los revendedores a la caza de consolas.

“La meta es darle el poder a las personas comunes”, dijo Pattikonda, de 20 años. Agregó que varios miles de personas han dicho que OctoShop les ayudó a conseguir una consola.

No obstante, para muchos, la búsqueda sigue siendo infructuosa.

Shannon-Leigh Bull de Warwickshire, Inglaterra, ha intentado sorprender a su novio con una nueva PlayStation desde noviembre.

“A veces, esperas durante más de una hora y finalmente avanzas, pero están agotadas”, dijo Bull, de 22 años. “Es como si aplastaran tus sueños, porque pensabas y tenías la esperanza de que realmente obtendrías una”.

“Tengo ganas de rendirme y siento que nunca la conseguiré”.

Noticias relacionadas

VIDEO | Los juegos más esperados de 2021

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company