U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,797.30
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.35
    +0.51 (+2.25%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2900
    -1.0160 (-0.75%)
     
  • BTC-USD

    17,020.42
    +36.22 (+0.21%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Estela Reynolds nos enseñó auténtica historia del cine español

En televisión hay algunos programas que nos enseñan la historia del cine español, como Versión Española e Historia de nuestro cine en La 2, y, por supuesto, Cine de Barrio, en las tardes del sábado en La 1. Pero, si rascamos en la superficie, podemos encontrar otras producciones que también nos han enseñado mucho sobre cómo era el séptimo arte patrio, y no me estoy refiriendo a espacios olvidados como La Gran Ilusión o El Gallinero, que se emitieron en Telecinco. Me estoy refiriendo a La que se avecina y al personaje de Estela Reynolds, que a través de una caricatura de una actriz en horas bajas rendía un divertido tributo a la industria cinematográfica y de entretenimiento de nuestro país.

Para muchos, leer el nombre de Estela Reynolds les hará escuchar en su cabeza de forma automática la frase “qué ataque tan gratuito”. O ponerse a cantar sin remedio eso de “la mar está fresquíbiris, fresquíbiris, fresquíbiris, y da mucho gutíbiris, gustíbiris nadar”, que ella interpretaba en directo cada vez que veía un escenario disponible.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ese tema en concreto se titula ‘Fresquibilis-sur-mer’ y tiene ya casi un siglo, pues fue creado en los años 90 del pasado siglo por el maestro Enrique Clará con letra de Manuel Sugrañes. Así pues, aunque pueda parecer algo divertido y contemporáneo, está trasladando al espectador a otro momento de nuestra historia, en la que el entretenimiento nada tiene que ver con las pantallas y con todo lo que tenemos ahora entre manos.

La canción que nos ocupa ha sido interpretada por numerosos artistas, y entre ellos cabe destacar a Laura Valenzuela. La conocida presentadora, madre de la también actriz Lara Dibildos, la interpretó en la película Pierna creciente, falda menguante, largometraje de 1970 dirigido por Javier Aguirre y que para más señas el pasado sábado pudo verse en Cine de Barrio. Así pues, La que se avecina nos trasladaba, sin ser nosotros conscientes del todo, a esos últimos coletazos de los largometrajes hechos en la España del franquismo, en los que, como su título ya daba a entender, se buscaba quitar la represión y aquella censura que impedía mostrar más dermis de la que algunos cuantos consideraban oportuno.

Interpretada por Antonia San Juan, Estela Reynolds era una vedet de revista, que es el género en el que se englobaba este Fresquíbiris, y también actriz de cine de destape. Como tantas veces contaba en sus diálogos en la serie española, participó en Desembraga a fondo, en la que Fernando Esteso le chupaba un pezón. Esa cinta, como tal, es una licencia creativa de los guionistas, pero también nos lleva de la mano al cine que se produjo en nuestro país tras la muerte del dictador. Aquella que promovió un género conocido como destape, en la que cualquier excusa era buena para que una actriz de buen ver enseñase sus pechos o lo que hiciese falta.

No existió Desembraga a fondo, pero sí otros títulos que jugaban con el doble sentido, o directamente con la palabra braga, u otras prendas de lencería. La chica de las bragas transparentes de Jesús Franco, Con las bragas en la mano de Julio Pérez Tabernero, El liguero Mágico de Ozores, El soplagaitas, Agítese antes de usarla, La frígida y la viciosa… La lista sería enorme, y Desembraga a fondo podría haber sido perfectamente un título real de este subgénero en el que había que desnudarse por exigencias del guión.

MADRID, ESPAÑA - 7 DE MARZO: La actriz Antonia San Juan asiste al desfile de modas
MADRID, ESPAÑA - 7 DE MARZO: La actriz Antonia San Juan asiste al desfile de modas "Belleza Serena" de Roberto Verino en el Hotel Rosewood Villa Magna el 7 de marzo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)

Dentro de LQSA, Estela contaba tener una gran rivalidad con otra actriz del destape y de la vida real, María José Cantudo, a quien acusaba de ser la mano negra que la había apartado del cine. En ese sentido, destacar que María José tiene escrito su nombre en la historia de nuestro cine por ser la primera actriz en enseñar su pubis desnudo delante de la cámara, pasando a la posteridad como ‘el felpudo de la Cantudo’.

En un episodio ambas vivían un cara a cara en un programa de cine Español, presentado por José Manuel Parada, el primer conductor de Cine de Barrio, y acababan peleándose, y se recordaba que Estela, en realidad, se llamaba Paca Pacheco. María José, que ahora mismo pasa por un momento delicado de salud, nunca se ha mostrado como una mala compañera en la vida real, pero los que sabemos de los entresijos del cine español sabemos que alguna que otra vez sí que chocó con otras actrices. Por ejemplo, en El huerto del francés, obra maestra del fantaterror español escrita, dirigida y protagonizada por Paul Naschy, María José hacía de amante del protagonista, el francés. Y en una secuencia se peleaba con Ágatha Lys, que falleció este año, y según Paul, en aquella lucha había bastante de realidad, pues entre ambas saltaban chispas durante el rodaje. Así lo contó el cineasta en algún libro de memorias, pero luego la Cantudo quiso aclarar que tampoco era para tanto.

El personaje de Estela permaneció en La que se avecina en las temporadas tres, cuatro, seis y siete. Antonia San Juan decidió salir de la ficción creada por los hermanos Caballero tras no llegar a un acuerdo en una renegociación de su salario. Para justificar su marcha, los guionistas nos dijeron que se fue con un millonario ruso. Pero sería una fantasía que en la nueva etapa de la ficción, que ya hasta ha cambiado de ubicación, la Reynolds volviera para deleitarnos con su excesiva forma de ser. Y que, de paso, nos siguiese dando pinceladas de lo que es la historia de nuestro cine. Sin ataques gratuitos, eso sí.

Más historias que podrían interesarte: