U.S. Markets close in 2 hrs 38 mins

Esta campaña demuestra que no te puedes fiar ni de lo que ven tus propios ojos

Una razón de peso para creer en algo es haberlo visto con nuestros propios ojos, Pero, más allá de ilusionismos o espejismos, ¿podemos estar seguros de que lo que estamos viendo es real?


Esta campaña de EiTB nos demuestra que hay que tener mucho cuidado incluso con los vídeos, porque con la tecnología actual es escalofriantemente sencillo manipular la realidad.

[Te puede interesar: Canciones para niños en versión dubstep, lo último para combatir a los mosquitos]

Vivimos en una época en la que la información fluye a raudales, en cantidades ingentes y a velocidades de vértigo. Paradójicamente, en un momento histórico en el que los ciudadanos tenemos un acceso a la información nunca antes soñado, podemos decir que vivimos en la era de la desinformación.

Antiguamente la única forma de mentir era verbalizar algo que no era cierto. Los datos falsos se podían discriminar con facilidad simplemente observando una imagen. Con el desarrollo de las herramientas de edición de fotografías, como Photoshop, las imágenes estáticas dejaron de ser fiables. Ahora, ni siquiera podemos confiar en los vídeos: se pueden manipular de maneras sorprendentes.

Para demostrarlo, EiTB ha creado su propio deepfake: una técnica de Inteligencia Artificial que crea imágenes ultrarrealistas combinando imágenes creadas por ordenador. Así, han publicado dos clips en los que aparecen un individuo generado con la mezcla de Donald Trump y Kim Yong-Un y una mujer resultante de combinar a Theresa May con Angela Merkel.

El resultado es sorprendente: resulta bastante difícil percibir algún detalle que nos dé una pista de que no se trata de una imagen real. Con esta demostración, EiTB quiere reclamar que, en la era de las fake news, los bulos y la desinformación, el (buen) periodismo es más necesario que nunca.

Fuente: EiTB