U.S. Markets close in 1 hr 45 mins

La etiqueta “verde” puede ser muy pesada para ciertos emisores

Caleb Mutua

(Bloomberg) -- Según Moody’s Investors Service, la carga de cumplir con los requisitos de informes para vender deuda verde certificada por proyectos ecológicos está resultando demasiado onerosa para algunos emisores, quienes no quieren asumir el trabajo adicional que conlleva.

“Algunos emisores son reacios a comprometerse con la etiqueta “verde”, por temor a una posible carga adicional de informes que podría presentarles nuevos riesgos de reputación y exigir más a sus departamentos de finanzas y contabilidad”, dijo en una entrevista Anna Zubets-Anderson, analista sénior de finanzas sostenibles en Moody’s.

Si bien el apetito de los inversionistas por los bonos verdes está en auge –las ventas de este tipo de deuda están en un récord de US$192.300 millones en lo que va del año, casi 50% más que en 2018–, algunos prestatarios están dispuestos a perderse la demanda adicional para evitar nuevos costos y riesgos, asegura Zubets-Anderson. Los inversionistas quieren informes detallados sobre los beneficios de la inversión ESG, incluso después de comprar los bonos, en parte porque los prestatarios pueden presentar representaciones falsas, una práctica conocida como lavado verde.

Las ventas de bonos verdes superarán los US$200.000 millones este año y el mercado se expandirá nuevamente en 2020, según Moody’s.

“Esperamos un crecimiento continuo en los mercados de bonos verdes, sociales y de sostenibilidad, con un crecimiento de bonos sociales que probablemente sea el más lento entre las tres categorías”, dijo Matthew Kuchtyak, analista de ESG en Moody’s, en una entrevista.

Los emisores que desean tener flexibilidad con la forma en que gastan su dinero pero que aún apoyan los objetivos de sostenibilidad están prestando más atención a la emisión de bonos con cupones vinculados a objetivos ambientales específicos, afirma Kuchtyak. La empresa italiana de servicios públicos Enel SpA abrió nuevos caminos en el mercado de deuda vendiendo bonos por US$1.500 millones, con costos de intereses ligados en parte al éxito de la compañía en alcanzar objetivos de energía renovable. Ha habido un crecimiento significativo en los préstamos vinculados a la sostenibilidad, agregó.

“Estamos viendo mucha atención del mercado a los instrumentos vinculados a la sostenibilidad, ya que brindan a los emisores la flexibilidad de los préstamos corporativos generales a la vez que potencialmente atraen a los inversionistas centrados en ESG y sostenibilidad”, dice Kuchtyak. “También se centran en los objetivos de sostenibilidad generales del emisor, que pueden ser atractivos para ciertos inversionistas”.

Nota Original:Green Bond Tag Is Too Much Hassle for Some Issuers, Moody’s Says

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Caleb Mutua en New York, dmutua@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Nikolaj Gammeltoft, ngammeltoft@bloomberg.net, James Crombie

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.