U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,933.92
    -7.34 (-0.19%)
     
  • Dow Jones

    33,597.92
    +1.58 (+0.00%)
     
  • Nasdaq

    10,958.55
    -56.34 (-0.51%)
     
  • Russell 2000

    1,806.90
    -5.67 (-0.31%)
     
  • Petróleo

    72.56
    +0.55 (+0.76%)
     
  • Oro

    1,799.30
    +1.30 (+0.07%)
     
  • Plata

    22.88
    -0.04 (-0.18%)
     
  • dólar/euro

    1.0513
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4080
    -0.1050 (-2.99%)
     
  • dólar/libra

    1.2200
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • yen/dólar

    136.6010
    +0.0770 (+0.06%)
     
  • BTC-USD

    16,857.80
    -212.94 (-1.25%)
     
  • CMC Crypto 200

    394.86
    -7.18 (-1.79%)
     
  • FTSE 100

    7,489.19
    -32.20 (-0.43%)
     
  • Nikkei 225

    27,640.76
    -45.64 (-0.16%)
     

La eurozona planea un apoyo a la energía temporal y específico ante la alta inflación

FOTO DE ARCHIVO: Reunión de ministros de Finanzas de la eurozona en Bruselas

Por Jan Strupczewski

BRUSELAS, 3 oct (Reuters) - Es probable que los ministros de Economía de la zona del euro se comprometan el lunes a que los escudos financieros nacionales contra el aumento de los costes de la energía sean temporales y selectivos, para no desencadenar una espiral de precios y salarios que impulse una inflación actualmente a niveles históricos, según fuentes oficiales.

Es probable que los ministros de le eurozona, reunidos en Luxemburgo para mantener conversaciones mensuales, emitan un comunicado sobre su respuesta fiscal a la crisis del coste de la vida, provocada por el colapso de los suministros de gas ruso a Europa.

Las conversaciones sobre la respuesta fiscal se producen después de que Alemania, la mayor economía de la zona del euro, anunciara el jueves pasado que acudirá al mercado para obtener financiación para un plan de apoyo de 200.000 millones de euros (195.320 millones de dólares) para empresas y hogares afectados por los costes de la energía

El tamaño de la respuesta alemana es un múltiplo de los 67.000 millones de euros anunciados hasta ahora por Francia o los 68.000 millones previstos por Italia. También es mucho más de lo que pueden permitirse los países más pequeños de la zona del euro, lo que suscita la preocupación de la Comisión Europea por el mantenimiento de la competencia leal entre las empresas de la UE.

La cuantía de la ayuda pública total de la zona del euro a su economía, que ya supera el medio billón de euros, es también un quebradero de cabeza para el Banco Central Europeo, que ha estado subiendo los tipos de interés para frenar una inflación récord que alcanzó el 10% en septiembre.

El apoyo, aunque alivia el dolor inmediato del encarecimiento de la energía, también distorsiona las señales de precios del mercado, que normalmente obligarían a reducir el consumo y va en contra de los esfuerzos del BCE por reducir la inflación, según las fuentes oficiales.

Además, suponen un nuevo y cuantioso endeudamiento público, que no todos los Estados de la zona del euro pueden permitirse fácilmente sin provocar una posible reacción del mercado. Las fuentes dijeron que la fuerte caída de la libra en respuesta a los grandes planes de endeudamiento de Reino Unido es una señal de advertencia.

Para mantener una competencia leal y disminuir el riesgo de nerviosismo en el mercado, algunos responsables de la zona del euro han planteado la idea de un nuevo endeudamiento conjunto de la UE, con el que financiar una respuesta conjunta al desafío energético.

Para superar el escepticismo de los países del norte de la zona del euro, el plan podría seguir el modelo del plan de apoyo al desempleo de la pandemia de COVID-19, que pasó el dinero prestado conjuntamente a los Estados como préstamos baratos en lugar de subvenciones.

La Comisión también señala que los países de la UE aún pueden tomar 225.000 millones de euros de préstamos baratos no utilizados del fondo de recuperación post-pandemia de la UE, y utilizarlos para hacer frente a la crisis energética.

(1 dólar = 1,0240 euros)

(Reporte de Jan Strupczewski; edición de Philip Blenkinsop; traducción de Darío Fernández)